¿Los impuestos a las cripto no van contra su esencia?

¿Los impuestos a las cripto no van contra su esencia?

¿Los impuestos a las cripto no van contra su esencia? Los intercambios de criptomonedas comenzaron a emparejar a Bitcoin con otras monedas fiduciarias como el dólar. Dada esta aceptación, y las incursiones graduales de Bitcoin en el mercado establecido, tiene sentido para algunos que este se encuentre sujeto a algunas presiones institucionales. Esto, invariablemente, trae aparejado diversos controles.

Las criptomonedas son tendencia hace tiempo en Argentina. Así lo marcan los números: el 71% de los argentinos se muestra interesado en las criptomonedas y en las posibilidades de invertir sus ahorros allí con el fin de preservarlos.

Por otra parte, la cantidad de usuarios locales que decidieron volcarse a las criptos para preservar el valor de sus ahorros o como una forma de inversión creció 300% durante 2020.

Si tenemos en cuenta la gran imposibilidad de los argentinos de acceder al mercado cambiario debido al cepo, no debería sorprender que el mercado de las criptomonedas sea cada vez más popular.

Popularización y control

El problema con cualquier capital es que, ante la popularización, crece el interés del fisco por regularlo. Es así que el mes pasado el Banco Central le pidió a los bancos que remitieran información con el fin de identificar a los clientes que realizan operaciones con criptomonedas o tengan cuentas habilitadas para ello. Asimismo, deben informar sobre los clientes que hayan hecho operaciones con criptomonedas en el último año. Y fuentes del sector tributario indican que AFIP también está estudiando la cuestión.

El dilema de las criptomonedas

La situación de las criptomonedas es compleja. Por su origen descentralizado, ningún organismo debería poder ejercer control sobre ellas. Por lo menos, esa era la idea original.

El dilema de las criptomonedas es el mismo al que se enfrenta cualquier tendencia alternativa. Mientras sean pocos los que sepan de esta tendencia y la manejen con cierta discreción, esta podrá mantenerse “independiente” y alejada de controles.

Una vez que entra en el terreno popular, es decir, cuando se masifica, en general pierde todos los atributos que la hacían única y especial. Este es el caso de las criptomonedas, que están en circulación hace años. Pero, hasta hace no mucho, eran “alternativas”. Constituían una manera diferente de resguardarse.

Mucho se habló del anonimato de las cripto. Al no ser reguladas por ningún organismo, este modo independiente de transaccionar quedaba entre los consumidores y tenedores de las mismas. Sin embargo, si consideramos la llegada de Blockchain (cadena de bloques), podemos ver que este anonimato no es lo que solía ser. Es que Blockchain registra cada transacción en criptomonedas en el mundo. Aún así, ¿los impuestos a las cripto no van en contra de su esencia?

El rol de Blockchain

Blockchain es una base de datos distribuida. Cada uno de sus nodos tiene una copia de toda la red. La clave de esta tecnología es el consenso: si todos los nodos tienen la misma información, esa información es verdad.

Blockchain permite desarrollar una base de datos de gran volumen y distribuirla en decenas, miles o millones de nodos. De esta manera, compone una gran red P2P (peer-to-peer) descentralizada. Se trata de un libro de registro inmutable que contiene la historia completa de todas las transacciones que se han ejecutado en la red.

Entre sí, estos nodos transmiten tokens, una representación de la información sobre cualquier tipo de activo, bien o servicio. Estos puede ser aplicados a cualquier transacción que necesite de una verificación (realizar compras, participar en votaciones, contratar seguros, etc.). La información, por supuesto, viaja encriptada. Gracias a esto, puede distribuirse sin problemas de seguridad.

Las transferencias de tokens se agrupan en bloques que se van generando cada cierto tiempo. Las nuevas transferencias que no han cabido en un bloque se agrupan en el siguiente, que va indisolublemente enlazado al anterior, y así sucesivamente. De ahí su nombre: cadena de bloques o blockchain, en inglés.

Transferencias en monedas digitales

Se puede entender a la transferencia de una moneda digital como el endoso de un cheque. En otras palabras, análogamente a que una persona escriba en el dorso el destinatario del dinero, este puede a su vez endosarlo nuevamente. También se puede saber si la persona que se lo dio fue el dueño del cheque, o bien fue el último en endosarlo antes que él.

Reacciones a la medida del BCRA

La iniciativa por controlar las criptomonedas provocó que algunos tenedores de la criptodivisa fueran a la Justicia para intentar frenar la avanzada. Se ampararon en la protección de sus datos personales y en la falta de facultades del BCRA para requerir este tipo de información.

Los bancos, naturalmente, brindaron la información solicitada. Quedaron “‘en el medio’ porque el BCRA en carácter de regulador, les pidió información muy detallada. Las entidades estaban preocupadas sobre qué información dar. Ya hubo una presentación de un abogado alegando que el BCRA no tenía facultades para hacer este tipo de requerimientos, sobre todo en materia de criptoactivos, y que se podría violar la Ley de Protección de Datos Personales”, comenta Hernán Camarero, socio del estudio jurídico RTCZZ.

¿Es este el primer paso del BCRA para regular las criptomonedas?

Podríamos entender esta jugada del BCRA como una preparación para una futura regulación de las criptomonedas. Los argumentos que invoca el BCRA es que quiere conocer el mercado, saber cómo funciona, evaluar el impacto que puede tener en el mercado financiero y el sistema de pagos. Pero yo creo que quieren conocer, además, quiénes están operando en los exchanges (casas de cambio para criptos) con criptomonedas porque es una manera de hacerse de dólares en el exterior”, agrega Camarero.

Regulaciones sobre cripto activos

El tema de cripto activos todavía está muy verde y no hay una regulación específica. Sólo hay una mención genérica en una resolución de la UIF de 2014. Esta pide a quienes operen con cripto activos que ‘extremen los cuidados sobre el origen de los fondos’. También hay una resolución de AFIP relacionada con Ganancias que habla de “monedas digitales”. Diferentes reparticiones del Estado usan términos distintos para referirse a los cripto activos. Todo esto genera más confusión en cuanto a su encuadramiento y regulación”, continúa Camarero.

Entonces, ¿qué impuestos alcanzan a las criptomonedas?

Bienes personales

Bienes personales alcanza a aquellas personas cuyos bienes, al final del año calendario, superen el piso de ARS 2 millones (con una excepción: la vivienda del contribuyente tiene el límite en ARS 18 millones). Entre los bienes gravados están, por ejemplo, el dinero en efectivo, los automóviles, las propiedades y ciertas inversiones. ¿Qué sucede con las criptomonedas?

“La ley del Impuesto sobre los Bienes Personales no las menciona específicamente”, comenta Marcos Zocaro, contador especializado en criptoactivos.

Al no haber una regulación específica, hay posiciones encontradas entre los tributaristas. Unos dicen que las criptomonedas son un activo financiero gravado (o sea, deberían pagar). Otros sostienen que se trata de bienes inmateriales exentos (es decir, que no deberían pagar el impuesto). ¿Acaso los impuestos a las cripto no van contra su esencia?

Impuesto al Valor Agregado

La persona que compró criptos y decide venderlas, ¿debería pagar IVA?

“No, la venta no está alcanzada por este impuesto”, dice Zocaro.

Impuesto a las Ganancias

En el caso del Impuesto a las Ganancias, la respuesta es positiva. La ley incorpora desde 2018 como ganancia el resultado de la venta de “monedas digitales” (es decir, la diferencia positiva entre precio de venta y precio de compra) y es de 15% para las personas físicas. El mínimo anual para tributar es de ARS 167.678 para 2021. Es decir, si la ganancia entre compra y venta supera ese monto, la persona física deberá tributar impuesto a las ganancias por ellas. 

De todas formas, dadas las incontables dudas que plantea la redacción de la norma, algunos sostienen que la venta de criptomonedas como Bitcoin podría considerarse no alcanzada en el impuesto. Es que no existe en la Ley de Ganancias una definición del concepto de “moneda digital”. 

Monotributo

Las ganancias originadas por la venta de criptomonedas no pueden incluirse en el monotributo, sino que deben tributar Ganancias directamente.

Ingresos Brutos

Con respecto a los impuestos provinciales, por el momento, solo Córdoba legisló particularmente sobre la compra y venta de criptoactivos. 

Según la norma que dictó dicha provincia, el habitante cordobés deberá pagar este impuesto en caso de que realice compra y venta de criptos de manera habitual allí.

Alarma en redes sociales

En estos días, en las redes sociales comenzó a viralizarse una imagen que muestra un formulario de AFIP que lista una serie de criptomonedas.

Fuente: Infotechnology desde Twitter

Este cuadro encendió la alarma de los interesados. Pero no se trata de un nuevo impuesto, sino de un régimen informativo que existe desde 2019 (RG 4614). Por este, se obliga a los exchanges locales a informar mes a mes a la AFIP sobre los movimientos y las tenencias de los clientes cuando superan los ARS 10.000 de movimientos mensuales.

¿Los impuestos a las cripto no van contra su esencia?

Si tenemos en cuenta el origen y motivos de la creación de las criptomonedas, los impuestos van contra su razón de ser. Es decir, los impuestos a las criptos van contra su esencia. Lo que es cierto es que el BCRA comenzó a pedir a las entidades financieras las operaciones que realizan con estos exchanges. 

Por el momento, sin embargo, el fisco no obtiene información de aquellos portales que no están radicados en la Argentina, como es el caso de Binance. Cabe suponer que en el futuro, con argumentos de lavado de activos, esto cambie eventualmente.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *