Argentina y Zambia: actualidades parecidas, historias distintas

Argentina y Zambia: actualidades parecidas, historias distintas

Si bien tanto Argentina como Zambia le deben dinero al FMI, hay diferencias y similitudes que llaman la atención

Por parte de Argentina, es conocido el terreno perdido frente a países de la región en materia fiscal, inflacionaria y valor de la moneda. Lo que no era sabido era la similitud con algunos países de África, tal es el caso de Zambia.

Tanto Argentina como Zambia le deben al FMI y no cuentan con la capacidad de pago necesaria a mediano plazo. Las perspectivas muestran que la incapacidad se sostendría en el largo plazo si no se realizan cambios estructurales en materia tributaria, laboral y de destino del gasto público.

Argentina ha sufrido una caída de su ingreso, una pérdida de institucionalidad, un aumento de la pobreza y un incremento de la desigualdad que hacen pertinentes las comparaciones con países como el mencionado. Un jubilado con la mínima en Argentina tiene el mismo ingreso en dólares que una persona promedio en Zambia.

Política y economía en Zambia

Zambia es gobernada por Lungu desde 2015, y planea suspender las elecciones en agosto de 2021. Según cuenta The Economist, previamente arrestó al líder de la oposición Hakainde Hichilema, a varios periodistas y críticos a su gestión. Aunque Lungu no tiene el camino allanado, dado que el parlamento no convalidó pedidos del poder ejecutivo que demostraban un claro atropello contra las instituciones zambianas, la situación sigue siendo tan tensa que la corte suprema del país tiene que definir situaciones entre la oposición y el oficialismo.

Durante los 2000, Zambia logró multiplicar por 5 su ingreso por habitantes, pasando de 345 dólares por año a 1.539 dólares, según el Banco Mundial. La debilidad de la democracia zambiana tiene su correlato en el despilfarro que realizó la actual gestión, que multiplicó la deuda casi 4 veces en relación al producto. Además, intenta perpetuarse en el poder con la suspensión de elecciones o con la inhabilitación de los principales partidos opositores. Lungu mientras busca ganar las elecciones del año próximo, y debe atender los reclamos del FMI.

El FMI le pide bajar impuestos y el gasto público para generar la capacidad de pago a mediano plazo. Sin embargo, Lungu está interesado en prohibir a la oposición para las elecciones del año próximo. La irregularidad de suspender elecciones o de prohibir que sean totalmente libres ponen a Zambia en una situación irregular frente a los inversores extranjeros. La excepción es China, que ha incrementado su inversión en los últimos años sobre todo en el sector de la agricultura.

Similitudes y diferencias con Argentina

Pareciera con sus sutiles diferencias una radiografía de la política y economía argentinas. Dentro de las diferencias, está el peso de la deuda sobre el PBI: Argentina sobrepasa ligeramente el 90% y en Zambia está llegando al 140%. Si bien ambas cargas son altas, en Argentina el mayor problema no es el peso de la deuda sobre el PBI, sino la capacidad de pago para los próximos años, dado que la balanza comercial no es ampliamente superavitaria.

Con respecto al déficit fiscal sobre el producto, son situaciones parecidas. Argentina cuenta con un déficit/PBI cercano al 11% y Zambia del 12%. Se originan de muy malas prácticas de políticas económicas y miopía por parte de los gobernantes a la hora de establecer reglas de juego claras.

El FMI

Argentina y Zambia no solamente tienen en común la pesada deuda con el FMI y problemas de mejora de expectativas de mediano plazo. Ambos países comparten un mal común: la mala gestión de la administración pública.

Del lado de las perspectivas, Argentina encuentra un pequeño punto a favor que es que sus productos exportables están aumentando de precio frente a la deuda que tiene el sector público con el FMI. La soja y el maíz han aumentando en promedio un 40% desde abril y agosto respectivamente.

Ahora nos preguntamos: ¿Argentina cada vez se parece más a Zambia, o ellos a nosotros?

La respuesta estará en cómo ambos países se desenvuelven en 2021. Y no solo en materia económica respecto al FMI, sino también en materia institucional y política. Los incentivos siguen rotos tanto de un lado del Atlántico como del otro. Pero las oportunidades las tendrán quienes sepan incentivar el aumento de la participación privada en la inversión.

Leave a comment

1 Comment

  1. Cuando sea posible podré INVETIR en MÁSINVERSIONES

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *