El BCRA sube la tasa de interés

El BCRA sube la tasa de interés

El BCRA sube la tasa de interés por ser este uno de los requisitos del FMI. Buscan que esta tasa en pesos sea positiva.

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) analiza la primera suba en su tasa de interés luego de más de un año. La entidad conducida por Miguel Pesce es una de las pocas en mercados emergentes que no optó por subirla en pos de apaciguar los efectos de la inflación. “Por lo menos no la bajó, como Erdogan”, decían algunos, mitad en serio, mitad en broma.

Esta medida se da a partir de las recomendaciones que dio el Fondo Monetario Internacional (FMI) la semana pasada en Washington, entre las que piden que la tasa de interés se ubique en terreno positivo.

Pasivos Remunerados

Sin embargo, uno de los motivos por los que el BCRA resiste la suba es el crecimiento de los llamados “pasivos remunerados”. Es decir, el conjunto de Leliq, a su vez, primo del otrora conjunto de Lebac. Este no constituye un tema menor. La otra razón es el efecto recesivo.

Por cada punto de aumento que aplique a la tasa, el BCRA debería pagar unos $43.000 millones más. Si se subiera 18 puntos como lo pide el FMI, el costo de la deuda y las Leliq crecería a $774.000 millones anuales adicionales. Esta suma ejercería una presión inflacionaria insoportable”, explicó días atrás el analista financiero, Christian Buteler, en La Nación.

Así lo explican en GMA: “Actualmente, la recompensa esperada por un ahorrista, una vez descontada la inflación proyectada de corto plazo, es -8,6% TNA. En otras palabras, $100 colocados a tasa el día de hoy comprarían bienes por $91,4 (a precios constantes) dentro de un año dadas las expectativas de precios”.

Reducción de déficit fiscal y acumulación de reservas

Si bien durante las últimas negociaciones de Argentina con el FMI se mencionó que “hubo avances”, también se destacó que serán necesarias más discusiones antes de concretar un acuerdo sobre la deuda.

Otras de las cuestiones a las que el FMI se refirió fueron la reducción del déficit fiscal y del financiamiento monetario, junto con una acumulación de reservas y una política de tasas de interés positivas.

La suba de tasas “seguramente se analizará a la luz de la inflación de noviembre y el cambio de ritmo devaluatorio que se viene registrando. Siempre en el marco de la armonización de tasas que se llevó adelante desde el inicio de la gestión”, comunicaron fuentes del BCRA.

Más allá de que el IPC dio un (leve) respiro con un registro de 2,5%, tener una tasa de interés en pesos debajo de la tasa de devaluación tampoco es aconsejable para, por ejemplo, estimular la liquidación de la fabulosa cosecha de trigo que se terminó de levantar.

Por todas estas razones es que el BCRA sube la tasa de interés. Si bien lo venía haciendo “por debajo”, ya no es ningún secreto que es necesario contentar al FMI.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *