Cómo invertir en fondos FIMA en 2020: tutorial completo

Cómo invertir en fondos FIMA en 2020: tutorial completo

Cómo funciona este modelo de inversión y qué beneficios tiene en el contexto actual

Los FIMA son fondos de inversión comunes que reúnen los intereses y perfiles de un colectivo, con similares horizontes de rentabilidad y disposición al riesgo. Este tipo de instrumento genera que todas las personas involucradas compartan tanto las ganancias como las posibles pérdidas de capitales, amortizando así las situaciones críticas.

Además, permite generar una cartera diversificada de inversión que quizá un inversor en solitario no se atrevería a mantener. La modalidad de grupo hace que se puedan generar grandes ganancias tomando solo un pequeño riesgo por parte de cada integrante.

¿Por qué estos fondos están teniendo mayor notoriedad en este contexto?

Quizás te preguntes qué los hace una opción elegida y aconsejada por los expertos. Son varias las ventajas que ponen a este instrumento en el centro de la escena, en especial para los inversores de capitales pequeños. Una de ellas es la política de protección que se les aplicó en el pasado.

Durante el 2019, los fondos FIMA que poseían capitales de pequeños inversores humanos quedaron fuera de las renegociaciones de deuda, por lo que se cancelaron en tiempo y forma, frente al pago en cuotas que tuvieron que enfrentar otras inversiones. Esto evitó un retiro masivo de dinero que los bancos no habrían podido afrontar y una pérdida de valor frente a la depreciación del peso.

Además de la diversificación mencionada anteriormente, estos fondos cuentan con administración profesional: una gestión en donde personal experimentado y cualificado decide qué activos financieros comprar o vender. Este servicio es muy valioso ya que no todos los inversores tienen el tiempo y las herramientas para manejar su cartera inversora o investigar las mejores alternativas del mercado.

Por otro lado, es un instrumento de mucha liquidez, lo que significa que el dinero puede ser retirado en cualquier momento del fondo y depositado en la cuenta de cada inversor en cuestión de minutos. Una opción financiera que nos permite disponer del dinero cuando lo necesitemos es de mucha ayuda.

Por último, son muy accesibles: brindan la posibilidad de comprar acciones o bonos que, de manera individual, sería imposible de costear para muchos inversionistas. No hay cobro de comisiones, solo un pago por la gestión profesional que usualmente se expresa en un porcentaje anual.

Fondos FIMA en dólares

Existen tres grandes categorías de fondos FIMA en dólares o en pesos: fondos comunes de inversión “Money Market”, de renta fija, o de renta variable. Esta denominación hace referencia a en qué se está invirtiendo mayoritariamente en cada caso, siendo en plazos fijos la primera opción, en bonos la segunda y en acciones, la tercera.

En la actualidad, prácticamente todos los bancos ofrecen este servicio, incluyendo un simulador de fondo de inversión que nos deja inferir la rentabilidad concreta que generaríamos invirtiendo en cada una de las alternativas. Este comparador de fondos nos permite, si así lo deseamos, ir modificando periódicamente el fondo al que queremos destinarle nuestro dinero.

Con un ejemplo podría comprenderse mejor: si optamos por un fondo estilo Money Market y depositamos la totalidad de nuestro sueldo en él, podemos hacer retiros de dinero cuando lo necesitemos. Así, podemos ir pagando las facturas y otros gastos que tengamos. Solo con estar allí nos generará un pequeño porcentaje de ganancia a treinta días que, aunque no es elevado, está moviendo nuestro dinero y multiplicándolo sin costos ni operaciones engorrosas.

Esta es una de las principales ventajas de este tipo de inversión frente a, por ejemplo, un plazo fijo convencional. Aunque lógicamente las tasas son menores, disponemos del capital prácticamente en el acto y aún así generamos ganancias. Si no vamos a precisar la plata, optar por un plazo fijo o la compra de Lebacs es más beneficioso.

Los comparadores previamente mencionados también nos permiten conocer la evolución de los fondos FIMA, con sus respectivos precios o rendimientos. Además, podemos saber la rentabilidad acumulada total o de cada Cuotaparte –es decir, de porcentaje del fondo que poseemos– y hacer proyecciones a 1, 3, 6 o 12 meses.

Aunque casi todas las entidades bancarias tienen estos instrumentos dentro de sus servicios, los que ofrece en particular el Banco Galicia son de los más difundidos. Poseen varias opciones de FCI dependiendo los perfiles de inversión y con distintos plazos de cancelación.

Cómo ahorro en pesos

Uno de ellos es el FIMA Ahorro Pesos, que incluye principalmente Letras del Tesoro, plazos fijos, cauciones y cuentas remuneradas en moneda nacional. Es una alternativa pensada para posturas de inversión conservadoras, de poco o nulo riesgo, que tienen como horizonte de cancelación de 30 a 60 días.

Otros preferidos son los fondos Fima Premium Rendimiento, que ofrecen una alta liquidez online y poseen un rendimiento bastante similar al de un plazo fijo. Sus inversiones centrales son cuentas a la vista remuneradas y certificados de plazo fijo. Una inversión cortoplacista en pesos.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *