Primera planta de energía termosolar de Latinoamérica

Primera planta de energía termosolar de Latinoamérica

La primera planta de energía termosolar de Latinoamérica se encuentra en Chile. Esta puede generar electricidad proveniente del sol las 24 horas del día. El logro es parte de la tecnología denominada concentración solar de potencia.

Orgullosamente, el país vecino inauguró este martes su primera planta termosolar. Cerro Dominador (tal es su nombre), ubicada a 50 km al oeste de la ciudad minera de Calama (norte), puede generar electricidad proveniente del sol las 24 horas del día mediante. Este sistema es capaz de generar 110 megavatios de energía limpia utilizando la potente radiación solar del Desierto de Atacama.

Acción conjunta

No todo fue tan fácil como parece. El proyecto, cuya construcción comenzó en 2015 y estuvo detenido entre 2017 y 2018 por falta de financiación, costó más de 1.000 millones de dólares. Actualmente, su propietaria es la compañía estadounidense EIG Global Energy Partners. De este modo, lograron hacer realidad el sueño del emprendimiento que constituye la primera planta de energía termosolar de Latinoamérica.

Por otra parte, la planta fue construida por un consorcio formado por las empresas españolas Acciona y Abengoa. Paralelamente, contó con financiación de la Unión Europea, específicamente del banco alemán KfW, y otros bancos internacionales.

Este sistema de energía termosolar es diferente de los tradicionales sistemas solares fotovoltaicos o eólicos. Es que esta planta utiliza tecnología que permite almacenar el calor del sol para generar electricidad durante horas, incluso por la noche.

Cómo funciona la primera planta de Latinoamérica

Cerro Dominador es la primera planta de tecnología CSP construida en Latinoamérica. Debemos mencionar que esta tecnología ya se usa en países como Estados Unidos, China, España o Australia. La planta más grande del mundo, Ouarzazate, se encuentra en Marruecos y produce 510 Mw de electricidad diarios.

La tecnología CSP de Cerro Dominador utiliza 10.600 heliostatos (espejos móviles capaces de seguir el movimiento del sol) repartidos en más de 700 hectáreas. Estos espejos reflejan y concentran la luz del sol. A su vez, la luz es reflejada sobre una torre de 250 metros de altura con un “sombrero” lleno de sales fundidas que absorben este calor.

Luego, las sales calientes bajan por la torre a una temperatura de 500 grados centígrados hacia un cambiador de calor. Aquí es donde evapora agua que mueve una turbina generadora de electricidad. Dicha turbina es capaz de producir 110 Mw.

El CEO del proyecto, Fernando González explicó: “Las sales fundidas pueden almacenarse por hasta 17 horas y media. Este hecho permite que el sistema siga funcionando incluso sin luz solar directa y haya una producción fiable de electricidad 24 horas al día”.

Asimismo, la planta de CSP operará en conjunto con otra de energía fotovoltaica que produce 100 Mw de energía, para un total de generación de más de 200 Mw. Esto es suficiente para proveer electricidad a una ciudad de 380.000 hogares.

Ventajas de la planta termosolar

En total, con esta tecnología la planta evitará la emisión de más de 640.000 toneladas anuales de dióxido de carbono, el cual es el principal causante del calentamiento global. “Es equivalente a lo que emiten 300.000 automóviles en un año, más que los automóviles que existen en esta región”, mencionó el presidente chileno Sebastián Piñera durante la inauguración de la planta.

En su discurso, el mandatario explicó que la inauguración del proyecto se enmarca en el compromiso de Chile de descarbonizar su matriz energética en 2040. De este modo, Chile tiene pensado contribuir en la eliminación de las emisiones de gases de invernadero. Piñera afirma que “si seguimos por el camino que vamos, el mundo se va a hacer no sustentable y no va a ser apto para la vida humana”.

El presidente chileno prometió que este año se inagurarán más proyectos de energía limpia en Chile que en toda la historia del país. Estos dichos ponen de maniefiesto la importancia de la primera planta de energía termosolar de Latinoamérica.

Chile, falta de combustible y abundancia de energía verde

Chile es pionero en la región en el uso de energías renovables. Esto es gracias a una fuerte inversión extranjera. También es uno de los líderes en el desarrollo del hidrógeno verde del mundo. Este último resulta un tema estratégico para un país que siempre ha dependido de combustible del exterior para su energía, aunque está intentando cambiar esa realidad.

El mandatario destacó ese hecho cuando apuntó que Chile siempre “fue un país pobre en las energías del pasado. Teníamos poco petróleo, poco carbón, poco gas. Pero gracias a Dios, somos muy ricos, inmensamente ricos, en las energías del futuro. Tenemos los desiertos con la mayor radiación del mundo. Chile cuenta también con los mejores vientos del mundo. Además, tenemos la energía geotérmica que viene de los volcanes”.

Energía renovable con los mejores recursos

Para aprovechar todos estos recursos, el país andino ha creado una estrategia. Esta busca atar el poder de la naturaleza para producir vastas cantidades de energía solar en el Desierto de Atacama. Lo mismo se hará con la energía eólica en el Estrecho de Magallanes (sur) y los combustibles basados en hidrógeno verde, producido con la electricidad de estas fuentes renovables.

“Nuestro país tiene los mejores recursos solares y eólicos del mundo. Recursos renovables que permitirán frenar el calentamiento global. Tenemos que aprovechar ese potencial”, agregó el ministro de Energía, Juan Carlos Jobet.

Cifras de energías renovables

En el país, las energías renovables pasaron del 32,8% de la matriz energética en 2013 al 45,5% en 2018.

La generación solar aumentó más de 750 veces entre 2013 y 2018, mientras que la energía eólica se multiplicó por siete. Para 2030, se espera que el 70% de la matriz energética sea con base en energías renovables.

El país se ha propuesto descarbonizar totalmente su matriz energética para el año 2040. Asimismo, trabajará para alcanzar la neutralidad de carbono antes de 2050.

La próxima cumbre del clima COP 26, que se celebrará en Glasgow, Escocia, en noviembre, tendrá un marcado énfasis en la importancia de poner fin a la dependencia mundial del carbón. También se enfatizarán las oportunidades de la energía renovable, según difundió el pasado mes de mayo la organización.

Conforme a la trayectoria actual de las emisiones de dióxido de carbono, está previsto que la temperatura aumente entre 3 y 5 grados Celsius para finales de siglo.

Resta esperar que este tipo de proyectos puedan replicarse a lo largo de nuestro continente.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *