Independencia financiera: 2 claves para alcanzarla

Independencia financiera: 2 claves para alcanzarla

En la actualidad, la expresión “independencia financiera” es como la frase de moda. Muchos hablan de ella con más o menos acierto o con buenas o malas intenciones. Pero, ¿de qué se trata exactamente? ¿Qué significa ser independiente financieramente?

Qué es la independencia financiera

En general, a la independencia financiera se le asocia con un aumento de ingresos. Es por eso que algunas inescrupulosas utilizan este concepto para atraer personas a negocios piramidales.

En realidad, es un proceso mucho más complejo que eso y que implica mucho más que ganar más plata. De hecho, una gran cantidad de ingresos no es riqueza, necesariamente.

Para comenzar, las dos palabras parecen explicarlo: “independencia” es no depender de otros y, si la unimos a “financiera”, implica no estar sujetos a otros en cuanto a las finanzas y el manejo del dinero.

Sin embargo, es mucho más. Se trata de mejorar las diversas áreas de la vida financiera para tener más opciones a largo plazo y menos estrés vinculado al dinero, a través de la acumulación de ingresos y activos.

Esa es una definición general, pero la independencia financiera también tiene un significado específico para cada persona. Y esto se debe a que cada quien tiene objetivos distintos para su vida. Algunas personas querrán:

  • Pagar la hipoteca.
  • Salir de vacaciones una vez al año.
  • Tener un fondo de emergencias muy amplio.
  • Establecer una posición económica que le permita cambiar de carrera sin traumas económicos.
  • Poseer un fondo para que la pérdida de trabajo no se convierta en estrés. Etc.

Como ves, son muchas cosas a priorizar y cada quien debe pensar y anotar lo que quiere hacer y lograr en su vida.

Cómo lograr la independencia financiera

Cuando ya definiste tus objetivos, el qué querés lograr, entonces es momento de convertir esas metas en un plan financiero.

Te recomendamos que evites trabajar en muchas metas al mismo tiempo, al menos a comenzar. Tomá una o dos y, a medida que aprendas a ceñirte a tu plan, entonces podés ir agregando otras metas. Por eso es importante priorizar.

1° Clave: Salir de deudas

Casi siempre, necesitás colocar de primera aquella meta que está relacionada a pago de deudas. Una persona que gana USD 500 es más rica que una que gana 1.000, pero que tiene una deuda de 10.000. Los endeudamientos implican un déficit en nuestro presupuesto que ni siquiera sabemos si podremos cubrirlo en el futuro.

Entonces, la independencia financiera pasa por tener un plan para saldarla lo más rápido posible. Proyectá tus ingresos y la cantidad mensual que se debe aportar por ella.

Por supuesto, no toda deuda es mala. Tomá en cuenta la siguiente pregunta: ese endeudamiento actual, ¿me hará ganar más / ahorrar más a futuro? Si la respuesta es sí, entonces puede ser buena idea tomarlo. Aun así, es importante asegurarse de que no existen otras opciones.

2° clave: Ahorrar

La segunda meta a trabajar debe estar vinculada a gastos futuros, es decir, ahorros. Y aquí repetimos: ganar y gastar plata no es riqueza. Por supuesto, es más fácil ahorrar si ganás más. Pero, para comenzar, la clave es gastar menos de lo que se gana. Salí de la trampa del gasto pensando a largo plazo.

Si necesitás aumentar tus ingresos, entonces tomá medidas para alcanzarlo. Si trabajás como dependiente, entonces tomá medidas para lograr un ascenso. Si lo tuyo son las ventas, entonces buscá mejores ventas o comisiones más altas. Seguramente, en cualquiera de los dos casos se requiera tiempo de capacitación.

Otras opciones son tomar trabajos paralelos o hacer inversiones privadas. Por ejemplo, podés buscar un segundo trabajo paralelo en el que prestes algún servicio de acuerdo a tu talento: tomar fotos en casamientos, hacer tortas para ocasiones especiales o brindar servicios de asesoría en tu área, por poner algunos ejemplos. Las inversiones privadas, por otro lado, puede tratarse de acciones, bonos, criptomonedas o fondos, entre oros.

Una última idea a considerar: trabajar con un asesor financiero puede permitirte establecer un objetivo de acumulación de activos y aumento de ingresos que te ayude a lograr tus metas. Además, también puede ayudarte a reconocer las mejores oportunidades de inversión.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *