Crisis: Analogía de nuestro camino.

Crisis: Analogía de nuestro camino.

Hace unos días charlando con un amigo hablamos de los distintos caminos que uno recorre en la vida y hablamos que hoy nos impusieron un camino de tierra.

Entonces le pregunto, ¿Por qué decís que es un camino de tierra?

Él me contesta: “A nadie le gusta andar en camino de tierra y cuando debes ir a un lugar que sólo podes llegar a través de él, lo debes tomar aunque no sea lo que más nos guste. Porque sabes que en el camino de tierra podes tener complicaciones. Que podes pinchar un neumático, que una piedra puede dañar el parabrisa o incluso el mismo motor. O ensucias el auto, que conlleva más trabajo para cuando llegas a destino.

Lo peor de todo es que si vas en un camino de tierra y el auto se te rompe, es muy difícil que alguien te ayude. Porque por lo general nadie anda en los caminos de tierra. La mayoría prefiere circular en autopistas o en rutas muy bien señalizadas. Si, señalizadas. Una característica que no tienen los caminos de tierra.”

¿Quién no circulo por un camino de tierra?

Uno sabe que en ellos por lo general tampoco llega la señal de 3G y mucho menos la de 4G. En resumen de cuentas, tenes que arreglártela sólo y si tenes la posibilidad de ir viajando con alguien, con quien te acompaña debes formar un equipo.

Sin lugar a dudas, perderse en un camino de tierra no es la mejor de las situaciones de tránsito. Rápidamente esto me trae a la cabeza la película: “El ciudadano ilustre”. Una película protagonizada por Oscar Martinez y que en una escena se queda perdido en el medio del campo, justo cuando circulaba en un camino de tierra. Totalmente perdido junto a su acompañante tuvo que esperar un día para que lo encuentren. En ese momento, no le quedo otra opción que sobrevivir y esperar la ayuda de otro.

¿Quién no se siente perdido hoy?

A veces con todo mi conocimiento en inversiones, economía y finanzas personales me siento sin rumbo. Sin saber qué va a pasar mañana y ni pensar en fin de año. Termino aterrado pensando en saber que va a pasar con mi país y sobre todo con mi bolsillo. Esto lleva a veces a quedar paralizados en la toma de desiciones. Por esa razón, creemos junto a mi equipo que estar informados y mantenernos vivos en información permiten tener mejores posibilidades ante las grandes problemáticas macroeconómicas.

El camino de tierra lo tenemos que transitar, no nos queda otra. Lo importante es estar seguros que vamos hacía el destino que debemos ir y llegar de la mejor forma posible. Salir de la crisis y lograr inmunidad de ella es el destino de muchos. Pero pocos lo logran. Yo no creo en la inmunidad, porque no trabajo todos los días para que no me afecte la inflación. Todo lo contrario, trabajo todos los días como vos para ganarle a la inflación y lograr un crecimiento patrimonial.

No le quiero ganar solo a la inflación de nuestro país sino que le gano a la inflación de Estados Unidos.  Es decir, le gano al dólar y a la inflación que trae nuestro peso y a la inflación que tiene la divisa americana. ¿ Vos crees que se puede?

Obvio que se puede y no solamente comprando dólares, por que comprar dólares no te garantiza ganar. Simplemente te ayuda a no perder tanto. La gente que empieza a recibir nuestra suscripción comienza a cambiar ese maldito chip que le dejaron tantas crisis financieras “criollas”.  Al principio, es seguir transitando el camino de tierra, acomodarse y entender que no se puede asfaltar ese camino de la noche a la mañana y realmente no depende ni de nosotros ni de vos. Simplemente depende de que el país algún día lo maneje gente capacitada.

Circular en el camino de tierra no será fácil pero con un gps financiero sortearemos la crisis, llegaremos a destino tal vez un poco más sucios, tal vez un poco mas cansados pero con la firme convicción de que llegaremos.

¿A dónde?

Al destino soñado de todos, la independencia financiera.

Hay una fuerte cercanía entre la recomendación de inversión y la analogía.

Por esa razón hoy quiero mostrarte una oportunidad. Una inversión que puede dar que hablar los próximos meses, dado la falta de oferta a nivel mundial que habrá.

 

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *