Los tres frentes que abre la guerra en Argentina

Los tres frentes que abre la guerra en Argentina

El mundo entero está en vilo por la guerra en Ucrania y sus consecuencias en la contracción de capital en el mercado financiero internacional. La ralentización de la recuperación post covid muestra signos de estanflación a nivel global. Cuáles sos tres frentes que abre la guerra en Argentina.

En medio de este clima financiero y económicamente hostil para los emergentes, Argentina está debatiendo, puertas adentro, un acuerdo con el FMI. Los propios problemas domésticos crónicos que llevaron al país al borde del abismo de un nuevo default —inflación, insolvencia fiscal y déficit energético— se agravan.

El acuerdo con el FMI debe ser tratado teniendo en cuenta que la mayoría de los países se encuentran en vías de recuperación de los cuantiosos déficits fiscales ocasionados por la pandemia. Además, la actual guerra presagia insolvencia fiscal con economías sin crecer y tasas de inflación acercándose a los dos dígitos frente a la presión inflacionaria sobre las materias primas.

Mientras, Argentina tiene una inflación anual que supera el 50%, y cualquier shock negativo del exterior vulnera aún más su economía.

Los tres frentes

Los tres frentes que se abren están siendo un golpe de mayor intensidad sobre variables que preocupan al Gobierno para sostener lo económico, lo social y lo político, aun con las fracturas internas dentro del Gobierno.

Inflación

La inflación es la primera variable, ya que el aumento del precio de los commodities de alimentos es una presión adicional a la canasta básica, junto a la inflación crónica local. Si bien los monetaristas explican la inflación por un exceso de creación de dinero, es menester agregar que la inflación no es un fenómeno monocausal.

Aunque el sostenimiento de las cuentas del Tesoro Nacional por parte del Banco Central haya sido la principal causa de la inflación, no significa que no se puedan agregar nuevas causas. Sin embargo, la estrategia del Gobierno es aumentar la presión tributaria sobre los bienes exportables en contra de los alicaídos ingresos por exportación.

Solvencia fiscal e indicadores sociales

El segundo aspecto es el débil equilibrio entre la solvencia fiscal y los indicadores sociales. La incapacidad del Gobierno de manejar la crisis se abre dentro de la misma coalición de Gobierno. El complejo panorama que atraviesa Argentina proviene de una insolvencia del sector público de larga data y de un agotamiento de las fuentes de financiamiento.

Esto no solo afecta la capacidad de generar ingresos en el corto plazo, sino que además condiciona la productividad del sector privado, aplicando más impuestos para intentar equilibrar las cuentas públicas. Mientras, la aceleración inflacionaria increpa la coartada de responder al FMI con una mejor performance fiscal.

Déficit energético

El tercer aspecto es el déficit energético, el cual expone la fragilidad del esquema estatal de subsidios con precio de energías más baratas respecto de la internacional y la falta de inversión en infraestructura. De esta manera se socavan las cuentas públicas ante una necesidad de reducir el déficit para cumplir con el FMI.

Ante el incremento de los precios internacionales y la cada vez mayor brecha con el precio criollo, se hace necesario ajustar el valor de la energía doméstica con aumentos que devoran la capacidad de los ya devaluados ingresos argentinos.

La guerra vulnerabiliza aún más la economía argentina, afectando los precios relativos y evidenciando distorsiones que han ido en aumento (a pesar de los indicios que avisaban que era necesario mejorar la solvencia de las cuentas públicas y reprogramar la distorsión de los precios de la energía). La amenaza en una declinación en el volumen de recaudación impositiva aún aumentando los impuestos y el deterioro de la recaudación fiscal parecieran ir a toda velocidad.

 

Vemos así cuáles son los tres frentes que abre la guerra en Argentina.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *