El oro es nuevamente el protagonista

El oro es nuevamente el protagonista

El oro es nuevamente el protagonista. Su precio volvió a tocar máximos históricos por el conflicto Rusia-Ucrania. Expertos opinan si es momento o no de comprar activos vinculados.

El precio del oro marca récords en el marco del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, un hecho que demuestra que los inversores siempre buscan activos de refugio en este contexto de inestabilidad mundial.

En concreto, el martes 8 de marzo el precio de este metal llegó a escalar hasta casi 4% para tocar una cotización máxima de USD 2.076. De este modo, supera el nivel más elevado alcanzado desde el 3 de agosto del 2020, cuando llegó a los USD 1.967. Cabe recordar que en todo 2022 el valor del oro avanza alrededor de 14%.

En un escenario internacional tormentoso entre tensiones varias con Europa y Estados Unidos por las sanciones económicas, los inversores suman preocupaciones y buscan refugios en activos conservadores. Sobre todo, en momentos en los que en el mundo la inflación se torna muy alta y los bancos centrales buscan instrumentos para contener el alza de los precios, como, por ejemplo, la suba de tasas de interés.

En consecuencia, también los activos bursátiles vinculados al metal muestran subas muy amplias, como es el índice (ETF) de oro, que cotiza en Wall Street. En lo que va de marzo, este índice suma un alza que supera el 7%, y que en el corriente año arrastra una escalada de 12%.

Motivos de la suba del oro

“El ETF del oro (GLD) se encuentra en un récord histórico de USD 191,5, superando el nivel de USD 185 que tocó en 2020. Es claro que el oro está considerado como una forma de resguardo. Se utiliza macroeconómicamente como refugio frente a la inflación”, sostiene Pablo Arriazu, de Carbon Divest.

También, afirma este experto que, en términos psicológicos este metal sirve de resguardo contra el pánico mundial por el enfrentamiento entre Rusia y Ucrania.

Según Arriazu, durante los últimos 4.000 años esta materia prima ha preservado su poder adquisitivo. Desde los registros de valor que tenía el oro cuando lo usaban los faraones como ornamentos en las vestimentas hasta la actualidad. Y esto no es poca cosa.

El oro es nuevamente el protagonista

En líneas generales, ante la enorme volatilidad geopolítica que existe por el conflicto en Ucrania los analistas consideran que se deben tener posiciones conservadoras.

En este momento estamos recomendando que se baje la exposición en todos los mercados de commodities, con excepción de ciertas empresas del agro, como BIOX”, señala Mauro Mazza, de Bull Market.

En cuanto al alza del oro, acota: “Responde a un tema de geopolítica pero también a la expectativa de suba de tasas. Tanto el shock de oferta global afectando a la inflación como el riesgo de una recesión ayudan a la cotización”.

El rol de la Reserva Federal

Más allá de este tema, este analista considera que la Fed “se verá obligada a destruir la demanda”. Para este analista, esto implica que la tasa de interés seguirá aumentando independientemente de que se produzca una recesión.

Por lo tanto, las consecuencias de la decisión de la Reserva Federal pueden implicar que “no se desarme la posición de la cartera de activos como se esperaba. Es decir, Rusia generó que la Fed quisiera aumentar la tasa. Pero sin la posibilidad de desarme de cartera de activos ante el riesgo de iliquidez sistémica. Todo esto apoyó las fuertes subas de los precios del oro”, concluye Mazza.

En tanto, Santiago Abdala, de PPI, sostiene: “El oro ha funcionado históricamente como un elemento de diversificación en las carteras de los clientes. Suele asociarse a un tipo de activo que sube cuando aumenta la aversión al riesgo”.

¿Es momento de invertir en oro?

A la hora de recomendar invertir o no en oro en estos momentos, los analistas vuelcan más sus posiciones a mantener apostando por este metal.

Abdala señala que quienes compran oro como refugio de valor suelen tenerlo en sus carteras como un instrumento de diversificación de riesgo.

“Si el alza de los precios de los commodities fuera a mantenerse por algún tiempo, como parecería que va a ser en la actualidad, ante el escenario de conflicto bélico y de inflación global, sería bueno tener oro en las carteras para participar de esa suba”, recomienda Abdala.

Para Gustavo Neffa, de Research for Traders (RfT), nuestra opinión es favorable respecto a la compra de oro. Nos gusta mucho el ETF de este metal, que incluye a unas 50 compañías del sector. Creo que se debe tener oro, y también plata, a la que vemos muy atrasada en su precio. El oro es conservador y reserva de valor”, enfatiza. 

Del mismo modo, Arriazu considera que el oro tiene posibilidades de seguir subiendo, pero alerta: “Puede hacer un descanso en su escalada en los USD 194 para el ETF (GLD). Pero tiene margen para la suba posterior, porque el conflicto aún no entró en una fase más caótica. Por eso, los inversores están desarmando posiciones para ir a este tipo de activos de resguardo”.

Por el lado de Mazza, no es tan optimista al afirmar que “no estamos recomendando posicionamiento nuevo en oro. Y, a los que tienen este metal en su poder, les recomendaría que comiencen a bajarlo lentamente”.

Cómo comprar oro en Argentina

En el país, la compra de oro físico está bastante limitada por el cepo cambiario y otras restricciones. De todos modos, se puede acceder a este metal a través de activos financieros que replican su cotización. Es decir, índices (ETF) y certificados de depósitos argentinos (CEDEAR), que representan partes de acciones de empresas que cotizan en Wall Street.

Desde la Bolsa de Comercio, a través del mercado de los CEDEAR se puede invertir en algunas firmas del sector, como por ejemplo Barrick Gold.

Solo se requiere tener una cuenta comitente en una Sociedad de Bolsa, fondos respaldatorios y una cuenta bancaria para realizar las transferencias del dinero.

Cabe destacar que la compra y venta se realiza contra pesos, por lo cual al momento están ajenas a las normativas cambiarias vigentes.

Las ventajas de operar con CEDEAR son que permiten cubrirse con una inversión dolarizada que sigue a una moneda dura y las cotizaciones de empresas que facturan en dicha divisa.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *