Los grandes esquemas de evasión y elusión fiscal

Los grandes esquemas de evasión y elusión fiscal

Según muestra una investigación, los grandes esquemas de evasión  y elusión fiscal han causado a los Gobiernos una pérdida de ingresos estimada en 150.000 millones de euros (unos 175.000 millones de dólares).

Los grandes esquemas de evasión y elusión fiscal son llamados esquemas cum-cum y cum-ex. Los mismos están diseñados para aprovechar las debilidades de las leyes fiscales de distintos países. Se aplican a los pagos o dividendos que las empresas entregan a los accionistas.

Las nuevas cifras han sido calculadas por un equipo de expertos de la Universidad de Mannheim, en Alemania, en asociación con el grupo alemán sin fines de lucro Correctiv. El reporte forma parte de una investigación conjunta conocida como CumEx Files 2.0 y realizada por redacciones periodísticas de todo el mundo, coordinada por Correctiv.

Qué son los esquemas cum-ex

La investigación arroja nueva luz sobre un escándalo creciente que llamó la atención del público por primera vez en 2018.

Las denominadas operaciones cum-ex son transacciones en las que las acciones se venden inmediatamente antes del pago de un dividendo (cum dividendo), pero se entregan después (exdividendo).

Esta táctica crea confusión sobre quién posee las acciones en el momento en que se paga dicho dividendo.

La maniobra permite a ambas partes reclamar reembolsos sobre la retención de impuestos, pese a que solo se pagan una vez, cuando se emite el dividendo.

Breve historia de los esquemas cum-ex

Esta práctica se hizo popular en Alemania en los primeros años del siglo XXI y continuó hasta 2012, cuando se modificó la ley.

También se extendió a otros países, en particular a Dinamarca, pero también a Francia, Bélgica, Italia y Austria.

En Alemania, la Justicia ha lanzado una ola de investigaciones penales.

Mucha gente ya han sido declarada culpable de evasión fiscal. Actualmente, se están investigando a unas 1.000 personas, entre ellas personal bancario, abogados y corredores de bolsa.

Otra forma de evasión: el esquema cum-cum

Si bien las consecuencias de las operaciones cum-ex han dominado la atención de los medios y el interés de los fiscales hasta ahora, los últimos hallazgos de la investigación de Correctiv sugieren que se podría estar gestando un escándalo aún mayor.

Se entiende que las maniobras cum-ex le han costado a los Gobiernos casi USD 11.000 millones. Pero según los investigadores de la Universidad de Mannheim, esa cifra se ve eclipsada por las pérdidas derivadas de otra forma de compra y venta de dividendos de larga data, conocida como cum-cum.

¿En qué consiste el esquema cum-cum?

Esta estrategia se usa en países en los que los inversores nacionales y extranjeros reciben un trato diferente a efectos fiscales.

Un inversor extranjero vende o presta acciones, justo antes del pago de dividendos, a un segundo inversor residente en el país donde cotiza la empresa.

El segundo inversor puede reclamar un crédito fiscal por dividendos que no habría estado disponible para el inversor extranjero. Las acciones pueden devolverse al propietario original y compartir los beneficios.

El equipo de Mannheim calcula que entre 2000 y 2020, esta práctica costó a 10 Gobiernos, incluidos los de Alemania, España, Francia y Estados Unidos, un total de USD 164.000 millones. Asimismo, describe esta estimación como “muy conservadora”.

Sin embargo, no está tan claro si estas pérdidas darán lugar a juicios.

El área legal gris

Las operaciones cum-ex generan múltiples reclamos por retención de impuestos que solo se habían pagado una vez y su uso ha sido descrito como un “acto criminal de fraude fiscal” por el Tribunal Federal de Justicia de Alemania.

Pero los expertos dicen que los esquemas cum-cum se encuentran en un área legal gris. “No es ilegal”, explica Christoph Spengel, profesor de tributación internacional y líder del equipo de Mannheim. “Pero en casos individuales, por ejemplo, en Alemania, va contra la ley si el único propósito de comprar y recomprar acciones es obtener un beneficio fiscal”, añade.

De este modo, los grandes esquemas de evasión y elusión fiscal nunca serán debidamente sancionados. No obstante, en el caso de los esquemas cum-ex y cum- cum se observan algunas avances.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *