El negocio más rentable hoy en Argentina

El negocio más rentable hoy en Argentina

El negocio más rentable hoy en Argentina combina diferentes tipos de cambio. El mismo permite hacer diferencias significativas, según indica el economista Alejandro Trapé. En qué consiste y por qué se puso de moda.

En las últimas semanas, los bonos en pesos ajustados por CER experimentaron crecimientos de hasta el 10% y no paran de crecer, atados a un alto riesgo de reperfilamiento.

En este complicado contexto, el BCRA se ve obligado a emitir en tasas cada vez mayores. Mientras tanto, la gente termina haciendo diferencias significativas entre esos bonos y el dólar (carry trade). Ese es el negocio más rentable de la Argentina de hoy.

¿En qué consiste el “carry trade”?

El carry trade se puede explicar como las diferencias que surgen el dólar y los bonos.

Estos bonos son títulos del Estado Nacional que cotizan según las variaciones de la inflación. Por ejemplo, el título a 2024 (TX24) se mantiene por debajo de sus máximos, pero en la última semana tuvo un avance que supera el 10%.

Al respecto, el economista Alejandro Trapé señaló que se trata de “otra rara estrategia del Banco Central”, ya que la autoridad monetaria, “emite bonos en pesos (ajustados por CER) para retirar dinero de circulación y reducir la presión inflacionaria.

Pero los ahorristas prefieren no mantenerse en esa moneda mucho tiempo, y el dinero que se emite termina por aumentar la demanda de dólares.

Efecto contraproducente

Así, el efecto termina siendo contraproducente, ya que obliga al BCRA a emitir en tasas cada vez mayores. “Mientras tanto, la gente va y viene entre esos bonos y el dólar haciendo diferencias significativas (carry trade). Ese es el negocio más rentable de la Argentina de hoy”, define el especialista.

Y agrega: “Esta maniobra gana adeptos particularmente en momentos de incertidumbre cambiaria”.

Tipo de cambio libre vs cambio fijo

Cuando se adopta un sistema de tipo de cambio libre o flotante, el valor del dólar lo determina el mercado. Es decir, las transacciones reales y financieras que Argentina realiza con el mundo (exportaciones, importaciones, entradas y salidas de capitales, turismo, intereses que se pagan y cobran, etc.). 

El BCRA no interviene en ese mercado. No compra ni vende dólares, y por eso sus reservas no se ven afectadas, están “blindadas”.

En ese escenario, el dólar puede moverse bastante. En particular, en Argentina lo hace hacia arriba. Esto favorece a los exportadores, pero complica al resto de las personas cuyos ingresos no se atan al dólar.

Por este motivo, el Gobierno opta muy a menudo por un tipo de cambio fijo, para evitar los vaivenes.

El rol del BCRA con el tipo de cambio fijo

Este otro sistema implica que el BCRA entra como un jugador más (y grande) en el mercado cambiario. En otras palabras, compra o vende dólares para que el precio (tipo de cambio) no se mueva tanto. 

Por ejemplo, si entran muchos dólares por exportaciones y presionan a la baja al tipo de cambio, el BCRA sale a comprar para equilibrar la balanza. En cambio, si salen muchos dólares por fuga de capitales y presionan a la suba al tipo de cambio, el Banco Central sale a vender, para equilibrar la balanza.

Esto es muy común en América Latina, a tal punto que ha dado origen a un concepto propio de la región: el “miedo a flotar”. Dicho de otro modo, el miedo de los gobiernos a dejar el tipo de cambio libre.

Desventajas del tipo de cambio fijo

Este segundo sistema no es mágico. Si bien estabiliza al dólar, solo puede ser sostenido si el BCRA tiene reservas

Si no las tiene o tiene muy pocas, tarde o temprano deberá abandonarlo (ya no tiene espalda para compensar los faltantes) y pasarse a uno libre. Cuando lo hace, generalmente se observa una subida importante del tipo de cambio o “devaluación”.

De cepos y mercados paralelos 

Cuando el gobierno tiene un sistema de tipo de cambio fijo y pone cepos, es porque quiere blindar sus reservas, porque le quedan pocas. Es decir, es temeroso a “flotar”, pero quiere seguir teniendo un tipo de cambio fijo y no perder sus reservas.

Entonces, le prohibe a la gente comprar dólares, ya sea para importar, para guardar debajo del colchón o para irse de viaje. 

No es posible tener ambos sistemas a la vez

Así, los cepos buscan “blindar” las reservas. En definitiva, el gobierno quiere tener al mismo tiempo las bondades de ambos sistemas: tipo de cambio estable y reservas blindadas.

En estos momentos, el sistema de tipo de cambio fijo pierde su sentido y solo lo tienen los tipos de cambio paralelos

Sin embargo, ambas bondades no pueden conciliarse (de lo contrario, todos los países del mundo lo harían de esa forma).

Entonces, en este formato híbrido el tipo de cambio oficial (es decir, el fijo), va dejando de existir. Y a medida que se multiplican los cepos, el tipo de cambio oficial pierde más y más sentido. Solo existen los paralelos, que son los que mandan (blue, MEP, cable y CCL).

Cuando el tipo de cambio fijo pierde todo sentido

Llegada esta situación, el sistema se transforma solo, lo quiera el gobierno o no. El sistema de tipo de cambio fijo pierde su sentido y solo lo tienen los tipos de cambio paralelos, que son libres.

Va muriendo el componente fijo y revive el componente libre. En su afán de atar de manos y pies a la gente, solo la desplaza hacia los mercados paralelos y el dólar oficial queda allí obsoleto, inexistente. 

Después de todo, ya casi ninguna operación se hace con él, salvo las exportaciones, cada vez menores (los ganadores de un sistema genuinamente libre ya no ganan).

El tipo de cambio libre en pleno auge

Esto está pasando en Argentina actualmente: cepos en aumento, tipo de cambio oficial que ya casi no se usa y tipos de cambios paralelos libres al alza. Eso es precisamente lo que ocurre cuando se abandona un tipo de cambio fijo y se libera el mercado.

De este modo, podemos afirmar que el carry trade es el negocio más rentable hoy en Argentina. La combinación de tipos de cambios fijo y libre permite un margen de juego interesante en épocas de severos cepos.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *