LA RECETA PARA TRANSFORMAR MALAS NOTICIAS EN BUENAS NOTICIAS

LA RECETA PARA TRANSFORMAR MALAS NOTICIAS EN BUENAS NOTICIAS

Siempre me suele pasar escuchar a directivos o personas influyentes decir no me traigan malas noticias y esto es un gran error por parte de ellos, esas malas noticias pueden ser de diversas magnitudes. Siempre creo q las malas noticias tienen un grado de gravedad, pero me quiero focalizar en aquellas que pueden ser reversibles y creo que lo son todas, salvo una. La muerte.

En muchas oportunidades nos ahogamos en situaciones que no deberían ser más que simples noticias y concentrarnos en hallar una solución. Las soluciones no se encuentran preocupándonos por lo que pasa, no se encuentran despidiendo empleados o terminando relaciones. Podemos enumerar múltiples situaciones que pueden desencadenar una mala noticia. Siempre se solucionan con un correcto plan de acción.

Cuando hablamos de malas noticias no me refiero a solamente al ámbito de negocios, estas malas noticias pueden estar en la familia, con los amigos o en diversos ámbitos. Nosotros vamos a ser foco en el laboral, que es el ámbito que nos compete.

A veces puede ocurrir que no quedamos sin un stock de mercadería, sin un proveedor que nos daba la mejor materia prima, que nos renuncia un empleado valioso y son situaciones sin lugar a dudas límites.

Imaginemos que nos quedamos sin nuestro mejor cliente y comenzamos a percibir esta situación en nuestra facturación mensual. Claramente es una situación donde se encienden las alarmas.

¿Qué puedo hacer ante esta situación?

Te voy a enumerar distintas respuestas:

  1. Esperar que comiencen a crecer las ventas.
  2. Buscar responsables.
  3. Realizar promociones mediante distintos canales.
  4. Volver a buscar al mismo cliente.

Tal vez haya muchas más opciones pero quedemos en estas cuatro alternativas. Donde existen tres tipos de posibilidades, dado que 3 y 4 son de la misma caracteristica, y me gustaría que las podamos reconocer.

Gráfico de cómo actuar post un problema.

Dos de las opciones que vimos era tomar una decisión de acción en el tema (3 y 4) y cuando se debe reconocer que hay que hacer algo es super importante y también requiere de energías para reconocer que hay que tomar un plan de acción.

Hacer por hacer es accionar. Pero pensar y hacer es un plan de acción, un plan en el cual uno descubre una problemática no se queda pensando en lo difícil que será afrontar la situación y “llorar en la leche derramada”.

Los grandes problemas que enfrentan los pequeños comercios y los emprendedores es que cuando hay un problema buscan responsables, no se hacen cargo que en algo estuvieron fallando o peor aún directamente esperan que la “cosa” cambie y con ese concepción de los problemas la última estación a esas problemáticas es la desesperación misma.

Esas malas noticias se pueden convertir en buenas noticias si esos problemas terminan ofreciéndonos, gracias a nuestra forma de tratarlos, en nuevos desafíos para encontrar soluciones.

Cuando hay un problema, debemos trabajar en equipo para encontrar una alternativa a la situación desalentadora. Sin críticas, sin euforias, sin pesimismo pero con entusiasmo y con propuestas concretas para ver al problema como un desafío de corto, mediano o largo plazo sin entrar en pánico.

Entiendo que cuando tarda en hacer efecto la solución puede llegar a conjugar el problema con pánico, con críticas y buscando responsables. Eso ayuda para entender la maduración del equipo frente a situaciones adversas. Ver cuán calificado esta el equipo para trabajar en verdaderamente en equipo y no en individualidades que solo buscan el éxito personal.
Por eso desde el equipo de Mi Receta, Tu Negocio ofrecemos la solución de llegar con malas noticias a buenas noticias.

Es difícil pero no imposible,

Un saludo,

Equipo de Mi Receta, Tu Negocio.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *