Argentina y Venezuela, ¿financian Latinoamérica?

Argentina y Venezuela, ¿financian Latinoamérica?

La profunda crisis que están viviendo en estos dos países ha producido una oleada migratoria sin precedentes en Sudamérica. Esto, sin lugar a dudas, impacta e impactará profundamente las economías regionales de los países vecinos. ¿Se podrá decir que Argentina y Venezuela financian toda Latinoamérica?

Hay un impacto negativo de esta migración, la cual puede observarse en el incremento de los índices delictivos en la región. Sin embargo, la otra cara de la moneda es más esperanzadora. Parece que Argentina y Venezuela están financiando el continente, a través de la exportación “obligada” de talento humano, capitales y recursos.

¿Cuáles son las causas de la migración en Argentina y Venezuela?

Los factores que explican este movimiento migratorio masivo de ambos países son de diferente naturaleza. La recesión económica, la inflación, el deterioro de la moneda local, el cierre de las empresas, la falta de empleos, la crisis política y la conflictividad social, son determinantes.

Además, la implementación de modelos políticos y económicos adversos a la inversión y el progreso, implementados en otras latitudes y siempre fracasados, es la principal causa de tanta inestabilidad. Lamentablemente sus gobernantes se han empeñado en ensayarlos y, por supuesto, el fracaso tiene su lugar asegurado.

En ambos países, el panorama es el mismo. En Venezuela, la crisis se inició con el Gobierno chavista y se agudizó con el Gobierno de Maduro. Es decir, ya van más de 20 años de conflictos, destrucción, hambre y muerte. En el caso argentino, los gobiernos de los Kirchner y Alberto Fernández influyen en la generación de un entorno sumamente hostil para la empresa privada.

El movimiento migratorio argentino se viene desplazando hacia otros países del sur del continente. Se asienta principalmente en países como Paraguay y Uruguay. Por otro lado, la migración venezolana está dirigiéndose hacia Colombia, Panamá, Perú y Ecuador, en mayor medida. 

Sin embargo, una migración que ya pasa del 20% de su población, por lo insostenible que es para muchos permanecer en Venezuela, ha hecho que unos cinco millones de venezolanos estén diseminados por los cinco continentes. Casi en cada país, ya hay una comunidad de venezolanos establecida con cifras más o menos importantes.

Los estragos de la inflación

El tema monetario es uno de los que más aqueja a los habitantes de ambos países, las devaluaciones de sus monedas afectan al poder adquisitivo cada día. De hecho, son países en los cuales las inversiones en criptomonedas tienen un enorme repunte. Para los argentinos y los venezolanos, invertir en criptomonedas, es como hacerlo en un metal precioso.

¿Cuál es el impacto de la migración argentina y venezolana en las economías de los países receptores?

Como se mencionó al principio, esta migración tiene dos caras. En ambos casos, supone un enorme reto para las economías de los países receptores. La incorporación en la fuerza laboral de estos migrantes ha implicado una serie de cambios en el orden legal, económico, sanitario y social.

Uno de los temas que causan mayor conflicto es la delincuencia importada. El éxodo venezolano ha incrementado los índices de criminalidad en la región, ocasionando la imposición de medidas y controles más rigurosos en las fronteras y en las ciudades.

No obstante, la historia no es tan sombría. La migración argentina y venezolana lleva consigo una gran cantidad de talentos, profesionales universitarios, capitales de trabajo, empresas, fuerza laboral calificada y no calificada, innovaciones y emprendimientos que jugarán un papel importante en las economías locales.

Esto es un impacto totalmente positivo que sin duda opaca la parte negativa mencionada. Hasta el punto que se puede aseverar que Argentina y Venezuela financian a toda Latinoamérica.

Los profesionales universitarios, en primera instancia, estarán ocupando puestos en las universidades como docentes e investigadores. Algo de gran relevancia para la nación que los recibe. Muchísimos venezolanos emigran con estudios de varios postgrados, lo cual favorece a empresas e instituciones que los contratan. Sin tener que haber invertido como país ni un centavo en la educación de esta importante fuerza laboral, de la cual se están beneficiando.

Estos trabajadores que emigran, calificados o no, indudablemente incidirán ampliamente en la productividad nacional y en el aumento del PBI.

¿Cuál será el impacto económico en cifras?

Para tener una idea de lo importante que es este fenómeno y de cómo el dúo Argentina-Venezuela están financiando a toda Latinoamérica, el Fondo Monetario Internacional pronosticó un crecimiento del PBI de los países receptores de 0,1% a 0,3%, en un lapso comprendido entre 2017 y 2030.

Sin embargo, este organismo internacional es muy claro al decir que la acogida de migrantes argentinos y venezolanos supone pagar un alto precio para las economías locales, pero en el largo plazo resultará una excelente inversión que fomentará el crecimiento económico de la región.

Finalmente, los migrantes y refugiados venezolanos y argentinos significan una gran oportunidad de crecimiento económico para los países del continente. El movimiento migratorio está conformado por una población joven y activa económicamente, lo cual es muy conveniente para refrescar el mercado laboral.

Un estudio del año 2019 elaborado por el Banco Mundial indicó que el crecimiento del PBI en países como Perú, Ecuador, Colombia y Chile se debió al aporte significativo de los migrantes venezolanos y argentinos. Tal crecimiento sostenido se ubicó en 8%, entre 2018 y 2019.

Estas cifras dan cuenta del gran impacto de esta migración, y permiten asegurar que Argentina y Venezuela, financian a toda Latinoamérica.

Leave a comment

1 Comment

  1. Exelente análisis. Es así. La tierra y los recursos no son nada en manos de ladrones e incapaces. Adonde emigran los cerebros es donde se producirá la riqueza.

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *