La inflación en Latinoamérica golpea de nuevo

La inflación en Latinoamérica golpea de nuevo

La inflación en Latinoamérica golpea de nuevo. En medio de una lenta recuperación económica en la región, después de un año en que la pandemia provocara una de las peores recesiones en décadas, la inflación ha comenzado a subir. Una tendencia que va en línea con lo que está ocurriendo en el resto del mundo.

Ruth Montoya trabaja en una empresa de preparación de alimentos para comedores industriales en México. Ruth señala que el precio del gas que usan para cocinar está subiendo a diario. También productos como la palta, los limones, la carne y las tortillas aumentan sin parar.

Esos son algunos de los productos que han empujado un alza inflacionaria anual de 5,8% en México. Esta es la segunda más alta de América Latina después de Brasil.

A ese “rebote” económico se suma el aumento en el precio del petróleo, las materias primas y los problemas en las cadenas de suministro global. Las materias primas han provocado el aumento en el precio de los fletes marítimos. También son responsables de la escasez de ciertos bienes como los autos, los muebles o los materiales de construcción.

La tendencia alcista podría continuar

Analizando la situación inflacionaria en las mayores economías de la región, los expertos creen que la tendencia alcista podría continuar. Así como también el aumento en las tasas de interés por parte de los bancos centrales.

Brasil, México, Chile y Perú ya han comenzado a subirlas, mientras que Colombia podría hacerlo en los próximos meses.

“En América Latina los países experimentaron el año pasado una inusual baja inflación, con ciertas excepciones. Ahora está claro que esa tendencia está cambiando”, dice Benjamin Gedan, del Programa América Latina de Wilson Center, con sede en Washington.

Las expectativas de que la inflación podría volver a sus niveles prepandémicos en 2022 “no es consuelo para las familias en apuros. Incluidos los latinoamericanos que se sienten frustrados por los productos esenciales que se han vuelto repentinamente inasequibles, incluida la comida”, explica Gedan.

Peligro de estanflación en América Latina

Desafortunadamente, agrega Gedan, no hay garantías de que la inflación disminuya. Ni siquiera a medida que los productores se recuperen de los trastornos logísticos provocados por la pandemia.

“Es probable que los precios de las materias primas, por ejemplo, se mantengan altos, al igual que el gasto público. Esto alimenta los temores de que se produzca una estanflación”. Es decir, un aumento del precio de los productos en una economía estancada.

Las mayores economías de la región registraron en julio una inflación anual de 9% en Brasil, 5,8% en México, 4% en Colombia, 4,5% en Chile, y 3,8% en Perú.

Inflación en las mayores economías de Latinoamérica. Anualizada (en porcentajes). .

El universo paralelo de Argentina

La tercera mayor economía de la región, Argentina, tiene una inflación de 51,8%. Esta se ve condicionada por otros factores que preceden a la pandemia.

En el contexto de la crisis sanitaria y económica, “Argentina tiene un entorno de mayor inflación debido a políticas fiscales y monetarias más laxas”, señala Robert Wood, economista de Economist Intelligence Unit.

“Argentina ha recurrido a una serie de herramientas no convencionales. Entre ellas, se encuentran los acuerdos de precios y salarios. También los mecanismos de control de precios y restricciones a las exportaciones en un intento por controlar la inflación”, explica Wood.

Sin embargo, el economista señala que esas medidas han tenido poco impacto sobre la inflación, y en algunos casos han sido totalmente contraproducentes. Demás está decir que el actual Gobierno argentino refuta estos hechos.

Con esto, advertimos que la inflación en Latinoamérica golpea de nuevo. También podemos comprender la imagen que tienen de Argentina en otros países.

Depreciación de las monedas

Otro elemento importante al que estar atentos, comenta Wood, es que las monedas de la región se debilitaron el año pasado. Esto provocó un aumento de precios para los consumidores. Y aún no han mostrado una recuperación completa.

De hecho, en países como Colombia y Perú la moneda local sigue bastante devaluada.

En Colombia el peso ha caído cerca de 11% frente al dólar este año. Este es uno de los peores descensos junto a las monedas de Argentina, Turquía y Perú.

A mayor inflación, más suben las tasas de interés

“Ciertamente, hubo un aumento en la inflación en toda la región en 2021. Los últimos datos muestran que las tasas alcanzaron máximos en muchos años”, señala Nikhil Sanghani, de la consultora británica Capital Economics.

En Brasil, México, Colombia, Chile y Perú, las tasas ya superan los objetivos de los bancos centrales. En la medida que las economías comenzaron a reabrir sus puertas, los patrones de gasto de los consumidores están comenzando a normalizarse, explica Sanghani.

Este hecho está elevando los precios de algunos servicios. Sobre todo, en el sector de la hotelería”, agrega, incluyendo alzas en restaurantes y tarifas aéreas.

Otras causas

A ese panorama general se agregan algunas causas específicas en determinados países que impulsan la tendencia inflacionaria.

Por ejemplo, una sequía en Brasil ha dejado los niveles de los embalses en las represas hidroeléctricas en niveles muy bajos. De este modo, provocaron un cambio hacia fuentes de generación de electricidad más costosas.

En otros lugares, como Colombia, las protestas de mayo provocaron bloqueos de carreteras y otras interrupciones del suministro. Dicha situación influyó en el aumento de algunos precios, como por ejemplo, los alimentos.

Los economistas coinciden en que la inflación continuará subiendo este año en la región. A su vez, provocará aumentos en las tasas de interés. Todo esto generará un empobrecimiento del poder adquisitivo de la población.

Es así que podemos comprobar que la inflación de Latinoamérica golpea de nuevo. Nunca estuvo ausente, tal vez escondida. Lo que es verdaderamente alarmante es comprobar el porcentaje inflacionario de Argentina comparado con el resto de los países.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *