Brecha cambiaria: qué puede pasar en verano

Brecha cambiaria: qué puede pasar en verano

Hasta a mediados de diciembre, la brecha cambiaria entre el dólar blue y el dólar solidario se mantuvo estable en alrededor del 80%. Esta proporción está lejos del 150% que alcanzó cuando el Gobierno argentino endureció el cepo cambiario.

Por otra parte, el dólar blue ha tenido una clara tendencia a la baja desde hace unas cuatro semanas, por supuesto con algunas fluctuaciones y rebotes. Por ejemplo, el lunes 14 de diciembre el blue cerró en 151 pesos argentinos.

Mientras, los dólares oficiales como el mayorista, subieron hasta los $82,45. El Mercado Electrónico de Pagos (MEP) llegó a los $140,72 y el Contado con Liquidación, $143,22.

Una brecha cambiaria “estable”

El delicado equilibrio de los meses anteriores se debe, entre otras razones, a que las autoridades económicas redirigieron la presión sobre solidario y el blue hacia los dólares bursátiles. El dólar MEP y “contado con liqui” lograron atraer la atención de ahorristas e inversores, que ahora podían comprar divisas sin límites. Y, por si fuera poco, a un precio más bajo que el solidario, gracias a que las operaciones de estos dólares no se gravan con el impuesto PAIS.

Otra razón es la subida del precio de la soja, lo que significó una entrada mayor de divisas al país.

Por último, hay quienes pronostican que el efecto aguinaldo influiría en una nueva suba del dólar blue. Esto quiere decir que quienes cobren este bono decembrino podrían volcarse al mercado negro para hacerse de las tan ansiadas divisas. Si la demanda de dólares aumenta significativamente, lo hará también la brecha cambiaria.

Habrá que esperar los próximos días para ver el resultado del efecto aguinaldo. Por el momento, las personas han decidido mantener sus pesos para las compras habituales de las fiestas navideñas.

El “veranito financiero”

Sin embargo, la situación está lejos de ser estable. El mercado y sus actores aun se mantienen a la expectativa de lo que pueda pasar con la llegada del verano o, como le llaman, “veranito financiero”, que se presenta justo al finalizar diciembre y comenzar enero.

Esto se debe a que aún falta considerar dos factores principales que podrían estimular la subida.

Primero, la demanda de dólares por parte de quienes desean viajar fuera de la Argentina.  El verano se caracteriza por una alta movilidad de personas que requieren dólares. Si el contexto global logra mantener el dinamismo a pesar de la pandemia, es posible que muchos de ellos recurran al dólar blue para satisfacer su necesidad de divisas. Esto podría ampliar mucho más la brecha cambiaria a finales de año.

Y, segundo, la emisión de pesos por parte de las autoridades monetarias. Durante este año, Argentina recurrió a la emisión de pesos para asumir el gasto público que fue consecuencia directa de la pandemia. Es posible que la inyección de dinero se mantenga todavía, lo que podría impactar negativamente si las personas empiezan a salir de sus pesos para adquirir divisas.

Por lo visto, a pesar de que apenas faltan dos semanas para finalizar el 2020, estos últimos 15 días son cruciales para determinar el rumbo que tomen el dólar blue, la brecha cambiaria y la economía del país.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *