China, ¿El motor de la reactivación?

China, ¿El motor de la reactivación?

La segunda economía del mundo anunció que empezará a importar importará más servicios de alta calidad y permitirle a empresas extranjeras de este rubro poder acceder al mercado chino para favorecer a una recuperación acelerada de la economía mundial.

Esta fue la promesa que hizo Xi Jinping, el presidente del país en la sesión inaugural de la sexta edición de la Feria Internacional de Comercio de Servicios de China (CIFTIS, por sus siglas en inglés), que se hace en Pekín. Este fue el primer evento del estilo que se realiza en este país desde que comenzó la pandemia del coronavirus.

China comprende la necesidad imperiosa de todos los países en reactivar su economía, y como uno de los mayores consumidores de productos y servicios de todo el mundo con una población de casi 1.400 millones de habitantes, el gigante asiático se torna en un mercado fuertemente atractivo para invertir

Xi Jinping en la CIFTIS // Fuente: CGTN

El presidente chino aseguró: “Una nueva ronda de revoluciones tecnológicas e industriales en estos últimos años ha incitado el auge de la tecnología digital y de la integración industrial, y ha permitido que la economía basada en servicios prospere” y apostó fuerte por las empresas de tecnologías porque son las que ayudaron mucho durante la pandemia.

En el discurso inaugural afirmó que “una nueva ronda de revoluciones tecnológicas e industriales en estos últimos años ha incitado el auge de la tecnología digital y de la integración industrial, y ha permitido que la economía basada en servicios prospere”. En este sentido, remarcó el rol de las TIC que hicieron que la crisis provocada por el COVID-19 no fuese mayor de lo que es, incluso con el impacto que tiene actualmente.

La CIFTIS es una de las grandes apuestas chinas de los últimos años, buscando la integración económica y el posicionamiento como la principal economía del mundo mediante el acceso a empresas de otros países a invertir en el gigante asiático. Participaron alrededor de 18.000 empresas de 148 países y regiones de todo el mundo.

A pesar de las lógicas dificultades que presentó la organización de un evento de este calibre, el gobierno chino decidió llevar adelante igual la logística de algo de esta envergadura y centrarse en la posibilidad de las transmisiones remotas para aquellos que tenían su ticket virtual. La ceremonia inaugural tenía grabado previamente al presidente Xi Jinping.

Sin embargo, existe la posibilidad de la asistencia presencial y para esa gente se incluyeron más de 1.000 metros cuadrados indoor de paneles de exposición y más de 35.000 metros cuadrados de expositores al aire libre, que variaron en diferentes temáticas.

Los rubros que abarcó la feria fueron diversos, pero en general vistos desde un lado de los servicios. Así, el evento incluye exposiciones separadas por segmento, divididas en cultura, turismo, finanzas, educación, deportes y el tema más candente de la actualidad, redes 5G.

https://www.youtube.com/channel/UCbgqrEh4Qj-JzJgVLTq_ilg/videos

Planes a futuro

Quizá el mayor desafío para la mayoría de los países sea el volver a activar este tipo de eventos multitudinarios, porque si bien las relaciones comerciales pueden mantenerse por vía digital, es prácticamente una formalidad el que este tipo de vínculos suelan darse personalmente. Para los empresarios de todo el mundo es importante hablar y conocerse personalmente con sus pares en otros países y forjar en función de esos sus alianzas comerciales.

La idea de China es buscar todas las inversiones y empresas extranjeras que puedan acaparar bajo la premisa de que el crecimiento chino siga siendo sostenido y que no brinde ningún beneficio particular a la Unión Europea ni Estados Unidos por su condición de potencias económicas, de esta forma, se garantizan al menos en las palabras, que los países menos desarrollados se inclinen por la inversión en oriente.

No es algo que sorprenda, dado que durante la pandemia a nivel mundial, los acuerdos establecidos entre EE.UU. y China no prosperaron al nivel que se esperaba previamente, y ya es una moneda corriente que la guerra comercial entre ambas naciones se sigue sosteniendo indistintamente de lo firmado. Al respecto, el presidente Xi Jinping aseguró que “China hará un uso completo de la CIFTIS y otras plataformas para promover los intercambios políticos y promover las asociaciones con gobiernos extranjeros, organismos internacionales, asociaciones de negocios y empresas”.

Hoy, el gobierno chino se sirve de la enemistad de Trump con muchos de los países tercermundistas para avanzar en sus relaciones comerciales y básicamente aprovecha para abrir su economía a empresas extranjeras que decidan invertir en la segunda potencia mundial.

Lo cierto es que es complicado para cualquier país con una economía endeble el negarse acuerdos económicos con China, cuando Estados Unidos se mantiene en una etapa proteccionista, y el gigante asiático trata de acaparar cuanto mercado, producto o servicio pueda. Será una cuestión que va a dirimirse durante los próximos años, pero en proporción, China está creciendo más del doble de rápido que los Estados Unidos, incluso con la pandemia vigente.

Esto invita a preguntarse la fuerza real de las economías orientales en el panorama geopolítico internacional y sobretodo en el impacto financiero y económico que pueda tener esto. En función de ello… China, ¿será el motor de la reactivación?

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *