El primer desafío de Biden como presidente

El primer desafío de Biden como presidente

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, aseguró el sábado durante su primer discurso, que es necesario “restaurar la columna vertebral” del país entero; manteniendo el foco principal en la clase media y trabajadora. Su objetivo, según expresó él mismo en su alocución, es generar la “mayor coalición jamás vista”. Conozcamos el primer desafío de Biden como presidente de la casa blanca.

El primer desafío de Biden como presidente

En ese sentido, Bien tendrá el desafío de alcanzar un consenso con el sector más progresista de su partido y de los republicanos. Esto representaría una traba a la hora de pensar en el paquete de leyes que planea Biden para los primeros meses de su presidencia.

El centro de su plan económico involucra aumentar el impuesto de sociedades del 21% que hay hoy en día, al 28%. Además, doblar la tasa sobre los ingresos de empresas estadounidenses con filiales extranjeras; pasando del 10,5% al 21% y otra serie de medidas que involucran una recaudación tributaria mayor para poder soportar una segunda oleada de COVID-19. Como se ha visto, en Europa ya empezó a surtir efecto, y el invierno es uno de los puntos que complica la situación.

Conciliar las voluntades de los dos partidos de EEUU

La agenda de Joe Biden junto a su vicepresidenta, Kamala Harris, enfrenta la ardua tarea conciliar las voluntades de los dos partidos principales de EEUU. A pesar de la recuperación de escaños en la cámara alta, el partido demócrata no alcanza las 60 bancas necesarias para una plena mayoría en el Senado. Esto hace que las medidas pensadas para grandes estímulos fiscales se vean, cuanto menos, entorpecidas por la contraparte republicana.

Aun así, para realizar un censo completo del Senado de los Estados Unidos, habrá que esperar al próximo 5 de enero, cuando se realice la segunda vuelta para las bancas restantes para senadores por el Estado de Georgia. Sin embargo, los senadores republicanos llevan la delantera en la tendencia y visto además desde un punto de vista histórico.

Objetivos fiscales de los demócratas

El objetivo fiscal de los demócratas es recaudar 2,7 billones de dólares durante los próximos 10 años; para rehacer un esquema de la distribución del gasto público y tratar de no provocar una curva de crecimiento económico en “K”. Esta forma de curva indica que mientras los más ricos continúan creciendo, existe una porción de la población que continuará perdiendo poder adquisitivo.

Basado en el apalancamiento público, que hoy alcanza casi un 135% del PBI del país, los demócratas especulan con agrandar la deuda un poco más, hasta alcanzar los 8 billones de dólares; apuntalando la deuda principalmente en la ampliación del sistema de salud que impulsó el expresidente Barack Obama, mejor conocido como Obamacare (sistema que fue criticado duramente por Trump durante su gestión).

La prioridad del Senado

El acuerdo que necesita Biden con los republicanos también requiere un punto de consenso a través del llamado “Green New Deal”.  Este buscaría potenciar la economía de energías renovables y sustentabilidad ambiental, y que costaría alrededor de 2 billones de dólares, pero que en el largo plazo apunta a establecer un estímulo que sería un 50% mayor que ello.

Sin embargo, la primera prioridad es poder conseguir cierta paz en el Senado, que sin contar con mayoría republicana, mantiene las aguas divididas con ninguno de los dos partidos haciéndose con el control de la cámara alta. Dependerá del tacto de Biden para poder congeniar con los senadores más progresistas y alcanzar un acuerdo que le permita mejor gobernabilidad por los próximos 4 años.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *