La inteligencia de código abierto‎

La inteligencia de código abierto‎

La inteligencia de código abierto tiene ventajas y desventajas. Para algunos, ‎es una amenaza muy esperada para los malhechores y los Gobiernos con algo que ocultar.‎ Para otros, es un paso más en la vigilancia de los ciudadanos.

La inteligencia de código abierto tiene ventajas y desventajas, según la revista The Economist. Pero también supone una sociedad de control que poca gente vería con buenos ojos.

La gran‎‎ esperanza de las décadas de 1990 y 2000 era que Internet fuera una fuerza de apertura y libertad. Como afirmó Stewart Brand, un pionero de las comunidades en línea: “La información quiere ser gratuita, porque el costo de sacarla es cada vez más bajo”. Lamentablemente, no estaba destinada a serlo. 

La mala información a menudo expulsa a la buena. Los Estados autoritarios cooptaron a las tecnologías más laxas en sus controles. La información se esgrimía (y hoy más que nunca) como arma de guerra. En medio de esta decepción, un desarrollo ofrece motivos para una nueva esperanza. Se trata de la era emergente de la inteligencia de código abierto ‎‎(Open Source Intelligence u OSINT, por sus siglas en inglés).‎

¿De qué se trata la inteligencia de código abierto?

‎‎Los nuevos sensores, desde cámaras de tablero de instrumentos hasta satélites que pueden ver a través del espectro electromagnético, examinan al planeta y a sus habitantes ‎‎como nunca antes.‎‎

La información que recopilan es cada vez más barata. Mientras que las imágenes satelitales costaban varios miles de dólares hace 20 años, hoy en día a menudo se proporcionan de forma gratuita y son de una calidad incomparablemente mayor. Una fotografía de cualquier lugar en la Tierra está disponible con unos pocos clics. A todas luces, la inteligencia de código abierto parecería ser una gran herramienta.

OSINT en acción

Las comunidades en línea y las herramientas colaborativas, como Slack, permiten a los aficionados y expertos utilizar esta amalgama de información para resolver acertijos y desenterrar fechorías con una velocidad asombrosa.‎

‎Human Rights Watch ha analizado imágenes satelitales para documentar la limpieza étnica en Myanmar. Los nanosatélites etiquetan el sistema de identificación automática de los buques que pescan ilegalmente.

Varios detectives aficionados han ayudado a Europol, la agencia policial de la Unión Europea, a investigar la explotación sexual infantil mediante la identificación de pistas geográficas en el fondo de las fotografías.

Incluso los fondos de cobertura rastrean rutinariamente los movimientos de los ejecutivos de la compañía en aviones privados, monitoreados por una red de aficionados de todo el mundo, para predecir fusiones y adquisiciones.‎

¿OSINT como fuerza benévola?

‎De este modo, ‎‎OSINT‎‎ refuerza la sociedad civil, fortalece la aplicación de la ley y hace que los mercados sean más eficientes.

También puede humillar a algunos de los países más poderosos del mundo, según la siempre muy peculiar visión de The Economist.

Ejemplos, según The Economist

‎Ante las vehementes negativas del Kremlin, el grupo de investigación Bellingcat, demostró meticulosamente el papel de Rusia en el derribo del vuelo ‎‎‎‎mh17 de Malaysian Airlines sobre Ucrania en 2014. Para esto, utilizaron unas cuantas fotografías, imágenes satelitales y geometría elemental. Continuó identificando a los agentes rusos que intentaron asesinar a Sergei Skripal, un ex espía ruso, en Inglaterra en 2018.

Algunos analistas‎‎ y periodistas utilizaron ‎‎OSINT‎‎ para reconstruir todo el alcance de los campos de internamiento uigures en Xinjiang. En las últimas semanas, los investigadores que estudian detenidamente las imágenes satelitales han visto a China construyendo cientos de silos de misiles nucleares en el desierto.‎

De naturaleza descentralizada e igualitaria

Semejante emancipación de la información promete tener efectos profundos. La naturaleza descentralizada e igualitaria de ‎‎OSINT erosiona el poder de los árbitros tradicionales de la verdad y la falsedad. En particular, el de los Gobiernos y sus espías y soldados..‎

‎La probabilidad de que se descubra la verdad aumenta el costo de las irregularidades para los Gobiernos. Aunque ‎‎OSINT‎‎ podría no evitar que Rusia invadiera Ucrania o que China construyera su gulag, esta tecnología expone la fragilidad de sus mentiras. Eliot Higgins, fundador de Bellingcat, tiene razón cuando describe su organización como “una agencia de inteligencia para el pueblo”.

Las “democracias” tendrán que rendir cuentas

‎Las democracias liberales también serán más honestas. Los ciudadanos ya no tendrán que tomar la palabra de sus Gobiernos. Los medios de comunicación tendrán nuevas formas de hacerlos rendir cuentas

Las fuentes y métodos abiertos de hoy habrían tratado de otra manera la acusación de la administración Bush en 2003 de que Irak estaba desarrollando armas químicas, biológicas y nucleares. Habría sometido la invasión estadounidense del país a un mayor escrutinio. Incluso podría haberla evitado.‎

Posibles desventajas

Algunos advertirán que ‎‎OSINT amenaza la seguridad nacional. Como cuando, por ejemplo, los investigadores usan datos de rastreadores de actividad física para revelar puestos remotos de ‎‎la CIA y satélites de radar para localizar sistemas de defensa antimisiles estadounidenses. Sin embargo, si ‎‎OSINT puede contarle al mundo sobre estas cosas, los enemigos de un país ya pueden conocerlas. Creer lo contrario no hace que los estados sean más seguros.‎

Otros señalan que ‎‎OSINT puede estar equivocado. Después del atentado de la maratón de Boston en 2013, los usuarios de Internet examinaron la escena del crimen e identificaron a varios sospechosos. Todos eran espectadores inocentes, en palabras de The Economist. Todo esto es simplemente conjetura.

Sin embargo, cada fuente de información es falible y el escrutinio de las imágenes y los datos son más empíricos que la mayoría de ellos.

Una amenaza más a la privacidad

‎La mayor preocupación es que la explosión de datos detrás de las investigaciones de código abierto también amenaza la privacidad individual. Los datos generados por los teléfonos y vendidos por los corredores permitieron a Bellingcat identificar a los espías rusos que el año pasado envenenaron a Alexei Navalny, un líder de la oposición.

Datos similares fueron explotados para elegir a un sacerdote católico de alto rango en Estados Unidos, quien renunció el mes pasado después de que su ubicación se vinculara con su uso de Grindr, una aplicación de citas gay.‎

¿La vigilancia es favorable?

‎La privacidad de las personas en la era digital está plagada de compensaciones. Sin embargo, a nivel de estados y organizaciones, ‎‎OSINT‎‎ promete ser una fuerza para el bien. Es imparable. Antes de la invasión de Afganistán en 2001, el Gobierno de Estados Unidos pudo comprar prácticamente todas las imágenes satelitales comerciales relevantes. 

Un mundo en el que muchas compañías satelitales estadounidenses, europeas, chinas y rusas compiten por vender imágenes es uno de vigilancia mutua asegurada. Las herramientas y comunidades que pueden desenterrar silos de misiles y revelar espías harán que el mundo sea menos misterioso y un poco menos peligroso. La información todavía quiere ser libre, y ‎‎OSINT‎‎ tiene la misión de liberarla.‎

Vale aclarar que la inteligencia de código abierto propuesta por The Economist suena, como mínimo, terrorífica. Tal vez, desde su “privilegiado” punto de vista, consideren que el mundo sería  más seguro con aún más vigilancia.

Lo que es cierto es que, para los ciudadanos comunes esto se traduce, sencillamente, en menos libertad y más control desde cualquier punto de vista. En otras palabras, esclavitud. Esto, por otro lado, no le resta mérito a la inteligencia de código abierto a la hora de ser muy redituable.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *