¿Algún día bajará el dólar en Argentina?

¿Algún día bajará el dólar en Argentina?

Siempre se sueña con una estabilidad económica personal, lo cual incluye que la plata que se tiene rinda más. Es decir, que permita adquirir más, o al menos la misma cantidad de bienes o servicios a lo largo del tiempo. Sin embargo, la inflación produce que diariamente el poder adquisitivo de la moneda sea cada vez menor. Es por lo que todos se preguntan si algún día bajará el dólar en Argentina.

Es por ello que muchísimos argentinos se preguntan si algún día bajará el dólar en Argentina. Hay algunos asuntos en términos macroeconómicos que deben tenerse en cuenta, y son la política fiscal y la política monetaria de un país.

La política fiscal

Argentina se ha caracterizado por ser un país con un nivel de gasto público muy elevado. Cada gobernante con sus promesas electorales ofrece resolver cada vez más problemas de las personas, y eso cuesta dinero.

El tema fiscal entonces pasa por la plata que se gasta, por cómo se organiza ese gasto en el presupuesto público que define el congreso. También pasa por la cantidad que el ejecutivo nacional quiera gastar, y mientras más populista sea, más querrá hacerlo.

Y allí entonces se suma otro elemento a la ecuación, sobre todo en la parte fiscal: mientras más gasto haya que cubrir, más dinero se necesita, entrando en un círculo vicioso. Esta cantidad extra que se requiere para satisfacer ese nuevo nivel de gasto ha de cubrirse entonces con nuevos impuestos, haciendo más eficiente la recaudación o endeudando al país.

La consecuencia es que mientras más impuestos haya, las personas que generan el dinero, los empresarios, tienden a ser ahuyentados por parte de los hacedores de políticas públicas, buscando otros destinos que permitan que sus ganancias rindan más.

La política monetaria

Sin embargo, no todo queda en la política fiscal, ya que a estas ecuaciones macroeconómicas debemos incorporar la política monetaria. Es decir, todo lo que hace la autoridad monetaria del país con el dinero circulante, sea este nacional o extranjero.

Es así que algunas de estas políticas relacionadas con el tema monetario incluyen al encaje legal, las tasas de interés tanto activas o pasivas que se le fijarán a los bancos, el nivel de dinero circulante en la calle y si habrá libertad cambiaria o no.

Muchísimos países,—como por ejemplo Venezuela, que padece la inflación más alta del mundo— incurren en el terrible error de cubrir el déficit fiscal generado por el enorme nivel de gasto público, monetizándolo. Es decir, tratando de cubrir las distorsiones en materia fiscal con más cantidad de dinero en circulación. Esto se conoce como monetizar el gasto.

Es una fórmula sumamente perversa para la economía, que se ha ensayado alrededor del mundo desde hace siglos. Hasta los romanos incurrieron en esas perniciosas prácticas económicas. De Roma proviene la expresión de moda pan y circo que aplican los gobernantes actuales en muchos países.

Y el dólar, ¿va a bajar?

Ahora bien, toda esta introducción fue hecha con la finalidad de llegar a la gran pregunta: ¿podrá el dólar bajar algún día en Argentina?

Pero primero, hay que comenzar por hacer una importante precisión: no es que el dólar suba, el tema es que el peso argentino cada vez baja más, porque se emite descontroladamente por parte del Banco Central.

Las monedas, como toda mercancía, están sometidas a las leyes de la oferta y la demanda. Es decir, si son escasas su valor es alto, pero si son abundantes, su valor disminuye. Y esto es lo que pasa con cualquier divisa, incluida el peso argentino.

Así, para mantener el valor del peso es necesario que los políticos que tomen las riendas de las instituciones del Estado lo hagan con una visión diferente. Que no lleven al país por una expansión ilimitada del gasto que ponga las finanzas públicas en déficit y por ende en problemas de equilibrio fiscal. Y que además de ello, se combine con una política monetaria restrictiva, que el dinero en circulación tenga su respaldo en divisas extranjeras o metales preciosos. Además, que no se emita indiscriminadamente para financiar el gasto público.

Esa emisión descontrolada es lo que se escucha como encender la maquinita de imprimir billetes. Todo ese dinero sin respaldo, es conocido como dinero inorgánico, la principal causa de la inflación. Y además de ello, de la pérdida del valor del peso (mas no del incremento del dólar).

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *