Opciones para invertir no solo el aguinaldo

Opciones para invertir no solo el aguinaldo

Opciones para invertir no solo el aguinaldo. Muchos trabajadores perciben durante el mes de junio el primer pago del sueldo anual complementario, más conocido como aguinaldo. Si aún te queda algo y te preguntás qué hacer con ese dinero para que no se licúe, tenés varias posibilidades.

Lo más habitual es usar el aguinaldo para cancelar deudas, pagar gastos extraordinarios y otros consumos. Estos suelen ser los canales en los que termina ese dinero. Sin embargo, en algunos casos surge la posibilidad de dirigirlo hacia ahorro o inversión. En este caso, es de vital importancia tener en cuenta los comentarios de especialistas a la hora de elegir qué activos son los más atractivos en un momento dado.

Si aún no contás con una planificación para ese dinero y querés es resguardarlo para un uso futuro, lo mejor es invertirlo en el mercado de capitales. Independientemente del aguinaldo, los pocos o muchos ahorros que se poseen, pueden ser mejor administrados al usar instrumentos de inversión.

¿A qué plazo se apunta?

Lo importante, resaltan los expertos, es tener conciencia de a qué plazo se apunta. Es decir, por cuánto tiempo se está dispuesto a dejar sin uso el dinero, y, a la vez, cuánto riesgo se está dispuesto a tolerar (bajo, medio o alto). A más riesgo en finanzas, mayor es la posibilidad de conseguir mejores resultados. A menor riesgo, las expectativas de ganancia potencial se reducen.

Una vez hecho este diagnóstico, se podrá elegir entre las diferentes opciones de inversión disponibles en el mercado.

Actualmente existen múltiples instrumentos que, acorde al perfil que tenga cada inversor, harán que ese dinero extra no pierda contra la inflación y pueda preservar su valor. Todo depende de tu perfil.

Perfil Conservador: instrumentos a corto plazo

El inversor con perfil conservador es aquel que busca estabilidad en sus inversiones, por lo que el riesgo que toma es mucho menor. Por este motivo, las recomendaciones de inversión serán aquellos instrumentos a corto plazo, como pueden ser el dólar MEP y Letras del Tesoro.

El inversor que no tiene mucha experiencia en el mercado de capitales busca colocar su dinero para que este trabaje con vistas a usarlo dentro de poco. A  su vez, está dispuesto a renunciar a grandes ganancias a cambio de evitarse pérdidas rotundas.

Este tipo de perfil de inversor tiene opciones tradicionales en el país. Por ejemplo, la compra de dólares para atesoramiento (más un mecanismo de defensa contra una eventual devaluación que una verdadera inversión).

Instrumentos para perfiles conservadores

El Dólar MEP es una sencilla operatoria que permite dolarizarse sin el impuesto país de 30%. Este no posee  límite de monto y se puede comprar la cantidad de veces que se requiera. Se realiza a través de la compra de bonos (AL30) en pesos y su posterior venta en dólares.

El dólar MEP es el precio por dólar implícito en el diferencial de precios en pesos y en dólares de un mismo bono soberano u otro activo. A través de la compra de un bono (típicamente el Bonar 2030) con pesos y su reventa posterior a cambio de dólares, los ahorristas logran comprar —y vender— divisas a un tipo de cambio alternativo, pero completamente en blanco.

Por otro lado, las Letras del Tesoro (LETES) también son una buena alternativa. Se trata de títulos de deuda de corto plazo en pesos, emitidos por el Tesoro de la Nación. Funcionan como un valor de renta fija, ya que desde su adquisición el inversor conoce los intereses que pagarán y en qué fecha. Estas son algunas opciones para invertir no solo el aguinaldo.

Perfil Moderado: instrumentos a mediano plazo

Con más tiempo disponible para esperar el resultado de una inversión, las alternativas se amplían. Así, si se está dispuesto a tomar algo de riesgo, con la posibilidad de conseguir un resultado más jugoso, hay más opciones disponibles, incluso para los ahorristas minoristas.

Los inversores con perfil moderado son aquellos que toleran alguna volatilidad, pero buscan afrontar un menor riesgo que el inversor arriesgado. Para ellos también pueden servir los instrumentos de estrategia conservadora como el Dólar MEP y las Letras del Tesoro.

Plazos más largos, mejores ganancias

Si, por el contrario, se busca un riesgo más alto y tener una cartera diversificada, las alternativas rondarán en instrumentos ajustados por CER, como pueden ser los Fondos Comunes de Inversión (FCI) o los Bonos.

Con plazos más largos se puede empezar a invertir en fondos comunes de inversión dollar-linked o compuestos por deuda con ajuste CER. Esto significa ir un paso más allá. En lo que es bono CER, los más cortos tienen rendimientos negativos, pero los que son de mediano y largo plazo tienen rendimientos muy altos que, lógicamente, implican un riesgo,

Si bien es importante el riesgo al que se involucra el inversor, el hecho de hacerlo a través de un FCI hace que sea una opción interesante para el inversor moderado. Permite suscribir el dinero y rescatarlo cuando se necesite, incluso al día siguiente. También cuenta con mínimos montos de inversión y su administración está a cargo de profesionales.

Por ejemplo, el Discount en pesos que vence en 2033 paga una TIR del 8,6% anual, el Par que vence en 2038 paga una TIR de 11% anual. Si bien es un riesgo importante para invertir directamente, el hecho de hacerlo a través de un fondo común, que tiene un administrador que distribuye entre distintos activos, puede ser una buena opción para un perfil moderado.

Si el inversor busca un riesgo un poco más alto y un plazo medio, se puede invertir en bonos CER, que le permitirán estar cubierto contra la inflación y obtener además un rendimiento extra de interés, dependiendo del plazo. Es así que encontramos más opciones para invertir no solo el aguinaldo.

Perfil Arriesgado o Agresivo: instrumentos a largo plazo

Cuando se habla de plazos más largos, se está dispuesto a no disponer del dinero invertido durante un plazo de un año o más. En este caso, todas las recomendaciones posibles en el mercado local tienden a dirigirse en la misma dirección: las acciones de empresas extranjeras en las que se puede invertir en pesos desde la Bolsa porteña. Y, en segundo lugar, alguna apuesta a bonos de deuda en dólares de empresas. Siempre apuntando a estar más asociado a activos en dólares que en pesos.

Instrumentos para perfiles más agresivos

El inversor arriesgado busca una cartera con importantes ganancias de dinero en operaciones de elevado riesgo. En estos casos, las mejores opciones de inversión son los CEDEAR o las Obligaciones Negociables en dólares.

Los CEDEAR son certificados de depósitos de acciones de empresas extranjeras que cotizan en los mercados argentinos. Permiten, además de diversificar la cartera, acceder a inversiones en empresas de primera línea internacional. De esta manera, disminuyen el riesgo local y brindan una cobertura en el tipo de cambio. 

Detrás del CEDEAR hay una empresa que tiene su negocio y que puede generar tanto pérdidas como ganancias muy significativas. Con este instrumento se asume un riesgo cambiario, apostando por el dólar y por la empresa en cuestión.

Por su parte, las Obligaciones Negociables (ON) en dólares son instrumentos de deuda privada que pueden negociarse en el mercado de capitales. Representan un pasivo para la empresa emisora. Esta, cuando las emite inicialmente, recibe dinero para financiar sus actividades. Para los inversores representa un activo que paga intereses de acuerdo a la promesa de pago descrita en el prospecto de emisión. Se las considera un instrumento de renta fija.

Por último, siempre a largo plazo, la deuda de empresas argentinas en dólares —seleccionando entre firmas con números sanos y buena calificación— es una alternativa ya algo más sofisticada, pero también interesante.

Es muy importante resaltar que toda inversión conlleva riesgos. Lo más conveniente en estos casos es tener el asesoramiento de expertos. Estos podrán indicar qué opciones se ajustan mejor a cada perfil de inversor. Asimismo, siempre se debe considerar que la diversificación es la clave del éxito.