Ni siquiera llegamos a economía fronteriza

Ni siquiera llegamos a economía fronteriza

Ni siquiera llegamos a economía fronteriza. Es así que Argentina dejó de ser mercado emergente. En una decisión peor a la esperada, el país pasa a la categoría standalone.

El índice MSCI volvió a sorprender. A contramano de lo que se preveía, la firma anunció la reclasificación de Argentina a la categoría de standalone —es decir, independiente, que puede autosustentarse, algo impensado para Argentina— en lugar de hacerla descender al nivel de Frontera.

El país queda así excluido de todos los índices de MSCI. Esto representa un golpe aún más duro que el que esperaba el mercado.

¿Mercado “independiente”?

La firma Morgan Stanley Capital International anunció que reclasificará el índice MSCI Argentina de la categoría de Mercados Emergentes a la de Mercados Independientes. En un comunicado, la compañía señaló que esto sucederá en un solo paso, coincidiendo con la Revisión Semestral del Índice de noviembre de 2021. El documento detalla que los índices MSCI Standalone Markets no están incluidos en el MSCI Emerging Markets Index ni en el MSCI Frontier Markets Index.

Desde septiembre de 2019, los inversores institucionales internacionales han estado sujetos a la imposición de controles de capital en el mercado de renta variable de Argentina”, mencionó Craig Feldman, Jefe Global de Investigación de Gestión de Índices y miembro del Comité de Políticas del Índice MSCI.

“El índice MSCI Argentina sigue siendo replicable, dado que solo los listados extranjeros son elegibles para su inclusión en el índice. Pero la severidad de los controles de capital sin resolución no está en línea con el Mercado de Criterios de accesibilidad del índice MSCI Emerging Markets. Esto ha llevado a la reclasificación de Argentina de mercados emergentes a estado de mercados independientes”, agregó.

Vale recordar que la Argentina accedió a dicha categoría en junio de 2018, pero no ingresó formalmente hasta mayo de 2019.

Cómo funcionan los índices MSCI

Los índices MSCI están compuestos por una serie de valores de referencia que representan la evolución de los mercados más importantes del mundo. Como ejemplo, podemos citar al mercado estadounidense, el japonés, el europeo o, directamente, el mercado mundial. En general, los activos que forman parte de ellos se caracterizan por ser fáciles de negociar y con una elevada liquidez a nivel mundial.

La selección de los papeles que componen cada uno de estos índices se realiza analizando grandes empresas. También se consideran compañías de mediana y baja capitalización.

Parte del mercado utiliza estos indicadores como “guía” de inversión. Existen fondos “pasivos” en los que no hay ningún administrador que decida estrategias. Simplemente, copian la composición de un índice. El resultado que obtienen quienes invierten en ellos no es más que la suerte que corrió ese índice.

Así, una acción incluida en uno de esos índices, inmediatamente goza del efecto de las compras de fondos pasivos. Estos fondos, a su vez, por sus propios compromisos con los inversores, tienen que cargar en sus carteras una cantidad de acciones determinada de esa empresa recientemente incluida.

¿Qué significa ser “standalone”?

Existen dos grupos de países que pueden ser considerados “standalone” . Están compuestos por las naciones “recién llegadas” al índice MSCI, o aquellas que tuvieron una rebaja de su categoría desde emergentes o desde fronterizos.

Estos mercados deben demostrar una relativa apertura y accesibilidad para los inversores extranjeros. Asimismo, deberán probar que no están atravesando un período de extrema inestabilidad económica o política”, define el MSCI en su web a los países que integran esa categoría.

El MSCI considera que puede “reclasificar temporalmente a los mercados que forman parte de los desarrollados, los emergentes o los fronterizos como un mercado ‘standalone’ . Este hecho se produce cuando existe un deterioro severo en la accesibilidad o el tamaño y la liquidez de ese mercado”, explicó.

Otros países que comparten la calificación de standalone

Si bien una “baja calificación” estaba prácticamente descontada, la decisión conlleva un empeoramiento de las condiciones de acceso al financiamiento. El país queda así en la misma situación que países como Jamaica, Panamá, Trinidad y Tobago, Botswana, Zimbabwe o El Líbano. Dentro del status standalone también se encuentran economías como la de Bosnia, Bulgaria, Malta y Ucrania.

Cepo cambiario: la principal causa

La firma había prácticamente anticipado hace un año que Argentina perdería su lugar entre Emergentes. En junio de 2020, MSCI había decidido darle una chance más al país, manteniéndolo dentro de ese nivel. Hubo, sin embargo, una clara advertencia: lo removerían de dicho grupo si persistían los deterioros en la accesibilidad al mercado. Es decir, si continuaban los controles de capitales instalados hace casi dos años.

Desde entonces, no solo no se removió el cepo cambiario, sino que se endureció. 

“Desde septiembre de 2019, los inversores institucionales internacionales han estado sujetos a la imposición de controles de capitales en el mercado de equity de Argentina”, dijo Craig Feldman. Por este motivo, ni siquiera llegamos a economía fronteriza.

Mucho peor de lo que se esperaba

La decisión es aún más complicada, ya que se tenía la expectativa de que Argentina pasara a la categoría de Frontera. En dicho caso, el país se habría podido beneficiar con una mayor ponderación en un nivel inferior. De hecho, a razón de esa expectativa, se explica en parte el rally que experimentó la renta variable local en las últimas semanas.

De las ocho empresas argentinas que se habían sumado al índice MSCI Emerging Markets en 2019, hoy solo permanecen Globant e YPF. Mientras tanto, Adecoagro reemplazó recientemente a Telecom Argentina. Sin embargo, su ponderación apenas alcanzaba el 0,098%.

Argentina desaparece del mapa

La decisión de MSCI perjudica significativamente a las acciones locales, afectando el ingreso de ciertos flujos. Básicamente, sacan al país de emergentes pero no lo posicionan como fronterizo. De este modo, el país queda aislado hasta que se analice una nueva reclasificación”, explicó al respecto Lucas Yatche, consejero de finanzas de Liebre Capital.

Para Diego Martínez Burzaco, jefe de de Inviu, la decisión implica que “Argentina desaparece un poco más del mapa”. Es que, según consideró el economista, la noticia no es buena. A mediano plazo, “es una muy mala señal porque aleja a la Argentina aún más del radar de los fondos institucionales”. Es así que ni siquiera llegamos a economía fronteriza.

¿Podría haber reincorporación?

La MSCI asegura que la posible reincorporación de un país en los índices de mercados desarrollados, emergentes o fronterizos “solo se considerará después de la consulta con clientes”. Según explicó el economista Norberto Sosa, director de Invertir en Bolsa (IEB), “ los participantes con mayor ponderación para los resultados” en esa consulta son los fondos de pensión.

Según Sosa, el 95% de los fondos de pensión de los Estados Unidos utiliza los índices de MSCI como referencia. Por este motivo, miles de millones de dólares encuentran su destino a partir de lo que determina la compañía elaboradora de índices de inversión.

Por ahora, ni siquiera llegamos a economía fronteriza. Solo resta esperar que, a futuro, se logre revertir esta calificación tan poco halagadora y perjudicial para nuestro país.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *