Elecciones EEUU 2020: El debate presidencial

Elecciones EEUU 2020: El debate presidencial

Los dos candidatos a ocupar el Salón Oval de la Casa Blanca ofrecieron un debate más ameno y mucho más cuidado de lo que se vio hace unas semanas atrás pre – lecciones EEUU 2020. En aquel debate se vieron interrupciones, acusaciones y un tono mucho más agresivo. Tanto el actual presidente, Donald Trump, como su contrincante demócrata, Joe Biden, se inclinaron por cuidar las formas en el segundo y último debate presidencial de cara a las elecciones del 3 de noviembre.

Elecciones EEUU 2020: La hora del debate

En la hora y media de debate que se dio en la Universidad de Belmont, en Nashville, Tennessee se abordaron muchísimas cuestiones propuestas por Kristen Welker, la periodista de NBC encargada de moderar a ambos candidatos, que ofrecieron perspectivas totalmente distintas de lo que harían durante los próximos 4 años si fuesen electos.

La más notoria, al menos durante este año en particular, fue la gestión de la pandemia, que lleva un conteo de más de 225.000 estadounidenses muertos a causa del COVID-19. Trump insiste que el coronavirus desaparecerá mientras que Biden aseguró que el actual cauce de las cosas los llevará a  “un invierno oscuro”. El demócrata remarcó que “cualquiera que sea responsable de tantas muertes no debería seguir siendo presidente”.

Aún así, Trump defendió su gestión de la pandemia y afirmó que la vacuna estaría lista en unas semanas, pese a que no pudo garantizar su salida ni el alcance de la vacuna. En este sentido, su discurso se mantuvo igual que en el anterior debate, asegurando que no se puede “mantener el país cerrado”.

Fuente: CNN

Estimulo Fiscal: el tema principal del debate

Acto seguido, el tema fueron las negociaciones, que parecen interminables, sobre el estímulo fiscal. Con Biden acusando al partido republicano de estar bloqueando las medidas propuestas en el congreso para poder seguir en vías de la recuperación económica y evitar una caída mayor del PBI en Estados Unidos. Trump por su parte, en consonancia con el líder del bloque republicano en el senado, aseguró que apoyarían medidas siempre y cuando no alcancen el costo propuesto por los demócratas, de casi 2 billones de dólares.

En este punto, el candidato presidencial demócrata sacó a relucir nuevamente la información publicada por el New York Times, en las que se indica que Donald Trump solo pagó 750 dólares en impuestos federales entre 2016 y 2017 mientras que mantiene paralelamente una “cuenta bancaria secreta en China”. Biden reforzó esta idea asegurando que él publicó todas sus declaraciones de impuestos durante los últimos 22 años y desafió de nuevo al actual presidente a presentar las propias. “¿Qué estás ocultando?”, lo increpó.

Trump afirmó que en sus balances contables “pagó por adelantado decenas de millones de dólares” en impuestos. Aseguró además que tiene muchas cuentas en todo el mundo por la propia fortuna, de más de 10.000 millones de dólares. Sin embargo, dijo que se pondría a disposición para presentar todos los papeles necesarios, aunque no aclaró el por qué no lo hizo antes.

Las políticas de los candidatos presidenciales respecto a China

Siguiendo con la agenda y al margen de las acusaciones personales, que fueron mucho menos que en el anterior debate, Biden no aclaró exactamente cuál sería su política económica con respecto a China, la segunda economía del mundo aunque estableció que haría que China se maneje como el resto del mundo y “acate las reglas del mercado”.

“Somos el 25% de la economía mundial. Necesitamos tener al resto de nuestros amigos con nosotros diciéndole a China: Estas son las reglas. Juegas con ellas o vas a pagar las consecuencias”, declaró Biden. Y en ese mismo tono dijo que se va a encargar de que las empresas norteamericanas que operan en China no cedan su propiedad intelectual ni el control de sus patentes a compañías locales.

Por su parte, Trump se jactó de los múltiples logros de su política de “mano dura” con China, incluidos aranceles del 25% impuestos sobre productos como el acero. Según el actual presidente, “estaban matando a nuestra industria”, se justificó. Y remarcó el pago de 28.000 millones de dólares en subsidios al sector agrícola porque el gobierno chino estaba “llevándose su dinero”. Aún así, Biden aclaró que estos subsidios provinieron de los contribuyentes estadounidenses y no de China.

Oportunidades de inversión abiertas a las elecciones

Con pocos días en vista de cara a conocerse el resultado de las elecciones, la carrera hacia la Casa Blanca está muy peleada. El candidato demócrata lidera las encuestas por un amplio margen, pero en la memoria colectiva está la remontada de Trump de hace 4 años, que hace que nadie se confíe de quién será el próximo presidente de Estados Unidos.

Lo cierto de toda esta cuestión es que no importa quién gane, habrá sectores que se beneficien con Biden y sectores que se beneficiarán con una reelección de Trump y hubo algunos guiños de un lado y otro. El actual presidente se inclinó hacia la industria pesada de los Estados Unidos mientras que su contrincante va por las energías renovables. Enterate de quiénes van a ganar en nuestro informe especial haciendo click acá

 

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *