La expropiación de Vicentin, una advertencia para todos

La expropiación de Vicentin, una advertencia para todos

Compitiendo “cabeza a cabeza” con el COVID-19, el gran tema en la agenda de los medios en las últimas semanas fue Vicentin, el grupo de empresas radicado en Santa Fe, dedicado a la exportación de diversos productos agrícolas de Argentina (cereales, aceites y bebidas a textiles).

El Gobierno intervino la agroexportadora Vicentín y actualmente impulsa su expropiación. Más allá de las cuestiones políticas en juego, este caso marca la cancha para el futuro de los negocios en nuestro país.

Es un llamado de atención pensando en las inversiones que se realizan a la producción argentina, perjudicada con la devaluación constante del peso.

De manos privadas al Estado

La medida del Gobierno de Alberto Fernández generó protestas y reclamos, con bombos y cacerolas, al ser anunciada. La expropiación en sí todavía resta ser discutida en el Congreso. Lo que sí es un hecho es que Vicentin se transformará en una “empresa pública no estatal”, según explicó el director del Banco Nación, Claudio Lozano.

Por lo pronto, ya se intervino la empresa mediante un decreto: se designó a Gabriel Delgado como interventor a cargo y se desplazó a su ex CEO, Sergio Nardelli, tras reunirse con el presidente en la Quinta de Olivos.

La empresa, fundada hace 91 años en Santa Fe, por los hermanos italianos Roberto, Máximo y Pedro Vicentin, es una de las más importantes del complejo agroexportador de Argentina. Eso le otorga una posición privilegiada en su mercado y le permite generar una enorme cantidad de dólares, ya que toma la producción de muchos otros productores y la exporta.

¿Por qué Vicentin?

Detrás de todo esto hay un claro trasfondo político y económico: Argentina tiene pocos dólares en caja. Esa necesidad de billetes verdes no está en el sector privado, que genera riqueza mediante las actividades de sus empresas, sino en el sector público. El Estado sale a cazar dólares que le están faltando, que ya fueron gastados, para no entrar en default.

Resulta inevitable asociar esta intervención estatal con otras experiencias anteriores en la que se estatizaron compañías privadas con deudas, como el acuerdo Repsol-YPF, el cual evidencia el mal manejo de las cuentas públicas argentinas desde hace muchos años.

De hecho, Vicentin declaró acumular una deuda total privada de alrededor de 1.400 millones de dólares que pasará a ser estatizada. El 70% de la misma corresponde a préstamos bancarios, siendo Banco Nación su principal acreedor. Esa fue la puerta de entrada del Gobierno para ingresar a la empresa.

Esto es un aviso

La expropiación de Vicentin es un llamado de atención que atenderán las inversiones locales a futuro. Este tipo de acciones por parte del Gobierno pueden traer consecuencias, pero no solamente para el sector agroexportador, sino para el resto de las empresas argentinas.

La movilización del potencial inversor requiere de seguridad jurídica y de instituciones adecuadas para evitar arbitrariedades”, afirman los referentes de distintos sectores económicos de nuestro país, entre ellos Emilio Apud, Julio César Aráoz, Alberto Enrique Devoto, Alieto Guadagni, Jorge Lapeña, Daniel Montamat y Raúl Olocco con experiencia en la función pública.

Con este tipo de actos por parte del Gobierno, es lógico que desde el sector empresario se plantee un escenario de temor por la seguridad jurídica de las empresas argentinas.

Hay una forma de que vos te protejas de todo esto, más allá de que el peso argentino se siga devaluando y el Estado no tenga dólares para evitar el default. Lo que sucede con Vicentin y otros acontecimientos similares que se prevén pueden generar crisis aún mayores.

Es por eso que desde Más Inversiones te invitamos a aprender sobre finanzas personales para que no dependas de las decisiones ajenas, de una expropiación, de la política de turno o del banco. La educación es tu mejor capital para lograr tu libertad financiera.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *