El acuerdo con los bonistas, el primer paso

El acuerdo con los bonistas, el primer paso

Luego de meses de diálogo, el Ministerio de Economía argentino acordó con los tres grandes grupos de bonistas extranjeros, el Grupo Ad Hoc, comandados por los fondos BlackRock, Fidelity y Ashmore, el Grupo Exchange, liderado por Monarch, y el Comité de Acreedores de la Argentina, integrado por diversos tenedores.

De esta forma, se establece una reestructuración de la deuda bajo ley extranjera y se ajustaron fechas de pago contempladas para los nuevos bonos para lograr la salida del noveno default de la historia argentina. Se formalizará antes del fin de agosto y entrará en vigor los primeros días de septiembre.

El arreglo alcanza una cifra total cercana a los 65 mil millones de dólares y, según estimaciones, llega a un valor de 54,8 dólares por cada 100 dólares adeudados. Un punto medio entre la propuesta oficial que estaba en los 53,50 dólares y la de los bonistas que pedían 56,50.

Fuente: Ministerio de Economía

Para destrabar la negociación, los acreedores aceptaron ceder y resignar el cobro de los gastos de la reestructuración, considerándolos “exclusivamente cubiertos por los tenedores de bonos”. A su vez, el Gobierno aceptó el ajuste de las cláusulas de acción colectiva, el último detalle que demoraba el cierre contrarreloj del trato en las últimas semanas.

También se contempla un adelanto en la fecha de pago de nuevos bonos, que finalmente serán el 9 de enero y el 9 de julio, en vez de marzo y septiembre. Estos nuevos instrumentos de compensación, por intereses devengados y consentimiento adicional, empezarán a amortizar en enero de 2025 y tendrán vencimiento en julio de 2029.

También se fijaron los siguientes bonos 2030 en dólares y en euros, que comenzarán a amortizar en julio de 2024 y vencerán en julio de 2030. En ese sentido, la primera cuota tendrá un monto equivalente a la mitad de cada cuota restante. Y los bonos 2038, también en contraprestación por los bonos de descuento existentes, amortizarán en julio de 2027 y vencerán en enero de 2038.

Bajo estas condiciones, Argentina prorroga los plazos en búsqueda del superávit comercial, que permita una mayor generación de dólares para pagar la deuda contraída y los flujos de la misma. Un primer paso para resolver uno de los tantos problemas que tiene en el país en materia económica. Los siguientes puntos en la agenda serán la reestructuración de la deuda local y el programa vigente con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *