¿Por qué el dólar blue volvió a dispararse?

¿Por qué el dólar blue volvió a dispararse?

¿Por qué el dólar blue volvió a dispararse? El blue registró nuevos aumentos en cinco días.

El dólar blue volvió a dispararse. La cotización paralela de la moneda estadounidense subió ocho pesos. Así, llegó a $161, acumulando una escalada de 13 pesos en dos jornadas y de $18 en una semana. Asimismo, el dólar “solidario” cerró en $162,52.

La cotización del dólar oficial cerró el lunes en un promedio de $98,88, con una suba de 10 centavos respecto del cierre del viernes. De este modo, el dólar “solidario” con el recargo de 30% —contemplado en el Impuesto PAIS—, marcó un promedio de $128,54 por unidad. Con el anticipo a cuenta del Impuesto a las Ganancias de un 35% sobre la compra de divisas, el valor promedio fue de $163,17.

Si bien el billete terminó a $158 el lunes, esa es la cotización microcentro. El dólar se mueve como pasa con el valor de la nafta: al alejarse de Capital Federal, sube el precio. En el Gran Buenos Aires, cotizaba a $160.

Causas de la suba del dólar blue

Hay varios factores que explican esta suba. En primer lugar, en el primer trimestre el dólar blue cayó 15% mientras que la inflación fue del 13%. Por este motivo, parte del aumento se asocia a esa actualización de precios.

Sumada a la inflación que al Gobierno le cuesta mucho dominar, encontramos la salida de los fondos internacionales a través del CCL por más de USD 600 millones. Si a esto le agregamos el hecho de que la licitación de deuda en pesos a comienzos de abril no fue muy buena, podemos entender que el clima reinante es de pronunciada incertidumbre.

En segundo lugar, la gente teme otra cuarentena eterna. Esto produce que se busque cierta tranquilidad en la moneda norteamericana. La incertidumbre frente a la segunda ola de COVID-19 nos hace convivir con ese miedo. Las subas del dólar blue solo la reflejan.

En tercer lugar, las colocaciones en pesos cada vez rinden menos. La tasa real se hace negativa y eso produce alzas en el precio del dólar. Algunos especialistas aseguran que el dólar rindió más en cinco días que un plazo fijo en tres meses.

El cuarto factor es la incertidumbre, en medio de la cercanía del vencimiento de deuda con el Club de París. Los precios internacionales y la liquidación del agro están en niveles récord pero tienen fecha de caducidad, ya que posiblemente en junio no se vean más en estos números, lo cual generará escasez de dólares. 

Otros factores causales

No hay avances ni fechas concretas respecto del acuerdo con el FMI. Son muchos factores que están en juego, por lo que las expectativas comienzan a ser más negativas. Esto provoca una reacción en el dólar blue, ya que el mercado lo veía con cierto atraso respecto del oficial.

Parecería ser que la cotización se está dirigiendo hacia un pico similar al de enero, en torno a los $165/$170. Resta ver si llega a superar al solidario (actualmente en los $163,15). Si eso ocurre, seguramente haya un impacto sobre los precios.

¿Nos tomó por sorpresa?

No sorprende esta suba, ya que el dólar blue se percibía bastante barato en la zona de los $140, sobre todo teniendo en cuenta una inflación del 4% mensual. No es muy sostenible un dólar en calma con una inflación en esos niveles.

Lo que sí sorprende es la velocidad que tomó la suba en estas últimas 48 horas. Un salto del 10% en una semana es un porcentaje que enciende algunas luces amarillas. La evolución depende de las políticas económicas y monetarias que tome el Banco Central. Es decir, si se llegan a anunciar restricciones más estrictas, cae la recaudación y el BCRA tiene que salir a emitir más pesos, probablemente el dólar vuelva a tener una suba pronunciada.

Si, por el contrario, la autoridad monetaria puede seguir manteniendo una baja en el déficit fiscal y consigue seguir renovando deuda en pesos, no debería seguir esta dinámica.

Incertidumbre: nuestro ya habitual estado

De a poco, empieza a reinar un clima de más incertidumbre. La suba no es preocupante, pero sí hay que vigilar la tendencia para que esto no sea un dolor de cabeza adicional, más aún atendiendo a que siempre en períodos preelectorales la demanda por cobertura aumenta.

Por otra parte, cada vez que sube la incertidumbre financiera en Argentina, los bonos reaccionan mostrando un favoritismo hacia la deuda de legislación internacional.

La probabilidad de default de la deuda argentina sigue ubicándose en niveles cercanos al 95%, por lo que la cobertura legal toma un protagonismo mayor. 

En el marco de una inflación que no afloja y de una actividad económica nuevamente amenazada por la pandemia, la postergación de las PASO (supuestamente por razones exclusivamente sanitarias) le agrega una cuota de incertidumbre extra a la dinámica macroeconómica. En particular, hace replantear cuál será el alcance de las negociaciones que llevará adelante el Gobierno con el FMI.

¿Qué refleja el dólar blue en realidad?

Entonces, ¿por qué el dólar blue volvió a dispararse? Se podría decir que los mercados alternativos, donde las operaciones se realizan con más libertad y donde el dólar blue se mueve cómodamente, reflejan lo que los argentinos juzgamos que es el valor del peso. Sintetiza lo que pensamos acerca de la situación actual y la evolución futura de la demanda y oferta de pesos, las reservas, el déficit fiscal y su financiamiento, la inflación, las tasas de interés, la actividad económica, la balanza comercial, la situación social y política.

Las comparaciones o valores históricos dejan de ser buenos indicadores en situaciones de crisis o coyunturas críticas como las actuales. Por lo tanto, la suba del dólar blue habla de una gran inestabilidad y de expectativas no muy alentadoras con respecto al futuro inmediato de nuestro país.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *