Ahorrar en una economía con alta inflación

Ahorrar en una economía con alta inflación

Ahorrar en una economía con alta inflación parece una misión titánica. Sin embargo, distintos especialistas resaltan la necesidad de hacer un presupuesto de los gastos habituales y de las deudas contraídas. También es necesario mantener cierta disciplina para alcanzar el objetivo.

La llegada de fin de año resulta apropiada para comenzar a organizar las finanzas personales pensando en 2022. La alta inflación —el INDEC registró en octubre 3,5% y un 52,1% en los últimos 12 meses— sumada a la recesión, hicieron que mantener el nivel de consumo y lograr algún ahorro resulte un gran desafío.

Diferentes especialistas en la materia resaltan la necesidad de que en cada casa haya un presupuesto para poder planificar los ingresos y gastos para el próximo año.

Plantearse metas financieras

Los especialistas coinciden en que mantener las finanzas personales ordenadas permite tener un control sobre lo que ingresa y lo que se gasta. Al mismo tiempo, facilita planificar un objetivo de ahorro.

Para Julieta Caminetsky, economista especializada en educación e inclusión financiera, lo primero a tener en cuenta es plantearse metas financieras y armar un flujo de fondos mensual. “Este flujo debe contemplar no solo variables clave como los ingresos y los gastos de todo el año, sino también el ahorro. En este sentido, es fundamental separar el ahorro antes de gastar, y sostenerlo todos los meses disciplinadamente, aunque sea lo mínimo posible”, sostiene.

¿Qué consideramos como ingresos?

Caminetsky detalla que como ingresos hay que considerar los que se obtienen del trabajo principal y secundario.

También las rentas e ingresos extraordinarios como la venta de algún bien o el cobro del aguinaldo.

¿Qué tomamos como gastos?

Por otro lado, la especialista resalta que dentro de los gastos se deben contemplar los ordinarios como el alquiler, las expensas, la alimentación, los servicios públicos y privados. Pero también los extraordinarios, como los festejos o regalos de cumpleaños, aniversarios y viajes, entre otros.

“De existir deudas, también deben contemplarse las cuotas de amortización e intereses de préstamos para su devolución. Y en caso de no poder afrontarlas, renegociar con el acreedor”, destaca.

¿Qué hacer cuando los gastos son mayores a los ingresos?

Asimismo, Caminetsky recomienda que en los meses en los que haya déficit (gastos mayores a los ingresos) se debe tomar una decisión relacionada a “adelantar cobros o recurrir a ahorros. En última instancia, tomar nuevas deudas, siempre teniendo en cuenta el Costo Financiero Total (CFT)”.

Armar un presupuesto

Juan Delich, de Eco Go, señala que armar un presupuesto es el primer paso. Esto es muy importante para no tener sobrecargos en el caso de las compras a crédito con interés. Sobre todo, tratando de prever que, posiblemente, el gobierno tenga que subir las tasas de interés. Y estas pueden terminar siendo bastante altas, asegura.

Según Delich, tener un presupuesto también permite organizar cuánto podría una persona ahorrar en un mes.

Posibilidades para inversores con poca experiencia

En otro orden, el economista afirma que el inversor con menos experiencia no accede generalmente a estos instrumentos individualmente. En este sentido, los fondos comunes de inversión (FCI) ayudan a ingresar sin el compromiso de mantener la plata fija, para que esté disponible en caso de una emergencia o gasto imprevisto.

“Esta estrategia también contribuye a reducir la posibilidad de gastar por fuera del presupuesto. Buscaría los propios fondos de inversión de algunos bancos o para el más avezado, un bróker con el cual invertir”, plantea Delich.

Consejos para planificar con anticipación 

El asesor financiero Sergio Morales destaca: “Las herramientas presupuestarias sirven para tener un control sobre los gastos e ingresos. De esta manera, las empresas deben realizar un presupuesto para todo el ejercicio. Sin embargo, para personas físicas y, sobre todo en Argentina, resulta muy difícil proyectar con un año de anticipación.

En ese sentido reconoce que por ese motivo, para un asalariado o emprendedor se recomienda que la planificación financiera esté orientada a objetivos.

“Esto le permitirá jerarquizar los gastos en función de sus objetivos para un próximo año. Por ejemplo, si se quiere viajar o cambiar de auto será fácil determinar qué parte de los ingresos debería ahorrar para alcanzarlo. Es de este modo que ahorrar en una economía con alta inflación aún debería ser posible para algunos.

Qué instrumento elegir según cada necesidad

Así, Morales afirma que, luego de establecer los objetivos de ingresos y gastos, hay que evaluar qué instrumento de inversión se puede utilizar para satisfacer las necesidades financieras.

En el caso de plantearse viajar fuera del país, es preferible elegir un instrumento vinculado a moneda extranjera. Por ejemplo, Obligaciones Negociables o Fondos Comunes de Inversión (FCI) en dólares. En cambio, para satisfacer necesidades de corto plazo, puede ser preferible instrumentos en pesos que ajusten por inflación o devaluación oficial. Es decir, plazo fijo UVA, bonos dólar link, entre otros”.

Realizar compras mensuales o trimestrales

Albornoz aconseja bajar los horizontes de planificación al mes o a dos meses. “Otra cuestión importante es poder realizar compras mensuales o trimestrales de alimentos no perecederos y artículos del hogar. Es una forma implícita de ahorrar, dada la elevada inflación que tenemos”, concluye.

Si bien ahorrar en una economía con alta inflación como la argentina es una tarea muy difícil, hay ciertos “trucos” que podrían hacer esta tarea un poco más factible.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *