Borrón y cuenta nueva

Borrón y cuenta nueva

Si este fuese un año normal, como los anteriores al 2020, los titulares semanales dentro del mundo de las finanzas hubiesen sido para la reunión del Consejo Europeo o las buenas perspectivas que hay en el mercado petrolero. Sin embargo, las crónicas se tratan son sobre la excelente recuperación de los mercados a nivel global.

Las bolsas de todo el mundo sufrieron caídas enormes durante febrero y marzo debido a la crisis del COVID-19. Algunos mercados perdieron más del 30% de su cotización en poco más de unas semanas. Y la cuarentena mundial parecía generar sensaciones de precaución masiva entre los inversores del mundo.

Sin embargo, durante la última semana, el S&P500, principal índice de acciones de EE.UU., en el que cotizan las 505 empresas más grandes, recuperó los valores que tenía a principios de 2020, y de esa forma se reparten nuevamente las cartas y los inversores vuelven a plantear su estrategia de inversión de cara al futuro.

El S&P500 no es el único síntoma de recuperación visible dentro de los mercados de referencia norteamericanos. El promedio industrial Dow Jones también tuvo una recuperación mejor de lo pensada y si bien no alcanzó niveles de enero aún, lleva acumulado más del 43% de alza desde los valores mínimos vistos en marzo de este año.

Sin embargo, los mejores rendimientos se los lleva la tecnología, el índice Nasdaq 100 subió la vara de lo que significa una recuperación en “V”, y no solo está casi un 20% por encima de lo que cotizaba a principios de año, sino que desde los mínimos alrededor del 20 de marzo, el índice tecnológico subió más del 52% y marcó récords históricos que no se habían visto hasta ahora.

Perspectiva del futuro

Como dije al principio, pareciera que en los mercados, de a poco se hace un pequeño “borrón y cuenta nueva”. Los inversores de todo el mundo quieren dejar atrás los temores por el COVID-19 y por eso apuntan a fortalecer las bolsas de todo el mundo para reducir el impacto de la pandemia en la economía internacional.

Desde Bloomberg, el principal portal económico y financiero del mundo, diferentes analistas estimaron que estamos en el punto de inflexión antes del crecimiento constante para los próximos meses. De hecho, elaboraron un gráfico que indica el progreso de la economía previsto para los próximos 18 meses.

Fuente: Bloomberg

Tal como puede verse, el PBI mundial bajó notoriamente durante los últimos dos trimestres, sin embargo, durante el próximo año y medio la tendencia es casi totalmente alcista. De hecho, incluso en un escenario pesimista, como indica la línea roja, el crecimiento sigue siendo sostenido hasta el 2022.

Al margen de cómo se perciben las bolsas a nivel internacional, tampoco hay que ignorar las dos cuestiones que mencionamos al principio, porque forman parte del universo económico para tener en cuenta, y son las negociaciones del Consejo Europeo y la situación actual del petróleo.

¿Qué pasa en Europa?

La constante demora en las negociaciones entre los países al otro lado del Atlántico, que se están llevando a cabo desde el viernes, en el Consejo Europeo con el fin de encontrar un acuerdo para lograr una recuperación económica, sigue manteniendo a inversores de todo el mundo en vilo, para saber cuáles van a ser las medidas para aplicar.

En este sentido, desde América Latina se le presta una especial atención, dado que puede que traten de replicar el modelo europeo para poder encarar la recuperación con un plan que pueda servir a los países del cono sur como bloque regional. Sin embargo será importante seguir de cerca la relación que se dé entre los representantes de Latinoamérica, que encuentra grandes diferencias de postura entre Alberto Fernández y Jair Bolsonaro, por ejemplo.

¿Qué pasa con el petróleo?

La semana pasada, la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP) emitió un comunicado que puede definir el futuro del crudo y lo que se viene en los próximos meses. El parate mundial por el coronavirus frenó a toda la economía mundial. Como el comercio mundial bajó de forma notoria, la demanda de petróleo bajó en todo el mundo y la producción estaba en niveles altísimos. Esto hizo que en abril, el precio del barril de petróleo costara 1 centavo de dólar.

En la última edición de su boletín mensual, la OPEP pronostica que la demanda mundial de crudo caerá en 2020 hasta los 90,72 millones de barriles al día, lo que supone un descenso de 8,95 millones de barriles diarios con respecto al consumo de 2019, un número que es levemente menos pesimista que la estimación original de 9,07 millones de barriles diarios de caída.

Sin embargo, basados en el envión económico mencionado anteriormente previsto para el próximo año, la OPEP estima que durante el 2021 puede alcanzarse una recuperación récord de más de 7 millones de barriles diarios hasta los 97,72 millones de consumo por día durante el 2021, un gran síntoma de recuperación que aunque no emparde los números de 2019, sigue siendo el mayor aumento de un año a otro en la historia.

Fuente: Agencia Internacional de Energía (IEA)

Según la propia OPEP: “En 2021, se pronostica que la demanda de petróleo se recuperará parcialmente del año en curso para mostrar un crecimiento histórico de 7 millones de barriles por día (mb/d), con un aumento tanto en las regiones de la OCDE como en las no pertenecientes a la OCDE de 3,5 mb/d al año”.

Aunque no se llegue a los mismos niveles que antes de la pandemia porque no puede liberarse todo de golpe, es una gran noticia para las personas que están decidiendo por invertir en el sector energético y de recursos minerales.

En síntesis, hay diferentes indicadores que generan cierta esperanza en los inversores y por lo tanto permiten poder empezar a diagramar lo que será la recuperación de la mayor crisis económica de los últimos 90 años. Y como dijimos al principio, quizá sea momento de barajar nuevamente las cartas y hacer un borrón y cuenta nueva, para empezar a crecer.

 

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *