Argentina se vuelve a caer del mapa

Argentina se vuelve a caer del mapa

Argentina se vuelve a caer del mapa. Por lo menos, eso es lo que Wall Street piensa. La falta de acuerdo con el FMI y la inexistencia de un plan económico agravaron la mirada de los mercados. Acciones y bonos frenaron el rally que venía desde marzo.

Lejos de apostar al resultado de las elecciones legislativas, en Wall Street se profundizó la mirada crítica sobre Argentina. La falta de un acuerdo con el FMI en 2021 y las grandes dudas de que se pueda llegar a un entendimiento en 2022 no hizo más que confirmar las sospechas. Así lo reflejaron las acciones y bonos locales que cotizan en Nueva York. Las mismas sufrieron el pasado lunes caídas significativas a pesar de haber sido un día positivo en los mercados.

Pesimismo inversor

Argentina está siendo testigo del pesimismo inversor. El contraste con el actual momento de los mercados es notable. Los índices principales del mercado neoyorquino siguen batiendo récords y por ahora los temores a posibles subas de la tasa de interés pasaron a un segundo plano. Incluso los mercados emergentes recibieron un flujo importante de fondos en los últimos 90 días. Pero para Argentina la situación es muy diferente.

Las acciones locales tuvieron un rally superior al 30%, y los bonos también empezaron a recuperarse desde la zona de los USD 35 o incluso por debajo hasta rozar los USD 40. Esto hizo que el riesgo país cayera en menos de dos meses desde los 1.600 puntos a cerca de 1.470 puntos básicos. El lunes, las acciones bancarias cayeron hasta 3,2%, a pesar que el índice Dow Jones subió 1,75%.

Signos de agotamiento y frases polémicas

En tanto, la recuperación ya presenta signos claros de agotamiento. Uno de los analistas de un fondo de inversión lo explicó de esta forma: Ni siquiera está la expectativa de un resultado electoral que desate la euforia o algo parecido. Aún si pierde, el Gobierno posiblemente sumará bancas.Y por delante se observa que la crisis económica después de las elecciones va a ser muy grande. Así que no es momento de apostar por Argentina ni mucho menos”. Es evidente que Argentina se vuelve a caer del mapa.

La polémica frase del presidente argentino sobre brasileños y mexicanos no hizo más que desgastar el de por sí muy agotado entusiasmo por nuestro país. Sus comentarios cayeron muy mal en Wall Street. “Acá la mayoría de los analistas de inversión y de quienes definen dónde va la plata a mercados emergentes son justamente de esa nacionalidad. Así que el impacto fue muy negativo”.

El Gobierno y el FMI

La relación del Gobierno con el FMI es otro tema que se sigue de cerca. Desde el organismo ya sugieren que no habrá acuerdo hasta 2022. Pero no hay mucho tiempo para dar vueltas después de las elecciones.

En marzo vencen USD 4.800 millones con el organismo y habrá que apurar una definición. O se cancela la deuda con los pocos dólares que le quedan al BCRA o habrá que firmar un nuevo acuerdo antes de esa fecha, que permita refinanciar los vencimientos por diez años.

La tercera opción es no pagarle al Fondo y entrar en default. Esto abriría un escenario de más incertidumbre para Argentina. Mientras tanto, la posibilidad de entrar en cesación de pagos con el Club de París también es una opción concreta, aunque tendría menos consecuencias inmediatas. La última fecha para evitarlo es fin de julio próximo.

Sin plan económico definido

La falta de un acuerdo con el FMI no es lo único que frenó la recuperación de los activos financieros. Un tema sumamente preocupante es la inexistencia de un plan económico concreto. Este tema plantea dudas respecto a cómo seguirán las principales variables financieras en los próximos meses. Este es otro motivo por el que Argentina se vuelve a caer del mapa.

¿Y si aumenta la brecha cambiaria?

Uno de los principales temores es que aumente sustancialmente la brecha cambiaria, que luego de dos meses de suba del “contado con liquidación”, volvió a posicionarse por encima del 70%.

El delgado colchón de dólares que consiguió el Banco Central alcanzaría para salir a responder ante un aumento de demanda de dolarización previo a las elecciones, pero no mucho más allá. El tipo de cambio y de la inflación serán las variables a monitorear inmediatamente después de las elecciones, ante el peligro de una aceleración de ambas.

¿Economía emergente o fronteriza?

Recordemos que el 12 de mayo de 2019 la Argentina había ascendido de mercado fronterizo a emergente en el índice de MSCI.

Uno de los temas más importantes por estos días es el que acapara la atención y se concentra en la decisión que tomará MSCI en las próximas semanas. Esto es, respecto de si mantendrá a Argentina en el nivel de Emergente o si hará descender al país a la categoría de Frontera. El 10 de junio comenzaron las consultas para anunciar el paso de nuestro país de economía emergente a fronteriza.

La decisión estará en manos de más de 20 referentes de la industria a los que consulta MSCI, desde economistas hasta consultores políticos de todo el mundo. También le preguntarán a los portfolio managers de Blackrock, JPMorgan y demás fondos de inversión que compran los índices de Ishares, que replican al MSCI.

En base a todas estas consultas es que MSCI toma la decisión. La pregunta central que le harán es qué opinan sobre el control de cambios en la Argentina, si se avanzó o se retrocedió.

La normativa de la Comisión Nacional de Valores del 11 de enero pasado, con el nuevo cepo al dólar bolsa, no hizo nada para ayudar. Muy por el contrario, lo único que logró fue un gran retroceso.

Falta de incentivo

Gigantes como JPMorgan y Blackrock pagan entre 0,25% y 0,30% de lo que venden de estos índices a MSCI como royalties por poder usarlos. En el caso de Argentina, llegaron a tener un volumen de USD 40 millones que ahora cayó a USD 10 millones. 

Por lo tanto, MSCI no tiene incentivo alguno de mantenerlo como emergente. Su negocio es que se demande los productos que venden. Por cierto, los miembros que componen el índice recaudarán más reclasificando a nuestro país como fronterizo.

¿Qué es el índice MSCI?

El índice MSCI Emerging Markets es una selección actualmente conformada por 1.391 acciones. Este se creó con la finalidad de rastrear el desempeño financiero de empresas clave en países de rápido crecimiento. 

Es uno de los índices creados por MSCI Inc., anteriormente Morgan Stanley Capital International. 

Argentina forma parte de este índice desde el año 2019, cuando fue reclasificada de fronteriza a emergente. En ese entonces, ocho empresas argentinas se sumaron al índice MSCI Emerging Markets: Banco Macro, BBVA, Globant, Grupo Financiero Galicia, Pampa Energía, Telecom, Transportadora de Gas del Sur e YPF. 

De todas ellas, al día de hoy, solamente dos permanecen en dicho índice. Las empresas son Globant e YPF, mientras que Adecoagro reemplazó recientemente a Telecom Argentina.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *