Las obras de pozo como inversión inmobiliaria

Las obras de pozo como inversión inmobiliaria

Las obras de pozo como inversión inmobiliaria son de las preferidas entre los argentinos. En toda crisis surgen oportunidades para aprovechar, y en los últimos meses los inversores se volcaron por esta alternativa en particular.

Las obras de pozo parecen ser la excepción a la regla en el marco de incertidumbre económica. En este contexto económico recesivo, los valores de las propiedades se siguen acomodando hacia la baja. En Argentina, sin embargo, los inversores están acostumbrados a mover capital incluso en escenarios de incertidumbre. Es así que hasta los ahorristas saben que en toda crisis surgen oportunidades que hay que aprovechar. Y para todos ellos, los ladrillos siguen siendo un resguardo de valor.

La oportunidad de las obras de pozo en pesos

¿Qué tipo de operaciones prefieren los Argentinos? “Luego del resurgimiento de la construcción post pandemia, el sector inmobiliario está haciendo sus mejores esfuerzos para reactivar las ventas. Lo hacen por medio de atractivos descuentos ante la sobreoferta de departamentos en stock”, cuenta Solange Esseiva, propietaria de H54.

Las oportunidades aparecen en las obras de pozo. Esto se da porque mientras las unidades usadas bajaron el precio un 25% y los edificios ya terminados ajustaron sus valores, igualmente siguen manteniendo los precios en dólares. Este hecho hace que solo quienes tienen “billetes verdes” puedan pensar en estas inversiones. En cambio, los emprendimientos en obra ofrecen importantes descuentos para quienes abonen al contado, y en pesos. Esto no solo facilita el pago, sino que asegura una dolarización a futuro.

El costo de la construcción ayuda

Un relevamiento que hicimos sostiene que en los primeros 10 meses del año, el 90% de las operaciones concretadas fueron departamentos desde pozo y la tipología más vendida fue la de 2 ambientes“, resalta Esseiva.

Y agrega: “estamos en un momento inmejorable para este tipo de inversiones. El costo de la construcción sigue ayudando a pesar de los últimos repuntes. Hoy comprar desde pozo es una gran oportunidad y es algo que va a durar un tiempo más, aseveró la especialista. Por este motivo, las obras de pozo como inversión inmobiliaria están en su apogeo.

Una ganancia redonda

Esto sucede por algo que se nota a simple vista: la falta de créditos hipotecarios que se contrarresta con el financiamiento directo que ofrecen los desarrolladores. Esto seduce a quienes no cuentan con todo el capital y apuestan a pagar en cuotas durante el tiempo que tarda en terminarse el edificio, que por lo general son entre 2 y 3 años.

Hay ofertas que son ideales para capitalizarse, asegura Esseiva. “Por ejemplo, en Palermo Hollywood se está construyendo el Edificio FR. En esta primera etapa, se comercializan departamentos de dos ambientes por USD 1.800 el metro cuadrado. Esa misma unidad próximamente tendrá un costo de USD 3.000 el metro cuadrado. Esto equivale a una ganancia del 67% cuando finalice la obra“, detalló la experta.

Y agrega: La inversión en pozo requiere de una planificación mayor a largo plazo si se compara con la compra de una vivienda a estrenar o usada. Sin embargo, vale destacar que actualmente la oferta en este segmento creció en cantidad y calidad y posee relativa estabilidad a diferencia de años anteriores.

Zonas emblemáticas

Si el pozo es una oportunidad para inversores, las zonas emblemáticas de la ciudad de Buenos Aires también lo son. En este sentido, el microcentro de CABA está en plena crisis, por lo que sus valores están en el mínimo histórico.

En la actualidad, allí se encuentran unidades de dos ambientes por tan solo USD 45.000. Mientras que un edificio en bloque con aproximadamente 50 unidades tiene un valor que va de 1 a 2 millones de dólares.

Microcentro: foco de reconversión en CABA

¿Cuál es el valor agregado? Hoy este barrio está en el foco de la reconversión de la capital porteña, con obras arquitectónicas que conservan sus fachadas, pero se renuevan internamente.

Esta situación abrió las puertas a una nueva posibilidad que puede volver a dar vida a la zona que se extiende desde Córdoba a Belgrano y Callao. De este modo, se puede convertir en un barrio con perfil más residencial, con una fisonomía muy distinta a la pre pandemia, comentó Matias Towers, director Comercial de Mudafy.

Hoy, el 63% del microcentro corresponde a oficinas. Existen más de 600 parcelas de oficinas por cada kilómetro cuadrado, mientras que el espacio de viviendas es del 20%, con menos de 200 parcelas por cada kilómetro cuadrado. Pero en este contexto, la Secretaría de Desarrollo Urbano porteña entiende que los más de 640 emprendimientos de oficinas enclavados en la zona delimitada pueden readaptarse como viviendas.

De esta manera, observamos que las obras de pozo como inversión inmobiliaria presentan una gran oportunidad con buenas ganancias. Otra gran posibilidad es el microcentro de CABA. Y, si tenemos en cuenta que esto sucede en solo una ciudad del país, es factible encontrar este tipo de inversiones en muchas otras del territorio argentino. Es cuestión de buscar.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *