La inflación en Estados Unidos se acelera

La inflación en Estados Unidos se acelera

La inflación en Estados Unidos se acelera. El conflicto Rusia-Ucrania disparó la cotización de las materias primas. También le añadió presión a la suba de precios en el país norteamericano, que atraviesa el mayor proceso inflacionario en cuatro décadas.

Los precios continúan subiendo en Estados Unidos. Es así que impulsan un nivel clave en el índice de inflación, que se encuentra en sus cifras más altas desde enero de 1982. El índice de precios al consumidor, que mide la canasta de bienes y servicios en Estados Unidos, se situó en el 7,9% en el período de doce meses que terminó en febrero. Dicha canasta no sufrió ajustes estacionales, según informó este jueves la Oficina de Estadísticas Laborales. Esta cifra estuvo en línea con las previsiones de los economistas.

Tasas más altas

La elevada inflación, que deteriora los ingresos y el consumo, motiva a la vez un cambio en la política monetaria, con tasas más altas para absorber dinero del mercado y enfriar el avance de los precios. Ambos factores tienen consecuencia directa sobre la actividad, con una previsible desaceleración de la economía e, incluso, riesgo de recesión.

Este proceso inflacionario, que por diversos motivos es extensivo a todos los países y no solo a Estados Unidos, tiene efecto en varios frentes.

1. Dilema para la Fed

El presidente de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, Jerome Powell, adelantó ante el Congreso norteamericano que su objetivo es subir las tasas de interés un 0,25%

Me inclino por proponer y apoyar una suba de 25 puntos base”, afirmó Powell ante el Comité Financiero de la Cámara baja estadounidense.

La elevada inflación en los Estados Unidos y el conflicto entre Rusia y Ucrania apuran los tiempos para el endurecimiento monetario. Es que dicho conflicto dio envión a un encarecimiento adicional para las materias primas y la consecuente presión inflacionaria.

Al respecto, Diego Martínez Burzaco, de Inviu, explicó que “Estados Unidos puede tener una nueva ronda inflacionaria por el aumento de las commodities. Creo que esto no afecta solo a Estados Unidos sino a nivel global. Diría que de una u otra manera, la Reserva Federal tiene que subir la tasa de interés. El tema es si el conflicto bélico en Ucrania se prolonga más de la cuenta, si empieza a jugar negativamente sobre las expectativas de crecimiento global, incluso una recesión global, que matizaría un poco la inflación. A corto plazo vamos a tener una inflación alta y persistente en el mundo, al menos en el primer semestre. Eso implica que la Fed tiene que tomar cartas en el asunto”.

2. Peligra el crecimiento global

El analista financiero Luis Palma Cané expresó que Mientras más grave sea el conflicto, más profunda va a ser la suba de precios de materias primas. Esto puede provocar mayores presiones inflacionarias en el mundo que las que se están produciendo en este momento. Y al aumentar las presiones inflacionarias va a aumentar la velocidad con la que los bancos centrales van a hacer su política antiinflacionaria”.

Y continúa: Esto significa que van a hacer más rápida la suba de las tasas de interés. En consecuencia, el mundo va a tener una significativa disminución de su actividad global.”

3. Se encarecen productos de primera necesidad

Los precios de los combustibles, los alimentos y la vivienda —que son gastos necesarios y no discrecionales— impulsaron la subida de precios de febrero en Estados Unidos.

Los precios subieron un 0,8% más que en enero, ajustados por las oscilaciones estacionales. Solo los precios de las naftas subieron un 6,6% y contribuyeron a casi un tercio del aumento global de la inflación.En tanto, los precios de los alimentos subieron un 1% el mes pasado, el mayor incremento mensual desde abril de 2020.

4. Inflación importada

Si bien es cierto que la iniciativa más directa para combatir la inflación es la suba de tasas, como anticipan en Estados Unidos, en las últimas semanas la inflación se aceleró por la suba de los precios internacionales de las materias primas como el petróleo, el gas natural, y los granos y sus derivados industriales. 

Como estos aumentos se vinculan con la crisis geopolítica, la eficacia de la suba de tasas es relativa con el fin de combatir el alza de estos productos puntuales. Además, sería un golpe para la reactivación económica.

La nafta regular en Estados unidos subió alrededor de un tercio de 24 centavos de dólar por galón. Este aumento se produjo en los últimos cinco días de febrero, después de que comenzara el conflicto en Ucrania. En marzo, los precios se siguieron disparando y el galón de nafta llegó a alrededor del 20%.

El problema de los commodities, energía y petróleo

“En el mundo hay aumento de las materias primas agrícolas y de los productos energéticos, básicamente petróleo y gas. Esto se debe a que Rusia exporta el 40% del gas que consume Europa”, apuntó Luis Palma Cané.

Y prosigue: “El gas ya triplicó su precio y el petróleo está por encima de USD 100 el barril. Por lo tanto, tenemos suba de precios en el sector agrícola y suba de precios en el sector energético. Y también habrá suba de precios en los commodities industriales como cobre, níquel y paladio, que son producidos por Rusia en gran parte”.

5. Inflación reprimida

Durante 2020, Estados Unidos inyectó dinero para apuntalar la economía, en medio de las medidas de aislamiento. Pero una vez liberadas las restricciones, no solo se normalizaron los niveles de actividad, sino que esa masa monetaria volcada se tradujo en evidentes presiones inflacionarias ante un recalentamiento del consumo postergado.

Jen Psaki, secretaria de Prensa de la Casa Blanca, aseguró esta semana que esperaban la “cifra alta de inflación” debido al “aumento de los costos de la energía, que se han disparado desde que comenzó el conflicto entre Rusia y Ucrania”, pero también reconoció “un aumento de los precios en los sectores relacionados a los viajes y la construcción”.

6. Temor en los mercados

Los índices de Wall Street atraviesan históricas caídas en este inicio del 2022. Esta abrupta toma de ganancias se vincula con expectativas pesimistas acerca del nivel de actividad económica en Estados Unidos frente a la creciente inflación, un anticipo a la suba de tasas y la incertidumbre por el conflicto Rusia-Ucrania.

“Wall Street reanuda la cautela ante las preocupaciones que despiertan las tensiones geopolíticas. Así como sus implicancias económicas, entre ellas la desaceleración económica y las presiones inflacionarias”, aportó el economista Gustavo Ber. 

La inflación en Estados Unidos se acelera

En lo que va del año, el S&P 500 de Wall Street perdió un 11%, el Dow Jones de Industriales un 9% y el panel tecnológico Nasdaq un 17%, en la peor baja para los índices desde el arranque del año desde 2009.

Es así que la inflación en Estados Unidos se acelera. Pero no solo afectará al país del norte sino, lamentablemente, a todo el continente.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *