Las virtudes de los Fondos Comunes de Inversión

Las virtudes de los Fondos Comunes de Inversión

Las virtudes de los Fondos Comunes de Inversión son muchas. Seguros y fáciles de manejar, están destinados a ahorristas más conservadores, pero hay para todos los gustos. 

Frente a la incertidumbre económica por la que atraviesa el país debido a la pandemia, la proximidad de las elecciones legislativas y una inflación aún elevada, buscar alternativas para poner a trabajar los pesos se volvió una necesidad para resguardar los ahorros.

Dentro de las opciones disponibles se encuentran los Fondos Comunes de Inversión (FCI). Estos ofrecen carteras administradas de distintos papeles que sirven para diversificar los riesgos.

Por eso se lo considera como un instrumento seguro y fácil de manejar. Es recomendado para los ahorristas más conservadores que generalmente suelen optar por tener plazos fijos en el banco o comprar dólares.

¿Qué son los Fondos Comunes de Inversión?

Un ejemplo práctico para entender de qué trata un FCI es imaginar que se quiere comprar un edificio, pero con el dinero que se tiene ahorrado no alcanza. Entonces surge la posibilidad de comprar una cantidad determinada de ladrillos a la que se decide acceder.

A medida que la obra del edificio avanza, esta empieza a tener un mayor valor de mercado. Esto, a su vez, hace que también los ladrillos propios se valoricen. Hasta que finalmente un día, uno decide cambiar los ladrillos por dinero. Por ello se recibe más dinero del que efectivamente se había colocado al inicio.

Los FCI funcionan de una forma similar. En un FCI, los ladrillos representan las “cuotapartes” y el edificio sería el FCI que se eligió para invertir los ahorros. Es decir, a cambio del dinero invertido, uno se hará dueño de una porción del total del Fondo Común de Inversión.

¿Cómo funcionan los FCI?

Para empezar a invertir en un FCI, es necesario suscribir a cuotapartes. Es decir, se va a entregar el dinero al FCI. A cambio de esto, uno se hará dueño de una porción del total del mismo. Esa porción se determinará a partir de la cantidad de cuotapartes que se pueda comprar con el dinero de los ahorros.

Las cuotapartes cambian de valor todos los días en función del valor global de los activos financieros que posee el FCI. Ese valor global se determina por la cotización de todos los activos que tiene en cartera el fondo (bonos, acciones, obligaciones negociables, plazos fijos, dinero en efectivo, etc.).

Si sube el valor de lo que tiene el FCI en su composición, entonces también sube el valor de las cuotapartes, y viceversa.

Nuevos inversores, nuevas “cuotapartes”

A medida que se incorpora dinero de nuevos inversores al FCI, se realizan nuevas “suscripciones de cuotapartes”

Cuando un inversor quiere salir, la operación que realiza es un rescate de cuotapartes. Este rescate se realiza al valor del cierre del día que se ordena hacer la operación.

El resultado de la inversión surge de la diferencia entre el valor de la cuotaparte al momento de rescatar y el valor de la cuotaparte al suscribir.

¿Con cuánto dinero puedo empezar a invertir?

En la mayoría de los FCI, se puede comenzar a invertir desde $1.000. Sin embargo, también existen FCI en los que se puede comenzar con $100. Este hecho los hace muy accesibles para los que recién empiezan.

Una vez que se invierte en un FCI, se podrá ir agregando dinero todos los meses, si así se desea, para incrementar el capital. 

Cómo se invierte en FCI

La operación se realiza a través del banco vía online, tanto desde la computadora como desde la aplicación del celular. También por intermedio de una sociedad de bolsa o broker.

Dólares, plazos fijos y FCI

Una de las inversiones más comunes a las que suelen animarse los pequeños ahorristas sin experiencia, se destaca la compra de dólares. Su venta, como sabemos, hoy se encuentra limitada por el súper cepo.

Asimismo, un instrumento muy usado es el de los plazos fijos en entidades bancarias. Estos son un depósito de un monto de dinero durante un plazo de tiempo determinado (mínimo 30 días).

Existen FCI conservadores, que se ajustan por la tasa Badlar (que es la tasa promedio de todos los plazos fijos de los bancos). Se denominan “Fondo Ahorro”.

¿Qué es el “Fondo Ahorro”?

Si bien tiene un rendimiento similar a los plazos fijos, el Fondo Ahorro cuenta con la ventaja de que los clientes pueden rescatar el dinero en 24 horas. Es posible sacar el monto que uno desee, sin esperar un vencimiento determinado.

Esto da bastante flexibilidad ante la inestabilidad económica actual para poder utilizar los fondos en el momento que los clientes lo deseen, ya sea para redirigirlos hacia otra inversión o para comprar dólares. Esta es otra de las virtudes de los Fondos Comunes de inversión.

Diferentes fondos según los expertos

También existen en el mercado otros fondos que pueden llegar a rendir más que un plazo fijo, pero la exposición al riesgo es mayor. 

Fondos dólar link

“Los FCI que tienen una tasa más atractiva son los fondos atados a la inflación. Estos fondos son para tener a un plazo más largo, y se pueden rescatar a las 48 hs. También existen los fondos dólar link, atados a la devaluación del tipo de cambio oficial. Estos son, por lo general, para una estrategia más a mediano plazo”, explica Nicolás Lo Valvo de Balanz.

Fondo Adcap Balanceado 2

En tanto, José Ignacio Bano, de InvertirOnline.com apuntó que los FCI son una alternativa recomendable. Sobre todo, para portafolios chicos de hasta $20.000. La razón es que permiten acceder a una buena diversificación con menos riesgo y un ticket bastante chico.

No obstante, sostuvo, que para obtener rentabilidad por arriba de un plazo fijo y resguardar los ahorros, en este momento, “existe un fondo llamado Adcap Balanceado 2. Este fondo invierte todo en bonos CER. Es decir, está atado a la inflación. Es una buena manera de protegerse ante la indexación de la economía porque rinden el CER más una tasa positiva”.

Fondo Premier Commodities

Además, Bano mencionó como interesante el fondo Premier Commodities, “que tiene un rendimiento muy interesante en un momento como el actual. Existe un boom de la soja y un rally fenomenal que duplicó su valor”.

Tiene 60% de su portafolio invertido en futuros de soja. El resto lo invierte en otros commodities, como oro, petróleo y hierro, a través de CEDEAR de distintas compañías.

Cobertura contra la inflación y la devaluación

Algunos de los fondos que invierten en bonos tienen objetivos específicos. Como ejemplo, podemos citar los que buscan cubrirse contra un salto en la inflación o en el dólar.

Para ello, invierten mayoritariamente en títulos que ajustan por alguna de esas dos variables. Se trata de alternativas que requieren una mayor permanencia temporal de la inversión. Su riesgo, además, es más alto que el de otros FCI de renta fija y sus rendimientos son muy sensibles a los cambios de expectativas.

Para sacar los dólares del colchón

Para los que buscan hacer rendir sus dólares, la industria de FCI también ofrece alternativas que permiten diversificar la inversión desde USD 100.

Jorge Fagnani, de Balanz, detalla el amplio abanico de posibilidades: “Existen fondos que invierten exclusivamente en bonos corporativos. Por ejemplo, el Balanz ahorro dólares. Este bono está compuesto por obligaciones negociables en dólares de empresas argentinas de excelente calidad crediticia. Su horizonte de inversión es de mediano plazo (dos años), el perfil de riesgo es moderado y es elegido tanto por inversores minoristas como institucionales”.

Otras variantes

“Existe otra variante en la que se incorpora una pequeña porción de bonos soberanos a la cartera, como es el caso del Balanz renta fija dólar.”, prosigue Fagnani

“Este fondo contiene dos tercios de deuda corporativa y un tercio de títulos soberanos, todos denominados en dólares”, añade. Sin embargo, recalca que esta opción tiene un horizonte algo superior a los tres años y un riesgo mayor que la precedente.

La oferta de bonos en dólares se completa con aquellos FCI que invierten en activos latinoamericanos, ya sean corporativos o soberanos. Así, el inversor diversifica el riesgo de jurisdicción.

Fagnani puntualiza que en Balanz ofrecen el fondo sudamericano, que invierte en renta fija de Chile, Brasil, Uruguay y Paraguay. “Tiene un horizonte medio, actualmente de 2 años, y es más conservador que los dos anteriores. Busca resguardar el capital invertido y es elegido tanto por personas físicas como por empresas”, subraya.

Como podemos ver, las virtudes de los Fondos Comunes de Inversión no son pocas. Hay alternativas para todos los gustos. En este sentido, siempre es conveniente contar con información precisa y confiable antes de realizar cualquier inversión.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *