Los 165 impuestos que agobian a los argentinos

Los 165 impuestos que agobian a los argentinos

Estos son los 165 impuestos que agobian a los argentinos. El Instituto Argentino de Análisis Fiscal publicó el Vademécum tributario 2022. Hay 41 tributos nacionales, 26 provinciales y 98 “derechos, tasas y contribuciones” municipales, pero 8 concentran el 82% y 12 el 91% de la recaudación consolidada de los tres niveles de Gobierno.

Después de una pausa en 2021, el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), actualizó el Vademécum tributario argentino, con su versión 2022.

El relevamiento de impuestos, tasas y contribuciones a nivel nacional, provincial y municipal arroja un total de 165 tributos de todo tipo.

En esta edición, dice el informe, como no hubo versión 2021 no se realizó un análisis comparativo respecto del año anterior, pero sí “un análisis intensivo de la normativa tributaria vigente en los diferentes estratos gubernamentales”.

¿Qué es un tributo?

El reporte recuerda que se denomina tributo al pago que se realiza al Estado para que éste lo administre a través de las operaciones mediante las cuales provee a la ciudadanía de bienes y servicios”.

41 tributos son cobrados por la Nación, que administra 10 de los 12 impuestos que explican el 91% de la recaudación consolidada.

Los tributos pueden clasificarse como impuestos, tasas y contribuciones. La diferencia fundamental entre un impuesto y una tasa, derecho o contribución, explica, “es que en los primeros se grava una manifestación de capacidad contributiva. Esta no precisa ser acompañada de una contraprestación específica por parte del Estado. En tanto, en el caso de tasas y contribuciones, la obligación de pago se origina en la prestación estatal de un bien, obra o servicio. Estos benefician de manera concreta al contribuyente”

Este último es el caso de las 98 tasas, derechos o contribuciones que con gran inventiva y avidez recaudatoria administran los municipios.

El estudio además identifica la cantidad de tributos, la recaudación generada, su grado de concentración y la distribución de la misma. Esto es entre el Gobierno nacional, la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSES), los Gobiernos provinciales y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y los municipales.

Los 8 tributos que explican el 82%

Más allá de que los tributos sean 165, la recaudación efectiva se concentra en relativamente pocos instrumentos. De hecho, el estudio precisa que 8 tributos explican el 82% de la recaudación tributaria consolidada (esto es, de los tres niveles de gobierno) del país. 

Los instrumentos son los Aportes y Contribuciones a la Seguridad Social, Ganancias de personas humanas, Ganancia de sociedades, Derechos de exportación, Débitos y créditos bancarios (cheque) e Impuesto provincial a los Ingresos Brutos.

12 tributos que concentran el 91%

A los anteriormente mencionados 8 tributos se suman el impuesto sobre los Combustibles, los Derechos de Importación, el impuesto a los Bienes Personales y la Tasa de Seguridad e Higiene Municipal (TISH, el caballito de batalla de los Municipios). De este modo, se obtiene que el 91% de la recaudación consolidada argentina se concentra en 12 tributos. De ellos, 10 son nacionales y los 2 restantes los principales a nivel provincial y municipal respectivamente.

Los 153 tributos restantes aportan a las arcas fiscales el 9% de la recaudación consolidada. Esto abre un amplio espacio de posibilidades a la simplificación del sistema tributario. Es que que no solo pesa por lo que detrae de los ingresos de personas, empresas e instituciones, sino también por la enorme cantidad de tiempo y recursos asociados a satisfacer requerimientos legales y burocráticos no siempre sencillos o precisos.

Repartición de recaudación, fuente de conflicto

El 91% de la recaudación total, en cabeza de Nación, debe repartirse a su vez, en función del esquema vigente de coparticipación y leyes y acuerdos modificatorios, entre el nivel nacional (Tesoro y ANSES), las provincias, CABA y municipios. Esto, como es de amplio conocimiento, origina una fuente de tironeos y controversias como la que actualmente involucra a los gobiernos nacional y porteño.

Las provincias, a su vez, mediante sus propios esquemas legales de coparticipación, distribuyen a sus municipios los fondos ingresados tanto por coparticipación de tributos nacionales como por impuestos provinciales. De estos, el más relevante, por lejos, es Ingresos Brutos, el segundo tributo de mayor recaudación en todo el país.

En el agregado de los 165 tributos considerados, precisa el IARAF, de cada $100 de la recaudación total en toda la geografía del país, $54 quedan en el nivel nacional ($28 en caja de ANSES y $26 en el Tesoro), $36 ingresan a las arcas de alguna provincia o CABA, y $10 a los Municipios en su conjunto.

Otra observación sobre la base de los tributos de mayor recaudación, es que $91 de cada $100 de la recaudación consolidada se distribuyen de manera automática. Es decir, $31 a las provincias y CABA, $27 a la ANSES, $25 al Tesoro nacional y $8 a los Municipios.

Envidiable creatividad para crear más tributos

Los intendentes y concejos deliberantes compensan esa posición de convidado de piedra con una frondosa creatividad a la hora de crear y administrar “tasas, derechos y contribuciones”. Vale aclarar que esta recaudación no se comparte con los demás niveles de gobierno.

Así que a las habituales tasas “por servicios generales”, o “de limpieza e higiene”, los “derechos de construcción” y las contribuciones “por pavimentos y veredas” o “alumbrado, barrido y limpieza” se agregan “derechos de cementerio” y de “habilitación de comercio e industria”. También se suman el “derecho a los espectáculos públicos” y “de timbre” y “tasas por desagote de pozos ciegos y cámaras sépticas”, por “desinfección, desinsectización y desratización” o por “inspección de pesos y medidas”. Así continúa hasta llegar a los 98 tributos que pueden observarse en los cuadros del Vademécum. 

Estos tributos afectarán notablemente a ciudadanos y empresas según el lugar donde residan, compren, vendan, transiten y vayan de vacaciones.

En conclusión, los 165 impuestos que agobian a los argentinos son definitivamente excesivos, mermando los de por sí empobrecidos ingresos de la población. De cualquier manera que se observe esta cifra, es demencial para un país cuyos bolsillos arden más y más conforme pasan los meses.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *