¿Es factible que el dólar colapse?

¿Es factible que el dólar colapse?

¿Es factible que el dólar colapse ? Si bien los argentinos seguimos fascinados con la moneda estadounidense, hay países que no piensan igual. ¿Cuáles son las proyecciones del dólar a nivel mundial? ¿En qué casos la moneda norteamericana podría tambalear?

Más allá de los vaivenes del dólar blue en nuestro país, el resto del mundo no quiere dólares. Así y todo, el dólar todavía se mantiene como moneda de reserva.

Desde el lanzamiento de la flexibilización cuantitativa (Quantitative Easing en Inglés), muchos inversores preocupados se preguntan si es factible que el dólar colapse. Podría parecer superficialmente plausible, pero una crisis monetaria en los Estados Unidos es poco probable.

Sin embargo, uno de los pronósticos más llamativos fue el de los estrategas de Citigroup. Estos predijeron en noviembre pasado una caída potencial del dólar de hasta un 20%.

Los analistas de Goldman Sachs, a su vez, advirtieron a comienzos de año que “hay varios factores de riesgo que pueden pesar sobre la moneda en 2021 y que requieren la depreciación del dólar. Estos son una combinación de rendimientos reales negativos de Estados Unidos, altas valoraciones de los activos estadounidenses y un déficit en cuenta corriente”.

Desde el equipo de Goldman señalaron que la depreciación del dólar continuará en 2021.La dinámica de la liquidez y las noticias sobre el virus pueden influir en la debilidad del dólar. No necesariamente en la tendencia bajista a mediano plazo”, agregan.

Razones por las que las monedas colapsan

La historia está llena de colapsos repentinos de monedas, y nuestro país sabe mucho de este tema. Argentina, Hungría, Ucrania, Islandia, Venezuela, Zimbabwe y Alemania han experimentado terribles crisis monetarias desde 1900. Pero, ¿el dólar también podría desplomarse?

La raíz de cualquier colapso se debe a la falta de fe en la estabilidad o utilidad del dinero como reserva eficaz de valor o medio de intercambio. Cuando los usuarios dejan de creer que una moneda es útil, esa moneda está en problemas. Esto puede suceder por valoraciones incorrectas, bajo crecimiento crónico o inflación.

Fortalezas del dólar estadounidense

Desde el Acuerdo de Bretton Woods en 1944, otros Gobiernos importantes y bancos centrales han confiado en el dólar estadounidense para respaldar el valor de sus propias monedas. Por su condición de moneda de reserva, el dólar recibe legitimidad adicional a los ojos de los usuarios nacionales. También influyen los operadores y los participantes en transacciones internacionales.

Sin embargo, aunque el dólar estadounidense es la más prevalente, no es la única moneda de reserva en el mundo. En octubre de 2016, el FMI aprobó otras cuatro monedas de reserva: el euro, la libra esterlina británica, el yen japonés y el yuan chino. Es importante que el dólar tenga competidores como moneda de reserva internacional. Esto crea una alternativa teórica para el resto del mundo. Esto es, en caso de que las autoridades estadounidenses lleven al dólar por un camino perjudicial.

Por último, la economía estadounidense sigue siendo la economía más grande e importante del mundo. A pesar de que el crecimiento se ha desacelerado significativamente desde 2001, esta sigue superando regularmente a sus pares en Europa y Japón. El dólar está respaldado por la productividad de los trabajadores estadounidenses. Al menos, mientras estos trabajadores sigan utilizando el dólar casi exclusivamente.

Debilidades del dólar estadounidense

La debilidad fundamental del dólar estadounidense reside en que solo es valioso a través del fiat gubernamental (es decir, el dinero por decreto, que proviene de su declaración por parte del Estado como tal). Esta debilidad es compartida por todas las demás principales monedas del mundo. Es algo que se percibe como normal en la era moderna. Sin embargo, en la década de los 70 se consideraba una propuesta algo radical. Sin un estándar de divisas basado en materias primas (como el oro), la preocupación es que los Gobiernos impriman demasiado dinero con fines políticos o para llevar a cabo guerras.

De hecho, una de las razones por las que se formó el FMI fue para supervisar a la Reserva Federal y su compromiso con Bretton Woods. Hoy, el FMI utiliza las otras reservas como disciplina en la actividad de la Fed.

Si los Gobiernos o inversores extranjeros decidieran alejarse del dólar estadounidense en masa, la avalancha de posiciones cortas podría perjudicar significativamente a cualquiera con activos en dólares.

Si la Reserva Federal crea dinero y el Gobierno de Estados Unidos asume y monetiza la deuda más rápido de lo que la economía estadounidense crece, el valor futuro de la moneda podría caer en términos absolutos.

Afortunadamente para los Estados Unidos, prácticamente todas las monedas alternativas están respaldadas por políticas económicas similares. Incluso si el dólar flaquea en términos absolutos, todavía puede ser más fuerte a nivel mundial. Esto se debe a su fortaleza en relación con las alternativas.

Entonces, ¿es factible que el dólar colapse?

Hay algunos escenarios plausibles que podrían causar una crisis repentina para el dólar. La más realista es la doble amenaza de una inflación y deuda altas. En ese escenario, el aumento de los precios al consumidor obliga a la Reserva Federal a subir bruscamente las tasas de interés.

Gran parte de la deuda nacional se compone de instrumentos a corto plazo. Por este motivo, un aumento de las tasas actuaría como una hipoteca a plazo ajustable. Si el Gobierno estadounidense luchara por pagar sus intereses, los acreedores extranjeros podrían deshacerse del dólar. De esta manera, desencadenarían un colapso.

Si Estados Unidos entrara en una fuerte recesión o depresión sin arrastrar al resto del mundo con ella, los usuarios podrían dejar el dólar. Otra opción involucraría a países como China o una Alemania posterior a la Unión Europea. Estas naciones podría restablecer un estándar basado en materias primas y monopolizar el espacio de la moneda de reserva. Sin embargo, incluso en estos posibles escenarios, no habría necesidad de que el dólar colapsara.

El desplome del dólar sigue siendo altamente improbable. De las condiciones anteriormente mencionadas necesarias para forzar un colapso, solo la perspectiva de una inflación más alta parece razonable. Los exportadores extranjeros como China y Japón no quieren un colapso del dólar porque Estados Unidos es un cliente demasiado importante. E incluso si Estados Unidos tuviera que renegociar o incumplir algunas obligaciones de deuda, hay pocas pruebas de que el mundo permita que el dólar colapse y se arriesgue a un posible contagio.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *