Aumenta el uso de tarjetas

Aumenta el uso de tarjetas

Con la pandemia, aumenta el uso de tarjetas. Esta evidencia se apuntala en el informe mensual elaborado por la firma Red Link denominado UDE Link. El COVID-19 aceleró el uso de billeteras virtuales y de dinero electrónico en todo el planeta, y Argentina no fue la excepción. Todos los detalles sobre una tendencia que crece.

El dinero electrónico se consolida

El relevamiento mensual UDE Link, realizado por la compañía Red Link, mide la evolución del dinero electrónico en Argentina en base a datos de 30 millones de clientes. Según este informe, la utilización del dinero electrónico se consolida pese a haber experimentado en noviembre una leve baja, en sintonía con la actividad económica. Definitivamente, aumenta el uso de tarjetas de crédito y débito.

El informe correspondiente a noviembre de 2020 precisó que tras haberse registrado un récord de 37,7 millones de usuarios en septiembre, este se atenuó a 36,2 millones. La cantidad de transacciones se desaceleró desde un pico de 570 millones desde el inicio de la cuarentena a 485 millones. El trabajo remarcó que, a pesar de la caída, se mantiene en altos niveles históricos.

El relevamiento detalló que en comparación con noviembre de 2019, cuando se habían observado los niveles más bajos de la serie, tanto la cantidad de usuarios como de transacciones mantuvieron incrementos de 16,6% y 16,8%, respectivamente“.

En ese sentido, el informe precisa que el índice de uso de dinero electrónico en valores reales aumentó 18,2%, muy por debajo de la suba del 45,6% que acumuló el total de dinero transaccional.

Razones del cambio

El trabajo puntualiza que el comportamiento en parte se explica por la caída de la velocidad de circulación del dinero, producto del aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia. “La economía está comenzando a recuperarse a ritmo lento; mientras tanto, en los meses de mayor inactividad, se acumuló dinero transaccional en las cuentas bancarias”, agrega.

En ese sentido, el relevamiento precisó que “de octubre a noviembre, la banca digital acusó una caída en parte por estacionalidad. Lo mismo había sucedido en 2019 durante los mismos meses; los 4 canales, Home banking, Mobile home banking, Link Celular y Transferencias también reflejaron menos actividad, aunque no tan pronunciadamente. Salvo en Home Banking (-11%)”.

El dinero digital despega

Aun así, el informe destaca que los niveles transaccionales siguieron muy por arriba a los del año anterior: 29% en Home Banking; Mobile Home Banking 36%; Link Celular 19%.

Según el trabajo elaborado por Red Link, “la cantidad de usuarios de los canales electrónicos disminuyó en noviembre. Aún así, en todos los casos, se observó un comportamiento muy dinámico en comparación con los registros previos a la crisis sanitaria. Y añadió que, pese a la disminución de la circulación de personas, se observó un leve aumento del uso de los cajeros automáticos.

Qué pasó en 2020

En el acumulado de los primeros 11 meses de 2020 en comparación con similar tramo de 2019 se observaron aumentos de los usuarios en todos los canales, es decir, aumenta el uso de tarjetas. Hubo un total general que se expandió 11,8%. En el caso de ATM subió 6%, Home Banking 22%, Mobile Banking 31,9%; Link Celular 33,9% y la billetera electrónica (VALEpei) 404,8%.

Red Link precisó que ese comportamiento se presentó también en la cantidad de transacciones monetarias por cliente. “Si bien descendió 3% en el mes a poco más de 93 millones, mantuvo un crecimiento de 43,7% desde el inicio de la cuarentena y 50,8% en un año. En todos los casos acumuló notorios avances, con la excepción de mobile POS que acusó un leve retroceso“.

Altos niveles de transacción digital

El trabajo señala que todos los segmentos del mercado (incluyendo débito, home banking, mobile home banking, cajeros automáticos y transferencias) mantuvieron altos niveles de usuarios y transacciones. Además, destaca el crecimiento de la Billetera Digital Valepei, la cual permite enviar y recibir dinero al instante y de forma gratuita desde cualquier cuenta a otras personas.

Baja el uso de cajeros automáticos

El trabajo de Red Link destaca una excepción: el uso de cajeros automáticos. “La excepción fue la reducción de las transacciones a través de los cajeros automáticos, por el aislamiento social que impuso la crisis sanitaria. Pero, aún así, mantuvo su condición de ser el segundo canal de uso más relevante en el mes, detrás del home banking.

Además, el informe precisa que los usuarios de Home Banking bajaron 3,9% en el mes, pero mantuvieron un crecimiento notable de 29,1% en el año y 22% en el promedio de los 11 meses a noviembre. “Se hicieron más de 206 millones de transacciones, con un promedio de casi 73 por cada uno. Un fenómeno similar experimentó la cantidad de las operaciones en el resto de los canales. Por ejemplo, mobile home banking creció 35,6% en un año; Link Celular 30,2%; y los de la billetera digital se afirmaron en torno al máximo de la serie, con 197 mil. En este sentido, podemos afirmar que el uso se multiplicó por 10 respecto del promedio histórico hasta el momento previo a la crisis sanitaria; y mucho más la cantidad de transacciones”, completó el informe. Este hecho también evidencia que aumenta el uso de tarjetas.

Reemplazo del efectivo

Las transacciones digitales —sean por e-commerce o por uso de tarjetas y nuevos soportes digitales— están decididamente reemplazando al efectivo.

Así lo manifiesta un estudio de Prisma Medios de Pago, realizado en base al uso de los argentinos de las tarjetas de crédito, débito y tarjetas prepagas entre abril y junio pasados. Este revela que aumenta el uso de tarjetas de crédito y débito en compras de productos.

En el segundo trimestre del año pasado, la movilidad de las personas fue escasa y el gasto fue mínimo. En los cajeros automáticos se habían liberado los límites de extracciones. 

Pero ahora, a pesar de la mayor actividad, sobre todo la comercial, las extracciones de efectivo por cajero siguen descendiendo al 48,76% del total de operaciones con tarjetas. En el segundo semestre de 2020 era 57,10% del total. Es decir, menos de la mitad de las transacciones con el plástico son para retirar efectivo.

Traslado de dinero a e-commerce

En comparación, los nueve puntos porcentuales de baja que experimentaron los cajeros automáticos, se trasladaron a las compras y al comercio electrónico. El volumen pasó de ser 39,69% del total entre abril y junio del año pasado a 48,12% del total en esos mismos meses de este año.

Los datos corresponden a estadísticas de operaciones efectuadas con terminales LaPos, el Gateway Decidir, la red Banelco y transacciones en PagoMisCuentas y Todo Pago. Todos estos son servicios propiedad de Prisma Medios de Pago.

Débito y crédito

Julián Ballarino, Director de Relaciones Institucionales de Prisma, agregó que se reconfirma en este trimestre la tendencia expansiva en el uso de tarjeta de débito por sobre el efectivo.

Asimismo, Ballerino comentó: “Hay un crecimiento interanual muy significativo en el uso de las tarjetas. Esto sucede si se compara con el comienzo de la pandemia en el país. Las tarjetas de débito se recuperaron un 50,57% mientras que en las tarjetas de crédito fue del 33,93%”.

Menos electrodomésticos, más ropa

En ese sentido, los datos de Prisma revelan, hipotéticamente, un agotamiento de la capacidad de endeudamiento de las familias para la compra de electrodomésticos financiados con planes de cuotas Ahora a un año o año y medio. Estos planes son los más largos de los establecidos por el Gobierno.

Según las cifras del segundo trimestre, el volumen de operaciones con Ahora 12 bajó al 39% del total, cuando un año antes había sido del 52,41%. El de Ahora 18, cayó a 16,98% del total, desde el 26,31% que eran un año antes.

En cambio, planes cortos como el Ahora 6 crecieron del 10,60% del total que implicaban en el segundo trimestre de 2020 a 25,81% en el trimestre pasado. Por su parte, los Ahora 3, subieron de 10,68% al 18,06% del total de transacciones procesados por Prisma.

Los de menores plazos corresponden a productos del segmento de indumentaria y calzado, mayormente, estimaron en el mercado.

Cambios de hábitos inducidos

¿La razón de este cambio? Una migración del gasto financiado por esta vía de los bienes durables a calzado e indumentaria. Este tipo de mercadería se financia a plazos más cortos.

Esta es una variación de las prioridades. Tras agotar la capacidad de endeudamiento de los productos para equipar y mejorar la vivienda durante la pandemia, se pasó a la actualización del guardarropa para salir a la calle, según una interpretación del mercado.

En este punto, es importante detenerse y observar si estos cambios de hábitos son propios o inducidos por la mayoría de los medios. El dinero es dinero, sin importar de qué manera se lo utilice. Ya sean dígitos en una pantalla o billetes en nuestras manos, el valor no cambia. Lo que sí cambia es el relato o tendencia en un momento dado.

Si bien el dinero digital es más cómodo y fácil de usar, tenemos que tener en cuenta que estas tendencias no se dan solas. Hay grandes intereses detrás de cada nueva moda. Sabiendo esto, al menos podremos ser un poco más conscientes al adoptar nuevos hábitos. Con suerte, seremos capaces de “elegir”. Como mínimo, sabremos a qué (o a quién) obedecen.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *