Inversiones a largo plazo

Inversiones a largo plazo

Invertir a largo plazo es tener un objetivo de rendimiento de entre 10 a 30 años. Este tipo de inversiones nos permiten asumir más riesgos, ya que la variable del tiempo, ayudará a minimizar los riesgos de la inversión. Es decir, a mayor tiempo menos riesgo.

Muchas veces queremos ganancias instantáneas y si bien se pueden lograr, no tenemos que perder la importancia de generar dinero y obtener buenos resultados a largo plazo.

El principal objetivo de las inversiones a largo plazo es conseguir la mayor acumulación de capital posible, además construyen una inversión sólida, constante y sin grandes variaciones. Estas inversiones buscan lograr beneficios aprovechando los flujos de efectivo que ofrecen los activos de la cartera. 

Cuatro activos que no deben faltar en una cartera de largo plazo.

1. Acciones eternas: Son activos financieros que han sobrevivido a todas las crisis.

2. Acciones promesas: Son empresas que tienen una alta posibilidad de crecimiento dado sus negocios novedosos, aunque con perfil de riesgo. 

3. Materias primas: Los commodities son un elemento central en cualquier cartera de inversión que quiera resistir una mínima crisis. El principio es alimentos y energía.

4. Monedas: Toda cartera debe tener un activo de rápida  disponibilidad, pueden ser criptomonedas, monedas de países desarrollados o países con alto perfil exportador o incluso oro.

Generalmente, en las inversiones a largo plazo existe una mayor tranquilidad a la hora de tomar decisiones. 

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *