Catástrofe electoral y fiesta en los mercados

Catástrofe electoral y fiesta en los mercados

Catástrofe electoral y fiesta en los mercados. Este es el clima imperante del día después de las PASO. Los especialistas creen que el batacazo en las urnas generará un mercado alcista hasta noviembre, cuando se defina la elección legislativa.

Así es como se vive el día después de las PASO. Una mala noticia para el Gobierno puede ser, al final, una buena noticia para la estabilidad financiera. La “catástrofe” electoral del oficialismo en las PASO despertará un rally para los bonos y las acciones argentinas, y una menor presión sobre el dólar.

Así lo indicaron la noche del domingo distintos operadores y especialistas del mercado luego de conocerse los resultados electorales. En ellos, el Frente de Todos quedó muy debilitado. “Vuela todo mañana (por el lunes). Los encuestadores otra vez no vieron lo que pasaba y la diferencia fue muy grande. Hay que ver qué pasa en los próximos meses hasta noviembre. Pero, indudablemente, es un cimbronazo para el Gobierno, reseñó el trader de un banco extranjero.

Trade electoral

La apuesta de los inversores o el famoso “trade electoral” venía de hace rato. Se venían recuperando los bonos y las acciones a pesar de que las tensiones cambiarias seguían. 

De hecho, el viernes el Banco Central tuvo que vender otros USD 90 millones. Es así que en los últimos 11 días hábiles se desprendió de más de USD 800 millones (casi 10% de las reservas netas que hoy llegan a poco menos de USD 10.000 millones contando los DEGs).

Esto significa que el BCRA pierde USD 77 millones por día, hecho complicado de mantener sin cambios. La derrota electoral del oficialismo en la mayoría de las provincias del país podría desacelerar las presiones sobre el dólar. 

La fiesta interminable

El mercado tenía altas expectativas con estas elecciones. Según GMA Capital, en la antesala de las PASO, el termómetro de expectativas del mercado estaba en las antípodas de la realidad de las variables económicas de Argentina. “A juzgar por el price action de tanto acciones como bonos, la proyección del mercado parecería ser que el oficialismo no lograría una buena elección. O, que al menos, la diferencia no sería tan abultada como lo fue en 2019”, señalan. 

En los últimos dos meses, el equity medido por el S&P Merval en dólares (al tipo de cambio “contado con liqui”) escaló 20,5%. Esta variación es la cuarta más elevada para esa ventana temporal en instancias electorales desde 2009. “Fue solo superada por los rallies previos a la general de 2013 (35,4%), el ballotage de 2015 (31,5%) y la general de 2009 (24,7%). Y, comparando con otros comicios, la performance de los últimos 60 días no solo se aleja de la norma previa a las PASO (caída), sino que casi sextuplica el promedio y la mediana de la variación de todas las instancias”, afirman. 

La película de los bonos

Si analizamos el último mes, agrega GMA, la suba de las acciones fue de 11,8%, la cuarta en el ranking desde 2009. “Mejores performances solo se habían visto en la segunda vuelta (16,9%), la elección general de 2015 (16%) y las legislativas de octubre de 2013 (12,1%). En contraste con otros momentos eleccionarios, la mejora del equity en los últimos 30 días está muy por encima de lo que se vio en el pasado (promedio 0,6% y mediana -0,9%). También se diferencia de los comportamientos promedio de 1 mes previo a las primarias, que suele ser de corrección”, agregan. 

Además, “Si las valuaciones de las empresas están todavía deprimidas a los ojos de la historia, lo mismo podría decirse de la renta fija en dólares. Pero la película de los bonos es todavía más cruda. El prólogo de las PASO de 2021 cuenta con el segundo mayor nivel de riesgo país (exceso de rendimiento por sobre los títulos del Tesoro de Estados Unidos) en todos los comicios de los últimos 12 años“, ejemplifica GMA Capital.

Menos presión por el dólar y las reservas

Asimismo, los especialistas de GMA Capital indican que este triste récord contrasta con el hecho de que hace tan solo un año, la deuda en moneda extranjera fue reestructurada casi en su totalidad, involucrando un ahorro de USD 38.000 millones entre 2020 y 2030. 

La prima de riesgo argentina incluso podría haber sido mayor de no haber mediado una mejora de los precios de los bonos de las últimas semanas. Los Globales recuperaron 8% en 2 meses y 5% en los últimos 30 días. Y, respecto de los mínimos de marzo, ya están 19% arriba. No obstante, en las últimas 48 horas los títulos perdieron impulso, con tomas de ganancias de hasta 3%. 

Qué se prevé para esta semana

Para esta semana después del batacazo electoral contra el Gobierno se prevé una baja o al menos un parate en el dólar implícito medido en el contado con liquidación. Este ronda los $172 para el “oficial” y los $182 para el dólar SENEBI. Debería haber una menor presión para dolarizarse con el tipo de cambio extremadamente alto. 

Además, El blue se va a estabilizar más cerca del contado que del precio anterior de $185, vaticinaba un cambista en la noche del domingo. “No tiene sentido una brecha tan alta si se empieza a contemplar el fin del kirchnerismo”, agregan desde la firma.

Por su parte, los bonos y las acciones pueden subir en torno al 10% o 15% en los próximos días (más específicamente en términos de acciones medidas por el S&P Merval) según uno de los operadores más avezados de la ciudad. “El resultado fue mucho mejor de lo que pensaban algunos de los bancos de Wall Street. Creo que se van a subir lo que no se subieron antes a esta ola optimista”, agregó. 

¿Rodarán cabezas?

La pregunta es qué hará la vicepresidente con la derrota electoral. ¿Pedirá cabezas? ¿El ministro de Economía tendrá las horas contadas? Uno de los argentinos que más conoce Wall Street comenta que la vicepresidente y el Gobierno se moverán al centro. No es tonta. El país se cansó del populismo estúpido. Mirá la derecha. Si se van más a la izquierda vuelcan. No hay stock para gastar. Hay solo flujo y poco, aseveró.

De este modo, se entiende la catástrofe electoral y la fiesta en los mercados. Por el momento, hay una aparente felicidad para algunos sectores. Sin embargo, resta esperar a noviembre para tener un resultado más certero. No obstante, las PASO sirvieron para sentar las bases de lo que podría ser. De lo que podemos estar seguros es de que el rumbo actual, definitivamente, no es el camino.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *