¿Dólar o inflación? Un dilema de difícil solución

¿Dólar o inflación? Un dilema de difícil solución

Por lo pronto, la suba de la inflación va por encima de la del dólar generando una recuperación real de ingreso en pocos sectores, principalmente los exportables. Lo que no sabemos es si el aumento del dólar a posterior generará aún más inflación. Contener el dólar hoy puede generar mayor presión inflacionaria a mediano plazo.

Al escuchar la palabra “dólar”, cualquier argentino levanta la mirada y afina el oído. No por nada la intención de búsqueda con mayor volumen diario registrada en Google es “dólar hoy”. Los argentinos viven pendientes del valor de esta moneda, y configuran una parte de su vida en base a este parámetro. Vivimos en un país donde nuestra moneda cumplirá 30 años y la pérdida de confianza de los últimos años se ha acelerado de manera vertiginosa. Saber su valor en el futuro es una predicción que nos aleja a los economistas de pronósticos certeros aunque entender ciertos patrones nos puede dar una visión un poco más aproximada.

Una dinámica de ajuste que nos mostrará si el dólar está caro o barato es saber si su precio y su valor son exactamente lo mismo. El desconocimiento de saber hacia dónde va ese desequilibrio no nos permitirá ver con claridad si el dólar está caro o barato. Incluso para las autoridades monetarias argentinas. ¿Cómo saber si el dólar está barato en una economía donde los desequilibrios vienen arrastrando años de muy mala praxis monetaria? Donde no hay acuerdos políticos ni siquiera dentro de un Gobierno diezmado por las crisis creadas por sus propios integrantes, agravadas por sus opositores y mal manejada por la actual gestión. El precio de nuestra moneda carece de autoridades que resguarden el valor que le dan las instituciones .

Mientras la coalición de gobierno cruje tras el acuerdo con el FMI, las medidas para frenar a la inflación no solo son obsoletas sino que descoordinadas entre los distintos policy makers que tiene el Gobierno. Es que las diferencias entre el equipo económico no solamente son políticas sino que también teóricas.

Al ritmo que se busca dar batalla a los precios, la política cambiaria parece tener muy leves síntomas de recuperación donde la brecha aún en niveles altos oscila entre el 75%-80% los últimos días mostrando una mejora de los niveles de Diciembre cuando había sobrepasado los niveles de la Híper del 89 con un 120% de brecha. Cuando Alfonsín vivió este hecho traumático tuvo niveles del 100% de diferencia.

En el verano, en términos cambiarios estuvimos peor que en 1989 y aún así la brecha se alivió pero agravando la suba generalizada de precios que viene de un Noviembre con una inflación mensual del 2,5% bajando respecto a Octubre ha causa de los controles de precios pero que fue una receta que solo sirvió en el muy corto plazo ya que la inflación después del control de precios subió de manera abrupta en los meses más tranquilos del verano dada la estacionalidad histórica. Donde los comerciantes debieron remarcar en la temporada hasta 4 veces el valor de los bienes.

Nada más lejos de decir que estamos en una recuperación de la estabilidad cambiaria cuando el FMI propone hacer crawling peg con un gestión que financió el déficit fiscal con aumento del gasto público durante la campaña de 2021 con una emisión monetaria que replicará en los precios durante este año sumándole en una cuota menor los desequilibrios externos.

La estrategia del crawling peg es devaluar al ritmo de la inflación con el peligro de anclar el precio del dólar al ritmo de una inflación que cada vez es menos controlable como consecuencia de políticas económicas electorales cortoplacistas. Si la inflación va en aumento el dólar lo debería hacer también porque la necesidad de mantener la competitividad de la economía es imperiosa para obtener divisas mediante el comercio exterior. Por lo pronto, la suba de la inflación va por encima de la del dólar generando una recuperación real de ingreso en pocos sectores, principalmente los exportables. Lo que no sabemos es si el aumento del dólar a posterior generará aún más inflación. Contener el dólar hoy puede generar mayor presión inflacionaria a mediano plazo

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *