Conocer para invertir: el camino de Peter Lynch

Conocer para invertir: el camino de Peter Lynch

Es muy difícil resumir en pocas palabras quién es Peter Lynch, ya que es un inversor estadounidense que marcó un antes y un después en el mercado accionario con sus formas y métodos, que al día de hoy todavía se aplican. Este guía de las finanzas llevó adelante con gran éxito el fondo Magellan, de la empresa de servicios financieros Fidelity Investments, durante 13 años hasta su retiro.

Durante su gestión, Lynch generó un rendimiento anual del 30% durante los 13 años. Para dejarlo claro en números, una inversión de 10.000 dólares en el principio se hubiese transformado en 300.000 al final de su administración.

El crecimiento de las ganancias fue exponencial: se pasó de gestionar 20 empresas con un valor de 18 millones de dólares a más de 1.200 compañías con un patrimonio total de más de 15 mil millones de dólares.

Nada mal para un gestor de fondos activos y pensiones que comenzó a trabajar en la firma como pasante debido a que conocía al presidente por asistirlo en sus partidas de golf. Hace algunos años decidió retirarse y terminó su carrera con una fortuna personal de 350 millones de dólares.

Estar en los detalles

Peter Lynch se destacó por ser un hombre que estuvo atento a los detalles de las compañías en las que invertía. Asistía personalmente a las reuniones de directorio para ver con sus propios ojos lo que no figuraba en informes contables o comunicaciones públicas: el lugar de trabajo con sus detalles, los empleados y sus ánimos, al igual que las actitudes de quienes llevaban adelante la empresa y si realmente se preocupan por sus accionistas.

Su visión para los negocios se extendía hasta el mismísimo nombre con el que las empresas cotizan en la bolsa de valores. Él predecía que la acción iba a funcionar según la denominación de la empresa o el ticker que tenía. De acuerdo a su nombre, si era gracioso o atrapante, tendría muchísimo más éxito que uno más formal o estructurado.

Peter Lynch obtuvo su título universitario en el Boston College y su MBA en Administración de Empresas en la Escuela Wharton de la Universidad de Pennsylvania. Además escribió dos libros (“Batiendo a Wall Street” y “Un paso por delante de Wall Street”) acerca de sus experiencias y aprendizajes de operar en la bolsa. Allí analizó y describió lo que vivió a lo largo de su experiencia.

Los 6 tipos de empresas según Lynch

Conocer en lo que se invierte es un concepto fundamental para triunfar en el mundo de las finanzas según Peter Lynch. Por eso, de acuerdo a las características generales de las compañías que conoció en profundidad, realizó esta clasificación de los 6 tipos de empresas que existen en el mercado y en las que se puede realizar inversiones que traerán estupendas ganancias.

1) De crecimiento lento y rápido: empresas con un desarrollo actual pesado, pero que contaron con un próspero crecimiento inicial. Cuentan con un negocio estable, alta generación de caja y dividendos generosos para sus accionistas.

2) De crecimiento estable: compañías con crecimientos sólidos a largo plazo. Las clásicas compañías, con posiciones privilegiadas en su segmento de mercado, que se mantienen liderando y pueden ser un resguardo en tiempos de crisis o recesión. Son empresas maduras con productos de consumo masivo, por ejemplo de comida o higiene, que dan rentabilidad y fiabilidad.

3) De crecimiento rápido: desarrollo voraz del negocio por contexto o situación del mercado. En este caso, Lynch recomienda tener una cartera diversificada, es decir acciones en distintas compañías, debido a que el valor de las acciones de una puede detenerse o volverse lento luego de su veloz ascenso y ocasionar que se detengan las grandes ganancias de momento.

4) Cíclicas: son compañías volátiles con rendimientos que dependen muchísimo del momento que atraviesa su sector. Por ejemplo, fabricantes de vehículos automotores, materias primas o bancos. Por ejemplo, en la década de 1980, Lynch logró multiplicar por 4 veces su capital invertido en la automotriz Chrysler.

5) Recuperables: empresas que atraviesan una crisis pero que pueden salir de la misma. Es una apuesta a la recuperación. Una muestra de esto son las compañías aéreas o de transporte, que pueden sufrir un accidente o problema en alguna de sus unidades.

6) De activo oculto: el mercado deja pasar o no otorga el valor que se merece a ciertos negocios de menor tamaño, que ofrecen preciados activos que pueden ser explotados y no han sido analizados. El ejemplo de Lynch fue un complejo hotelero y de golf que adquirió y luego vendió en 3 veces su valor a una compañía cinematográfica.

Enseñanzas para invertir exitosamente

Estos son los consejos de Peter Lynch para ser un inversor que obtenga grandes ganancias de sus acciones. Surgen de un análisis del mercado y del mundo que lo rodea que se puede resumir brevemente en 9 puntos:

  • Invertir en acciones, antes que bonos u otros activos del mercado, ya que éstas tienen mayor rendimiento históricamente que otro tipo de inversiones. Si bien advierte que las propiedades pueden dar buenos rendimientos en ciertos momentos de la economía, la tendencia alcista de la bolsa es contundente y por lo tanto más efectiva.
  • Cada inversión es distinta. Se debe aprovechar las condiciones  que ofrece cada negocio: capacidad actual o potencial de crecimiento, incluso de las más pequeñas y baratas que son más desconocidas por los grandes fondos inversores.
  • El futuro es impredecible, el presente está incluido en los valores actuales de la acción y el pasado ya sucedió. Por eso es clave centrarse en el futuro que proyecta la compañía en la que se invierte, en su perspectiva de negocio.
  • Pensá en productos que gusten, servicios adquiridos por la sociedad, con amplia aceptación, que sean atractivos, casi indispensables y sean parte del consumo masivo de la población. Éstos no suelen fallar a la hora de invertir de ellos. Otorgan alta fiabilidad y, debido a su éxito, pueden ampliarse a nuevos mercados.
  • No al lujo, a los grandes edificios y lugares altamente sofisticados de trabajo. Las empresas austeras, que se enfocan en el rendimiento y no en las apariencias, no malgastan el dinero de sus accionistas y suelen tener mejores resultados.
  • Comprar cuando los directivos compren acciones de su compañía. Esta información es pública, y si lo están haciendo, es porque saben algo más sobre cómo será el curso de su propia empresa.
  • No apostar contra la Bolsa que tiene una tendencia alcista histórica, por lo que tener una visión pesimista y arriesgarse a que un precio de una acción baje drásticamente puede darte muy malos resultados.
  • Invertir en lo que el Estado venda es un consejo más aplicable a economías como las europeas o la norteamericana que a las de América Latina. Peter Lynch tuvo gran éxito con la compañía telefónica estatal de Gran Bretaña, por lo que recomienda adquirir acciones de las empresas del Estado que sean privatizadas o empiecen a cotizar en bolsa.
  • Deben ser ideas sencillas, capaces de ser explicadas fácilmente a otras personas, en las que deposites tu dinero. En este punto, Lynch coincide con el pensamiento de otro inversor referente, Warren Buffett. Cuanto más entendible sea el negocio, mejor rendirá.

Estos consejos y análisis de empresas lo llevaron a ser uno de los gestores de fondos más exitosos de la historia. Queremos que te inspires con sus enseñanzas y que empieces tu camino de éxito.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *