El bono para jubilados es necesario, pero no alcanza

El bono para jubilados es necesario, pero no alcanza

Un posible bono extra para jubilados se discutió en las últimas reuniones del Gabinete Económico. El bono para jubilados es necesario, pero no alcanza. El Gabinete Económico tendría planificado el pago de una bonificación extra para jubilados en el mes de julio. El mismo buscaría compensar el deterioro del ingreso ante la suba de precios del primer semestre.

Este es un tema prioritario que se discutió en las últimas reuniones, aunque fuentes oficiales señalaron que la decisión aún no está tomada. Por este motivo, dichas fuentes anticipan un anuncio “inminente” de la ANSES.

La bonificación, a cobrar en julio, compensaría la pérdida de poder adquisitivo frente a la inflación de la primera parte del año. El tema fue central en las últimas reuniones del Gabinete Económico. 

En tanto, se anticipó que en las próximas horas se definirá el alcance y los montos del beneficio adicional que se anunciará. En este sentido, hasta el momento, la Casa Rosada definió que el bono se pagaría durante julio, o el bimestre de julio y agosto

Desfasaje de precios

En caso de tomarse la decisión de otorgar el bono, no sería el primero de 2021: en abril y mayo de este año se otorgaron dos bonos de $1.500 cada uno para compensar el desfasaje entre las jubilaciones y los aumentos de precios. En esas ocasiones, los percibieron aquellos jubilados que cobran haberes de hasta $30.856.

Cuando en marzo se aplicó por primera vez la nueva Ley de Movilidad, el aumento fue del 8,07% contra 11,33% que había sido la inflación entre octubre y diciembre de 2020.

Jubilación más inflación

La inflación, según el último Índice de Precios al Consumidor (IPC) del INDEC, registró en mayo un alza de 3,3% y acumuló en los primeros cinco meses del año una variación de 21,5%.

A partir de la sanción de la nueva Ley de Movilidad, a fines de 2020, se otorgaron dos incrementos trimestrales a los jubilados. Dicho incremento se calcula en base a una nueva fórmula que combina recaudación y salarios: 8,07% en el primer trimestre y 12,12% en el segundo trimestre del año.

Este mes, con el aumento oficializado, la jubilación mínima pasó a ser de $23.064. Fuentes oficiales señalaron que el objetivo del Gobierno es que las jubilaciones le ganen a la inflación. “Si es necesario tomar otras medidas, como ser la de un bono extra, se hará”, afirman desde Economía.

¿Quiénes recibirán el bono?

Con respecto al alcance del beneficio, las fuentes gubernamentales consultadas anticiparon que la intención es que lo perciban todos aquellos jubilados con haberes de hasta $31.000. Es decir, todos aquellos que cobran el haber mínimo. En principio, los haberes más altos no tendrían ninguna compensación. Esto ya había sucedido con los bonos pagados en 2020 y comienzos de 2021.

Es que las personas que perciben la jubilación mínima constituyen un sector altamente vulnerable de la sociedad. Como si esto fuera poco, quedaron muy rezagados en lo que respecta a su poder adquisitivo. Es por eso que el bono para jubilados es necesario, pero no alcanza, tanto desde el punto de vista económico como humanitario.

Monto del bono

El monto del bono podría implementarse en dos pagos mensuales de entre $1.500 y $2.000. Este esquema de pagos se está evaluando en los principales despachos de la ANSES, el organismo que encabeza Fernanda Raverta. 

Desde el Gobierno recordaron las medidas que se tomaron en favor de los jubilados. Una de ellas son los medicamentos gratuitos, que en promedio pueden representar unos $3.500 por adulto mayor. También cuentan los bonos otorgados durante 2020 y 2021, como la devolución del 15% a las compras con débito.

No hay cómo alcanzar a la inflación

Según los datos oficiales del INDEC, el IPC acumuló hasta mayo una suba de 21,5% . Se estima que la inflación de junio rondará el 3,2%. Esto implica que los ingresos del sector pasivo se habrán deteriorado en un 3,5%. En ese sentido, se podría insistir con que el bono para jubilados es necesario, pero no alcanza.

El pago especial no será el único beneficio dispuesto por la Casa Rosada para los jubilados. También se acordó prorrogar por tres meses más el reintegro en compras con tarjeta de débito. Esta medida está destinada a los sectores más vulnerables, como una forma de “transferir ingresos”, o bien reducir la presión de la inflación sobre los bolsillos más flacos.

Prórroga en devolución del 15%

La titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Mercedes Marcó Del Pont, comunicó este miércoles la decisión de prorrogar la devolución del 15% del monto total de los consumos con tarjeta de débito que realicen jubilados y pensionados que cobran el haber mínimo. El beneficio alcanza también a titulares de la Asignaciones Universales por Hijo (AUH) y la Asignación Universal por Embarazo (AUE).

La herramienta, que será extendida por tres meses, consiste en un reintegro de hasta $700 mensuales por beneficiario. Contará con un monto máximo de $1.400 pesos para titulares de la AUH con dos o más hijos, de acuerdo a la actual normativa vigente y que culminaba en dos semanas.

Lo terrible de esta situación es que, incluso con todos estos aumentos y devoluciones, un jubilado o pensionado que percibe el haber mínimo apenas llega a “sobrevivir”.

Los cálculos

En estos seis primeros meses del año las jubilaciones y pensiones recibieron dos aumentos trimestrales (8,07 y 12,12% ). Estos representan un alza del 21,2%. Con una suba promedio de los precios del 3% en junio, la inflación de la primera mitad de 2021 sumará el 25,1%. Por lo tanto, representa una pérdida intersemestral del 3,1%.

Por su parte, si se analiza la suma de los haberes mes a mes, la pérdida varía según los rangos de haberes. Este hecho se debe a que en abril y mayo se pagaron bonos de hasta $1.500 para los que cobran los haberes más bajos.

De este modo, la suma de lo que los jubilados cobraron mes a mes en relación con lo que les hubiera correspondido según la inflación, resulta en una pérdida del 6,1%.

En tanto, para los que cobraron los bonos, la pérdida es del 4%. La mayor pérdida en el cálculo mes a mes versus el intersemestral se debe a que las jubilaciones aumentan cada tres meses y la inflación todos los meses.

Dado que el próximo aumento de las jubilaciones recién es en septiembre, y suponiendo una inflación mensual moderada, del 3% en julio y 3% agosto, la pérdida real jubilatoria del 3,1% a junio en los 8 meses ascendería al 8,7%. Por eso, el Gobierno otorgará uno o dos pagos extraordinarios para intentar aminorar esta pérdida real de los haberes, pero limitado a las jubilaciones más bajas.

Desde todo punto de vista, ninguna suma será suficiente para devolver a los jubilados el respeto y la dignidad de la que son despojados día a día, sin importar el color político. Los bonos son necesarios en este momento tan particular, pero nunca serán lo suficientemente reparadores.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *