G20: Argentina, el país de las oportunidades perdidas. ¿Esta vez también?

G20: Argentina, el país de las oportunidades perdidas. ¿Esta vez también?

Nuestra historia.

 

Siempre hemos paseado por la vidriera de las oportunidades como país y las hemos desaprovechado y en gran medida por incapacidad política para administrarlas. Esta vez nuevamente estamos delante de ella con un G20 que nos pone en la mirada del mundo¿Tendremos la valentía de aceptar lo que el mundo nos pide para transformar esa oportunidad en una realidad?

Hoy el mundo nos pide sensatez y seguridad jurídica, que realmente no es mucho pero para nosotros sí lo es. Lamentablemente tenemos amnesia selectiva, nos olvidamos de la ciclotimia crónica que tenemos y que cuando cambia un gobierno cambian las políticas de Estado. Que confundimos ideología y pasión con gestión, políticas publicas y relaciones internacionales. Una mezcla que bastante confunde al mundo y muy mal nos ha hecho.

Argentina debe mostrar reglas claras, no solamente puertas afuera sino puertas adentro. Nuestro país ha tenido diversas situaciones en las cuales ha desaprobado, casi siempre desde lo económico. Una macroeconomia que incumple promesas y que rompe acuerdos es una economía ciclotimica que genera vicios perversos en muchos aspectos y uno de ellos es el de la falta de confianza no solo de nosotros mismos sino que también del mundo.

Hemos procesado como sociedad esas promesas rotas que provienen mayoritariamente de la economía, como el endeudamiento excesivo, la falta de compromiso y la irracionalidad transformándolos en algo natural por eso mismo vivimos en un país anormal como normal.

La oportunidad de un rol:

El rol de Mauricio Macri en la región lo sorprende en un momento ideal como una figura sensata ya que en Latinoamérica existe un vacío de poder. En Brasil apareció Bolsonaro, lejano a la cordura que se pide; y en Mexico un Lopez y Obrador que aún debe verse cuan populista será viendo que tejió relaciones con Venezuela antes de tomar posesión y que tomará un rol poco amistoso hacía la globalización.

El problema de Macri no esta afuera, esta adentro. Porque su política exterior con o sin simpatía, con o sin aciertos ha sido medianamente prolija y ha logrado avances a pesar de que Argentina tenía graves problemas para insertarse en un mundo que cambia permanentemente y que Argentina cada vez que cambia es para ponerse en la vereda opuesta que cambia el mundo.

Argentina esta en la obligación coyuntural de tomar el rol de país líder aún con sus dificultades internas, dado que se presenta esta inmensa oportunidad, un liderazgo que hace tiempo nos opaca Brasil. Un Macri generando alianzas a nivel global le permitirá insertar a la Argentina no solo desde el slogan sino desde lo productivo.

Es por ello que para la irracionalidad y las promesas incumplidas no hay lugar en esta nueva Argentina que tanto nos cuesta construir.

Argentina, para el mundo esta rindiendo un examen:

El de dejar de ser un país impredecible.

Mariano De Rosa.

Fundador Más Inversiones.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *