¿Hasta cuándo se podrá comprar bitcoins?

¿Hasta cuándo se podrá comprar bitcoins?

Una de las características del Bitcoin (BTC) es que es finito porque, a diferencias de las monedas físicas, no se puede crear más. Si comparamos esta cripto con un activo de inversión, encontramos paralelismos con el oro. Por ejemplo, es imposible crear oro y la única forma de obtenerlo es a través de la extracción minera. Eso nos hace suponer que, por más grandes que sean los yacimientos auríferos en el mundo, eventualmente se acabará. Con esta analogía, es fácil comprender por qué afirman que, en algún momento, no se podrá comprar bitcoins nuevos.

La escasez del BTC

Cuando se creó el Bitcoin, lo programaron desde el código fuente para producir un número limitado de monedas.  A diferencia del oro, sí sabemos cuál es la cantidad exacta de BTC que se podrá extraer: 21 millones de bitcoins. Además, para febrero de este año ya se han minado casi 19 millones de bitcoins, lo que quiere decir que aún faltan alrededor de dos millones por entrar en circulación.

Aunque no se espera que se mine el último BTC sino hasta dentro de más de 100 años, la realidad es que cada vez se extraerán menos monedas porque la tasa de producción se reduce a la mitad cada cuatro años. Este es el proceso conocido como halving.

Para comprender cómo funciona el halving, es importante saber cómo se extraen los BTC. Comencemos por explicar que esas monedas están “almacenadas” en bloques. Un bloque en la red blockchain de bitcoin es un archivo que almacena transacciones de bitcoin por valor de 1 MB.

A medida que ocurren más transacciones, la cantidad de bloques que almacenan datos en estos intercambio también aumenta. Por consiguiente, la cadena de bloques de bitcoin aumenta de tamaño. Al 13 de diciembre de 2020, el tamaño de la cadena de bloques de bitcoin era de 308 gigabytes (GB), frente a solo 4,52 GB en diciembre de 2012.

Ahora el halving. Por cada 210.000 de esos bloques extraídos, la recompensa por extraer un bloque se reduce a la mitad. O sea, cuando se extrajeron los primeros 210.000 bloques en los días de inicio del bitcoin, la recompensa fue de 50 BTC por bloque. A medida que se extrajeron más bloques y se pusieron en circulación más bitcoins, ocurrió el primer halving en 2012 y recompensa se redujo a la mitad, es decir a 25 BTC.

Para 2016, se extrajo el segundo conjunto de 210.000 bloques y la recompensa se redujo a 12,5 BTC. La última reducción a la mitad se produjo en mayo de 2020, tras la finalización de 630.000 bloques (el tercer conjunto de 210.000), y la recompensa que ganarán los mineros ahora es de 6.25 BTC por bloque.

Consecuencias del halving sobre el precio

Cuando ocurre un halving, siempre el precio del BTC tiende a incrementarse debido a que la minería se complica y aumenta de valor. Eso sí, las subas no se producen enseguida, sino con el transcurrir de los meses, en concreto, poco más de tres meses después.

Sin embargo, la tercera reducción ocurrió en un contexto muy particular: el mundo estaba comenzando las restricciones y crisis económica asociadas a la pandemia por COVID-19. Procurando proteger sus finanzas de una posible inflación, instituciones y empresas entraron de lleno al mercado de criptomonedas. Si antes los que se dedicaban a comprar bitcoins era inversores menores, de pronto la demanda de esta cripto sobrepasó lo que los mineros podían producir. Esto disparó el precio a unos niveles sin precedentes durante el 2020, y otros elementos empujaron el valor más allá de USD 60.000 por BTC.

Por supuesto, después de un incremento tan salvaje, el valor del BTC alcanzó cierto punto de equilibro y actualmente ronda los USD 58.000. Si consideramos que aún falta mucho tiempo para que se termine de minar el BTC, el tiempo de no poder comprar estas monedas todavía está algo lejano.

Cambio en las reglas del juego

Uno de los argumentos que es esgrimen los críticos del BTC, es que hay una diferencia fundamental respecto al oro. Realmente no hay de dónde obtener más oro si este se acaba. En cambio, sí es posible manipular el código fuente del BTC para generar más monedas.

Uno de los factores que produce el incremento del precio BTC es esa percepción de escasez creada por el número limitados de bitcoins que pueden producirse. Como se mencionó, apenas quedan poco más de 2 millones por entrar en circulación.

El problema es que es difícil que se logre un consenso entre toda la comunidad que permita el incremento en el número de BTC a producir. Por supuesto, que algo sea muy difícil no lo hace necesariamente imposible. Por eso, para ellos no existe una verdadera escasez que impida comprar bitcoins en un futuro.

¿Y ahora? ¿Es muy tarde para comprar bitcoins con esos precios?

Es común que, después de cada subida, los inversores se pregunten si ya es tarde para entrar en el mercado de las criptodivisas. Esto pone a dudar a muchas personas que piensan que se están perdiendo mucho cuando el BTC está en su mejor desempeño y crecimiento.

Sin embargo, en toda inversión hay un momento idóneo para entrar. También hay que tener cuenta el capital de inversión. En general la premisa a seguir es “comprar barato, vender caro”. Si compra a precios muy altos, es probable que luego deba esperar otro ciclo alcista para vender, ya que puede ocurrir una caída inesperada. Esto es especialmente cierto entre activos con una alta volatilidad, como es el caso de las criptodivisas.

Además, en general los inversores ya tienen destinado su capital de inversión, pero el crecimiento del BTC puede tentarlos a invertir parte de sus recursos como es el caso de los ahorros destinados para otros fines. Esta no es una buena idea. Si en un momento dado no se tiene un capital exclusivo para las inversiones especulativas, no se debe tomar el dinero de otras cuentas para invertir. Si alguien no puede permitirse perder un dinero, es porque no puede permitirse entrar en esa inversión.

Comprar bitcoins en medio de un alza

Aun así, sí es posible entrar en medio de una tendencia alcista, solo que se debe tener cierta experiencia. Por ejemplo, es importante saber que para los inversores nóveles, es preferible comprar activos por pequeños bloques regulares. Es decir, si un inversionista decide “jugar” con BTC, debe hacerlo con una cantidad más o menos variable cada mes.

Si compra pequeños bloques regulares, entonces siempre será momento de comprar, ya que las ganancias de los BTC anteriores, contribuyen a minimizar las posibles pérdidas de una compra en alza. Y si se tienen la convicción de que es una buena inversión a largo plazo, siempre es buen tiempo para invertir.

El BTC tiene un excelente potencial a largo plazo, así que la recomendación es comprar cantidades regulares en intervalos también regulares. Si al comprar bitcoins en alza el valor baja al corto plazo, no tendrá mucha importancia porque de todas formas el valor seguirá subiendo a largo plazo.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *