Finalmente, hay principio de acuerdo con el FMI

Finalmente, hay principio de acuerdo con el FMI

Finalmente, hay principio de acuerdo con el FMI. El programa, avalado por Estados Unidos, fue tratado hoy durante una reunión extraordinaria en Washington. Prevé que el déficit fiscal llegue a 0 en 2025. El Gobierno dice que no habrá ajuste ni reformas estructurales

Un gesto político de Joseph Biden solicitado por Alberto Fernández hace un mes destrabó la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En una reunión de directorio fuera de agenda el día de hoy, se avaló el borrador del programa económico y financiero que Kristalina Georgieva y su staff acordaron con Martín Guzmán y sus asesores. Esto se da tras una larga batalla que se dirimió cuando faltaban pocas horas para que Argentina cayera en default.

Dos funcionarios de mucha confianza del Presidente se reunieron con Jake Sullivan, asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, para pedir que Biden aplacara las exigencias técnicas de la Secretaría del Tesoro respecto al plan que presentó Guzmán.

De este modo, habría posibilidad de lograr la refinanciación de los 44.000 millones de dólares que contrajo la administración de Mauricio Macri en épocas de Donald Trump.

El exitoso “empujón” de Estados Unidos

El movimiento diplomático fue exitoso y Sullivan logró que Janet Yellen, secretaria del Tesoro, tuviera una mirada más contemplativasobre la propuesta técnica formulada por la Casa Rosada al FMI para obtener un crédito de Facilidades Extendidas.

Yellen aceptó un plan que estaría a la medida de las pretensiones políticas de Alberto Fernández. En ese programa figuran los siguientes aspectos:

Déficit fiscal

El FMI logró que Argentina aceptara la meta de déficit cero en 2025, y admitió que en 2022 sea de 2.5 de Producto Bruto Interno (PBI). El ajuste fiscal lento permitiría evitar que frenara la reactivación de los últimos meses.

Reformas estructurales

No están previstas para los próximos años. Fue una exigencia del jefe de Estado a Georgieva, que finalmente aceptó. En este contexto, la reforma laboral y la reforma tributaria (por citar dos casos obvios) quedaron postergadas en el tiempo.

Cronograma de Desembolsos

Son voluminosos en los primeros años y respetan una lógica política vinculada a la campaña electoral de 2023.

Marco Macroeconómico

No plantea profundas exigencias respecto a la emisión monetaria, el tipo de cambio y las reservas del Banco Central.

Agendas y diálogos cruzados entre bambalinas

Antes de llegar a este principio de acuerdo, Alberto Fernández lideró una agenda política que multiplicó las reuniones en la Casa Rosada y sus contactos vía celular con Europa y Estados Unidos.

Georgieva dialogó con Guzmán y con un secretario de Estado que prefiere permanecer en las sombras. Asimismo, el embajador Jorge Arguello no dejó llamada sin hacer a la Casa Blanca y al Departamento de Estado.

Mientras tanto, el ministro de Economía y Sergio Chodos (representante de Argentina en el Fondo) protagonizaban múltiples reuniones con sus asesores y con el staff que responde a las órdenes de Kristalina Georgieva.

El acuerdo es necesario

“Sin acuerdo, no teníamos horizonte de futuro. Con este acuerdo, podemos ordenar el presente y construir un futuro”, expresó el mandatario argentino en un mensaje audiovisual difundido a través de los canales oficiales. 

Este acuerdo llega tras meses de intensas negociaciones, marcadas por la necesidad del Gobierno de extender los plazos de pago. Esto se da en medio del complicado escenario económico que el país arrastra desde hace cuatro años. Es decir, menguadas reservas en el Banco Central, alta inflación, una acelerada devaluación y el convencimiento del Ejecutivo de lograr un acuerdo que no conlleve ajustes que lastren el crecimiento.

“Este entendimiento prevé sostener la recuperación económica ya iniciada. Prevé que no habrá caída del gasto real y sí un aumento en la inversión de obra pública del gobierno nacional. Tampoco dispone saltos devaluatorios”, añadió el Presidente.

Crédito del FMI de 2018

El FMI concedió a Argentina en 2018, durante el gobierno del liberal Mauricio Macri (2015-19), un crédito por 57.000 millones de dólares en medio de una crisis monetaria. A través de este crédito. El país recibió unos 44.000 millones, ya que Fernández renunció a los tramos pendientes cuando asumió en diciembre de 2019.

En 2020, tras reestructurar unos 66.000 millones de dólares de deuda con acreedores privados internacionales, el Gobierno comenzó negociaciones con el FMI para reemplazar el acuerdo stand-by de 2018. Estas eran, básicamente, por un acuerdo de facilidades extendidas que prorrogara plazos de pago. 

Finalmente, hay principio de acuerdo con el FMI

La deuda externa mantiene en vilo a Argentina desde 2001, cuando el Gobierno se declaró en cesación de pagos. Luego de una reestructura de la deuda en los años siguientes, queda ahora un resto de deuda con los “fondos buitre”. Esta dificulta la reinserción financiera internacional del país.

Veremos qué depara el futuro con este principio de acuerdo. Sea como fuere, algún tipo de acuerdo con el FMI es imperante, como así también lo es una política económica sólida y con fundamentos.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *