Finanzas: Una enfermedad peligrosa para los argentinos

Finanzas: Una enfermedad peligrosa para los argentinos

Muchas personas crecieron en ambientes complejos, aun así, fue de ellos la decisión de crecer. No crecieron porque tuvieron un golpe de suerte, ni tampoco crecieron porque alguien los ayudó. Crecieron porque simplemente se animaron a hacer el cambio que debían hacer. Nuestra responsabilidad, como empresa, se basa en enseñarle a nuestro suscriptores como manejar sus finanzas personales para lograr una vida sin dependencia en el dinero.

Nosotros nacimos para ser servidos por el dinero y no nosotros servirle a él. Para ello, es de vital importancia la gestión adecuada de los recursos que cada uno posee, para saber qué estilo de vida llevar. Gran parte de las personas llevan vidas que no le corresponden y lo hacen endeudándose. Toman la triste decisión de endeudarse y de esa manera comienza su ocaso financiero.

Más del 60% de las personas en Argentina tienen menos de diez mil pesos en ahorros. El Banco Interamericano de Desarrollo en una nota realizada en Septiembre pasado resaltó que en Argentina los niveles de ahorro y de conocimiento financiero se parecen más a África que a países de la región como Chile o Brasil.

Siento que estas personas han trabajado toda su vida, han comprado autos, ropa, se han ido de vacaciones, tal vez hayan emprendido algún negocio en algún momento, incluso han comprado su propia casa.

¿Pero porqué tienen tan pocos ahorros?

¿Por qué viven el día a día?

Estas personas nunca serán financieramente libres, si podrán ser ricos pero siempre dependerá de generar un ingreso para vivir dignamente y eso se debe a la falta de educación financiera.

A este problema lo llamo analfabetismo financiero, siendo un problema que afecta a las personas con menor acceso a la educación y por ende a las personas de menores recursos. No solo ese tipo de personas lo sufren, sino que también las personas de ingresos medio porque terminan dependiendo de alguna u otra forma de un ingreso, ya sea pensión, jubilación u herencia para lograr estabilidad económica.

Algunos más dichosos terminan viviendo de renta de alquileres o tienen negocios más sustentables y les permite vivir mejor aún, pero el dilema termina siendo que para lograr la libertad financiera deben trabajar y eso es una contradicción. Ser financieramente libres implica vivir sin trabajar y sin preocupaciones. Este analfabetismo es una enfermedad que afecta generación tras generación.

Creo que ese problema es un problema que estará generación tras generación salvo si una persona dentro de ese círculo familiar logra hacer el cambio. Alguien debe tomar la iniciativa y decidir cambiar. Entender que financieramente hay un problema, no esperar un milagro económico, no esperar a recibir una herencia y mucho menos esperar algo del gobierno.

Las personas que esperan algo de los demás terminarán en ese círculo vicioso de por vida, nadie va hacerte salir de ese circuito sin esfuerzo.

¿Cómo puede ser que el 70% de las personas en Argentina sean analfabetas financieramente con un grado de penetración de internet que es mayor al 85%?

¿Usamos bien internet? ¿Para qué lo usamos? ¿Por qué en este mundo con toda la información disponible que hay seguimos teniendo problemas para informarnos de lo más importante?

Nuestro acceso a la justicia, a la equidad social, transporte y demás servicios estatales dependen del dinero que la mayoría de las personas no pueden administrar y se lo administra el gobierno de turno.

Ya que el estado nos capta una pequeña parte de nuestro ingreso y de nuestra riqueza para que él pueda hacer esas actividades y ayudar a los que ahorran menos. Siempre pensé que si el Estado ayuda a los que ahorran menos es bastante perverso, porque se está incentivando a que la gente no ahorre.

Que las personas no sepan administrarse es una epidemia tan peligrosa que afecta nuestra condición a largo plazo y es el mayor problema para la seguridad pública más que cualquier otro problema. El problema de no saber cuidar las finanzas personales proviene de manejarlas a través de las emociones.

Alfabetización emocional y capacitación financiera.

El 95% de las decisiones que tomamos las personas están reguladas por las emociones, emociones que no se priman por la inteligencia. Estamos gobernados por nuestro subconsciente. Y nuestra razón sólo viene después para justificar lo que hemos hecho o reparar lo que hemos destruido.

En el mejor de los casos, con mucho entrenamiento, es posible establecer algunas reglas que nuestra mente inconsciente aprenda a respetar. Cuando pienso en lo que hemos destruido, se me viene a la mente las tantas malas decisiones que incorporamos en nuestras finanzas y que por esos motivos muchas personas hoy están como están.

Debemos aprender a separar las decisiones emocionales de las financieras y asimismo aconsejamos incorporar cuatro reglas para las finanzas personales que te servirán para toda la vida.

  1. Cómo ahorrar.
  2. Cómo controlar el gasto.
  3. Pedir prestado dinero eficazmente
  4. Diversificar tu cartera.

Logrando que el dinero trabaje para vos y no vos para él.

Cuando hablo de cómo ahorrar me refiero a comenzar a aprender que tipo de decisión de ahorro debemos incorporar, si nos conviene ahorrar en plazos fijos, en dólares, en inmuebles. Saber replantearnos qué vamos a elegir para ahorrar en nuestra vida.

Nadie sabe ahorrar desde el primer día que tiene que cuidar su bolsillo, es una tarea compleja que se puede mejorar día tras día. El verdadero paso se da cuando se pasa de saber ahorrar, que se acompaña con controlar tus gastos, a saber invertir inteligentemente en el mercado de capitales, en el de bonos y con otras alternativas de inversión que den un mayor retorno.

Al hablar de cómo controlar el gasto nos referimos a tener un plan de gasto óptimo y acorde a nuestro nivel de ingresos. Una persona que gasta más de la cuenta o que no interpreta que un aumento del gasto en bienes de consumo genera un perjuicio en el largo plazo difícilmente sea libre financieramente.

Uno de los temas más candentes es el manejo de nuestras finanzas, es saber pedir prestado dinero eficazmente ya que es una tarea sumamente difícil.

El problema de pedir deuda radica en si se pide para consumo. Pedir dinero para consumir es un error garrafal y hasta diría que suicida, porque querer consumir algo que no podes pagar y encima endeudarte por ello es endeudarte doblemente por los intereses.

Recorda que si pedís deuda tenes que tener cuidado a que vas a destinar esa deuda. La mayoría de las deudas de las personas que no tienen conocimiento financiero provienen de las tarjetas de créditos y por préstamos personales con altísimas tasas de interés.

Las tarjetas de crédito es deuda de muy corto plazo y en caso que entres en mora con ellas, la tasa de interés es altísima. Y terminas financiando tus consumo casi a un 50% más caro de su valor.

Para que lo entiendas, te lo mostramos con un ejemplo

Una tasa de interés alta nos hace más pobre ya que el 40% o 50% que ellas tienen no compite contra una tasa de interés del 22% de un plazo fijo o peor aún un aumento de los salarios. Siempre que saques un préstamo debes entender que la tasa de interés no debe ser muy lejana al aumento de salario que percibiste.

Como moraleja, tu consumo no puede ser mayor que tu ingreso.

La importancia de diversificar tu cartera hace hincapié en la vieja frase “no poner los huevos en una misma canasta” porque se pueden romper todos. Este concepto, se aplica al mundo de las finanzas. Imagina que si pones todo en un mismo lugar corres el riesgo de perderlo todo o tal vez de ganarlo todo.

Por esa razón se aconseja no poner todo el dinero en una sola alternativa de inversión por una cuestión de riesgo. La idea para mejorar financieramente es correr el menor de los riesgos posibles. Por ello se aconseja diversificar. Claro, se puede ganar mucho también pero depende de cuánto riesgo quieras asumir.

Todos necesitamos estas habilidades para ser financieramente libres y no salir heridos en el intento. Tenemos la mala costumbre o la mala idea de que solo los profesionales pueden invertir y diversificar su dinero y eso es absolutamente ridículo.

Un profesional es una persona que sabe sobre una disciplina más que nadie pero nadie sabe cuánto dinero necesitas, tienes o quieres mejor que tú lo que significa que vos sos un profesional sobre tu bolsillo.

La educación financiera no es una habilidad, es un estilo de vida. La estabilidad financiera deriva de un estilo de vida apropiado. De una vida en la cual preveas el futuro y no lo sufras.

Un gran saludo,

Equipo de Más Inversiones

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *