‎China es el primer electroestad‎o

‎China es el primer electroestad‎o

‎China es el primer electroestado. Al no poder llegar al status de petroestado, decidió sabiamente convertirse en un estado de energía renovable. Cómo lo logró y qué significa.

‎En una importante revisión de las tendencias energéticas mundiales, ‎The Economist‎contrastó la estrategia energética global estadounidense con la de China. En su publicación, señala cómo Estados Unidos, basándose en el fenómeno del petróleo de esquisto y el gas de veta de carbón, se ha convertido en el principal proveedor de combustibles fósiles del mundo.

Mientras tanto, China —ahora el mayor importador de petróleo y gas del mundo— se ha convertido en el principal consumidor de combustibles fósiles. Tan grande es el poder de mercado de China, señala la revista, que ahora lidera las discusiones para establecer un cartel mundial de consumidores. Este podría igualar el poder del cartel de exportación de petróleo, la OPEP.

La estrategia china

Las características del impulso general de la estrategia energética de China es una desviación radical del enfoque del siglo 20 en el carbón, el petróleo y el gas. La estrategia de China, argumenta la revista, es consistente con las tendencias globales. 

En otras palabras, se condice con el pico de demanda de combustibles fósiles, la descarbonización de los sistemas energéticos y la electrificación (sustitución de la energía eléctrica en industrias como la producción de cemento y acero por la quema de carbón y petróleo). 

El primer electroestado del mundo

Es la electrificación la que impulsa el giro hacia las energías renovables. Estas generan energía eléctrica directamente, en lugar de indirectamente a través de la combustión.

Tan significativa es esta tendencia queThe Economist‎acuña un nuevo término para capturarla. Mientras que Estados Unidos y otros países en el siglo 20 basaron su poder en el petróleo (como petroestados), China es el primer ‎electroestado.

Para lograrlo, China basa su poder industrial directamente en la electrificación y las energías renovables para alimentar el proceso. El consumo de petróleo está alcanzando su punto máximo (con una rápida reducción para 2050), mientras que el consumo de electricidad está aumentando. Es así que podría alcanzar hasta el 50% del consumo mundial de energía para 2050 (con China a la cabeza).‎

Petroestado vs Electroestado

‎‎The Economist‎‎ acuñó el término de ‎electroestado‎para describir y capturar la estrategia china. También enfatiza la distinción de las estrategias de los petroestados.

‎El argumento comienza señalando que China no podría ser nunca un petroestado (incluso si quisiera serlo). No tiene la dotación de recursos requerida, y nunca podría esperar producir carbón, petróleo y gas a la escala requerida para la medida de sus ambiciones de industrialización.

Así que el gigante asiático tiene que buscar en otra parte su seguridad energética. ¿Qué mejor lugar para mirar que los productos que se producen bajo control doméstico mediante la fabricación? Estos productos pueden ser desde turbinas eólicas y células solares, baterías y vehículos eléctricos hasta turbinas de agua para sistemas hidroeléctricos.

La táctica del electroestado

“Lo que le falta a China en suministros de petróleo y gas lo compensa con la política industrial. La misma se ha utilizado durante mucho tiempo para apoyar la producción nacional de carbón y de energía nuclear. De este modo, es ahora el sector de energías renovables más grande del mundo. Las empresas chinas han invertido en minas desde la República Democrática del Congo hasta Chile y Australia. De esta manera aseguran el acceso a los minerales necesarios para paneles solares, vehículos eléctricos y similares. China fue incapaz de ser un petroestado. Sin embargo, ahora se está convirtiendo en lo que se podría llamar un ‎‎electroestado. ‎‎De este modo, invierte estratégicamente a lo largo de toda la cadena desde la mina hasta el metro”, consigna la popular revista.

Es, de este modo, que China es el primer electroestado del siglo 21‎.

Transición energética de China

‎La fabricación, que es una parte esencial, no se menciona en este punto. El argumento se reúne en la parte final:‎ “Para maximizar su energía electroestatal, China necesita combinar su músculo de fabricación renovable y nuclear con acuerdos que permitan a sus empresas suministrar electricidad en un gran número de países. La Agencia Internacional de Energía Renovable ha sugerido que tal “diplomacia de infraestructura” podría resultar tan importante para el poder chino en el siglo 21 como lo fue la protección de las vías marítimas para el poder estadounidense en el 20. Si lo utiliza hábilmente, la transición energética podría traerle ventajas más allá de cualquier posibilidad de alcanzar con plataformas, grúas y tuberías”.

Seguridad energética y costos decrecientes

Lo que convierte a China en un electroestado es, en primer lugar, la estrategia de utilizar el poder estatal para impulsar la electrificación. Esto se combina con la dependencia de la fabricación para mejorar la seguridad energética. Como ingrediente adicional, tenemos la diplomacia de infraestructura basada en el suministro internacional de energías renovables y electrificación.‎‎ 

Esto es lo que se ha argumentado durante los últimos años, basado en el punto de que las energías renovables como productos de fabricación generan seguridad energética y costos decrecientes.

Beneficios de productos de control doméstico

El énfasis en estos productos conlleva un triple beneficio:

1) Mejoran la seguridad energética, ya que están bajo control interno como procesos de fabricación. Así el país no debería depender de las importaciones de combustibles fósiles, con sus fluctuaciones de precios, costos de importación y complicaciones geopolíticas.

2) Producen electricidad directamente (en lugar de indirectamente, a través de la combustión). Por lo tanto, complementan una estrategia basada en la electrificación.

3) Como sistemas de fabricación, se benefician de reducciones de costos basadas en la curva de experiencia (curva de aprendizaje). Las curvas de aprendizaje generan reducciones de costos predecibles. Esto lo diferencia de los costos fluctuantes y generalmente crecientes asociados con la minería y el transporte de combustibles fósiles. ‎

‎Estos son tres principios profundos de una alternativa a la estrategia energética de los petroestados.

Una modalidad de expansión ilimitada

China ha tomado una decisión acertada al optar por una modalidad de electroestado. Dicha modalidad puede expandirse prácticamente sin límite (extendiendo la fabricación y la circulación de los materiales necesarios a través de la economía circular).

Actualmente, el país asiático se encuentra bajo control interno en lugar de colocarse en dependencia de petroestados externos. Así, se puede anticipar que conducirá a costos cada vez más bajos, a través de las diversas curvas de aprendizaje involucradas. 

Como sistema basado en la fabricación, puede mejorarse mediante la innovación y la competencia. Esto anticipa, de algún modo, que China reducirá aún más los costos y construirá una base para las exportaciones. Esto probablemente suceda a medida que se creen estándares internacionales para regular el aumento de la electrificación a través de las energías renovables.

En otras palabras, la estrategia electroestatal crea un mundo en el que el país asiático promete ser un productor y comerciante clave de los medios requeridos. ‎

Energía eólica china

La estrategia de electrificación basada en energías renovables tiene la ventaja adicional de que puede evolucionar junto con la experiencia del país. Así que vemos que la energía eólica en China está evolucionando de sistemas basados en tierra.

Es en este sector en el que China ahora está emergiendo como un profesional innovador y productor de las turbinas gigantes requeridas, convirtiéndose en un referente de experiencia en fabricación que representa el 45% de la producción mundial de turbinas. De igual manera, fabrica sistemas basados en alta mar (energía eólica marina OWP- “offshore wind power” en inglés, es decir, energía eólica offshore).

La ventaja de OWP es que elimina las restricciones a la energía eólica impuestas por la generación de energía terrestre. En cambio, OWP ofrece una frontera prácticamente ilimitada a medida que las turbinas eólicas flotantes se extienden cada vez más hacia el mar abierto. Son invisibles y están conectadas a redes terrestres a través de cables submarinos fácilmente identificables por los intereses marítimos.

Energía eólica marina

China ya es uno de los líderes mundiales en la fabricación no solo de las enormes turbinas necesarias para OWP, sino que también se puede esperar que emerja como fabricante de plataformas flotantes para la generación de energía eólica marina. Asimismo, fabrica el equipo auxiliar: amarres de plataforma, grúas de montaje, buques de suministro y productores de cables.‎

‎Por lo tanto, la industrialización a través de la electrificación basada en energías renovables representa una estrategia sólida para el siglo 21. Esta, a su vez, podría ser un sucesor superior a la estrategia de industrialización del siglo 20 basada en la combustión de combustibles fósiles.

‎China es el primer electroestad‎o

Gran Bretaña y los países de Europa occidental fueron los primeros practicantes de esta estrategia innovadora, basada en el carbón. Luego, en el siglo 20, Estados Unidos se elevó al poder mundial basado en su dominio del petróleo. Más tarde, en el siglo 20, los asiáticos orientales, liderados por Japón, y luego seguidos por Corea, Taiwán y Singapur, construyeron sistemas industriales modernos. Los mismos se basaron en combustibles fósiles y fabricación, emulando los éxitos occidentales iniciales.

Ahora, en el siglo 21, China es la potencia industrializadora preeminente, y persigue sus objetivos a una escala nunca antes intentada. Es así que aprovecha los recursos renovables como el sol, el viento y el agua utilizando dispositivos manufacturados producidos bajo control doméstico y ofreciendo ventajas económicas basadas en el comercio internacional. ‎

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *