La tensión con el FMI y el riesgo de default

La tensión con el FMI y el riesgo de default

La tensión entre Argentina, el FMI y el riesgo de default se pueden percibir. Si bien se cree que habrá acuerdo, las idas y vueltas por la “sobretasa” podrían generar más tensiones en el mercado y una sensación de incertidumbre aún mayor en el futuro. El país no puede pagar los próximos vencimientos.

La agencia Bloomberg afirmó que el organismo le bajó el pulgar al pedido oficial por las sobretasa. Este era uno de los temas que Martín Guzmán venía negociando como moneda de cambio ante el ajuste fiscal que pedirá Washington. Si se demora el acuerdo, el peligro de que se instale la idea de un default desordenado volverá a estar en escena. Así, la tensión con el FMI y el riesgo de default son cada vez más graves.

Vencimientos impagables y default en puerta

La situación se agrava ya que el año que viene el país tiene vencimientos “impagables” sin un acuerdo con el Fondo. Según cálculos de GMA Capital, Argentina deberá desembolsar USD 23.000 millones en 2022 entre pagos a organismos internacionales y acreedores privados. Esta suma equivale a 3,7 veces las reservas netas. En otras palabras, si las reservas se mantuvieran en los niveles actuales, solo alcanzarían a cubrir los compromisos de enero a abril de 2022.

La mayoría de los vencimientos son con organismos. Esto complica aún más la situación si el Fondo no accede al pedido de Guzmán. En ese caso, en el primer trimestre del año próximo habría que pagar USD 5.128 millones. La fecha límite oficial es precisamente ese plazo cuando además (en marzo de 2022) vence el waiver del Club de París. Sin un arreglo con el Fondo antes de eso, el país debería elegir entre pagar o caer en default. 

El acuerdo con Washington es imprescindible

En el segundo trimestre la cuenta de la deuda seguirá corriendo y los vencimientos alcanzarán los USD 5.500 millones, todos con organismos como el Fondo. En los últimos dos trimestres del 2022 también habrá que desembolsar pagos por más de USD 6.000 millones cada uno. 

Básicamente, todo sería impagable si el país no lograra un acuerdo con Washington que evitara esos vencimientos. 

El FMI manda

Si bien el Gobierno salió a desmentir que la negociación sobre la sobretasa con el FMI esté terminada, en el mercado no lo creen. Por eso se asume que Guzmán deberá ver cómo “vende” este traspié puertas adentro.

Hace una semana, el Presidente de la Nación había dicho que el acuerdo con el Fondo estaba cerrado. Solo faltaba definir el pedido oficial por la sobretasa

Dos años negociando para que lo único que pedimos sea negado. De haber firmado el año pasado nos hubiéramos ahorrado unos USD 5.000 millones entre pagos al FMI y Club de París. El acuerdo se va a llevar a cabo de una u otra manera porque Argentina no puede pagar los USD 18.000 millones del 2022. Pero será bajo las condiciones del FMI”, indicó el analista financiero Christian Buteler

Nadie le presta a Argentina

En la misma línea, Claudio Loser —ex director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario— señaló que entre Argentina y el FMI va a haber un acuerdo. Se va a llegar a una solución, con o sin Kristalina“.

“La realidad es que Argentina tiene que arreglar sus cosas ahora, aunque el Fondo le dé mucho margen en un acuerdo —por ejemplo sin pagar nada en los próximos cinco años. Llegamos a esta situación porque no hay nuevos préstamos y el mundo financiero está muy renuente a prestarle al país”, afirmó en declaraciones a radio Rivadavia. 

Kristalina, ¿con un pie afuera?

¿Y qué pasará con Kristalina Georgieva? La número uno del FMI está tambaleando en su puesto y en Wall Street buscan definiciones. Un reciente informe de Ashmore Group, un fondo de inversión con sede en Londres, pero que encabezó la “línea dura” de los bonistas del canje de Argentina el año pasado, pidió que se quedara.

“Biden tiene la oportunidad de volver a un multilateralismo en toda regla que defendió como vicepresidente al apoyar a Kristalina Georgieva como directora gerente del FMI. Además, debería suavizar la postura de Estados Unidos contra China para evitar una mayor escalada de tensiones. Estas podrían conducir a una segunda Guerra Fría, que sería mucho más preocupante”, afirmaron.

La tensión con el FMI y el riesgo de default

¿Qué decidirá el board que está mayoritariamente en manos de Estados Unidos? ¿Será la única buena noticia que traiga Guzmán desde su gira en Washington? Son momentos decisivos que trazarán las posibilidades (o imposibilidades) para el 2022 y los próximos años.

La tensión con el FMI y el riesgo de default no es algo nuevo. Parece que Argentina no tiene respiro. Es más, da la impresión de que le resulta imposible salir del círculo vicioso de estar en deuda. Todo esto revela una gran impericia y falta de recursos por parte de los diferentes Gobiernos.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *