• Home
  • Blog
La deuda más grande de la historia

La deuda más grande de la historia

La ola de gasto y crédito en todo el planeta hace saltar la deuda mundial al máximo histórico. La respuesta de los Gobiernos y las empresas para paliar los efectos económicos provocados por la pandemia a causa del COVID-19 tuvieron en parte el efecto deseado para que la crisis del 2020 no se agravara. Sin embargo, estas acciones pueden tener consecuencias negativas en el mediano y largo plazo.

La deuda total mundial está cerca de alcanzar el máximo histórico de 277 billones de dólares, lo que se equipara al 365% del PBI del combinado de todos los países. Su origen es sencillo: el aumento desmedido del gasto público junto a una caída estrepitosa de los ingresos da como resultado un crecimiento de la deuda mundial, como viene sucediendo.

El nivel de endeudamiento es equivalente a 533 veces el tamaño de la economía de Argentina. Y aunque en nuestro país la inflación esté fuera de control y las tasas de interés alcancen niveles casi ridículos (los dos factores que deben observarse a nivel internacional), mientras se mantengan en los niveles actuales es posible que la deuda sea sostenible. Sin embargo, ante cualquier cambio, el mundo puede enfrentar un problema mucho mayor.Cuando hablamos de “deuda mundial” nos referimos a la suma de la deuda de todos los Gobiernos, las empresas (ya sean financieras o no financieras) y los hogares. El Instituto Internacional de Finanzas (IIF) aseguró en su último informe que solo en el primer semestre de 2020, la deuda sobre el PBI mundial pasó del 320% al 362%. El aumento en el tercer trimestre de este año fue un poco más reservado que la primera parte del año debido a una recuperación general que era, de cierta forma, inevitable. Así y todo, la deuda aumentó otros 2 puntos porcentuales a nivel global.

Por todos estos motivos, el propio informe del IIF catalogó la situación como un “ataque del tsunami de la deuda”, en la que se espera que la deuda mundial aumente todavía otro 3%, hasta alcanzar el porcentaje mencionado inicialmente. Esta cifra se agrava en los mercados desarrollados, en los que la deuda supera el 432% del PBI durante el tercer trimestre de 2020, una cifra que supera en más del 50% a lo que era en 2019.

Este incremento no fue de forma equiparada sino que en su mayoría correspondió a los Estados Unidos, que está cerca de alcanzar los 80 billones de dólares de deuda en 2020, contra los 71 billones del año pasado. Por su parte, la Eurozona el aumento no fue tan sideral y se mantiene alrededor de los 53 billones de dólares (aumentó 1,5 billones en el tercer trimestre), aunque todavía no alcanza el máximo histórico que se dio durante el 2014, cuando la deuda europea llegó a los 55 billones de dólares.

El resto de los mercados desarrollados tuvo un aumento de la deuda de unos 3,7 billones de dólares, para alcanzar los 65 billones en total durante los primeros 9 meses de este año. En ese sentido, Canadá, Japón y Estados Unidos experimentaron los mayores aumentos de deuda sobre el PBI en lo que va del año. Estados Unidos con un 45% de aumento, y el país que más extremó su emisión, que fue Canadá, con un aumento del 75% sobre su deuda.

Esto significa que en los mercados desarrollados, la deuda pública volvió a ser el motor del incremento a nivel general, y entre ellos, destacan los tres casos ya mencionados de Japón, EE.UU. y Canadá, y se suman los ejemplos del Reino Unido —que en medio de todo esto busca adecuarse con el Brexit— y el caso de España, que afrontó una de las mayores caídas del PBI, pero con una recuperación que puede ser más sostenida que en el resto de Europa. Finalmente, un caso paradigmático es el de Irlanda, el único país que ha visto reducida su deuda pública en lo que va de pandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *