Pros y contras de dolarizar la economía

Pros y contras de dolarizar la economía

Existen pros y contras de dolarizar la economía. En un contexto en el que la inflación es de 50% anual y el peso vale cada vez menos, un experto propone dolarizar como solución.

El apetito argentino por ahorrar en dólares como consecuencia de una inflación que le quita de forma constante poder adquisitivo a la moneda nacional, desata una discusión entre distintos analistas. En la misma, se plantea como “salida” a esta situación nociva la posibilidad de dolarizar la economía.

Dolarizar es un planteo que también surge por la suba constante de las cotizaciones de los diferentes tipos de cambio. Esto, además, impacta al alza en los precios de aquellos productos y servicios que tienen insumos importados.

Esto se refleja en una brecha cambiaria de hasta 100% entre los valores de las divisas oficiales y las libres. A ello se le agrega que las reservas del Banco Central prácticamente no cuentan con divisas netas disponibles.

Qué implicaría dolarizar la economía

Dolarizar la economía significa que todo se va a regir por una única moneda de referencia, el dólar”, aclara Alfredo Romano, autor del libro “Dolarizar, un camino hacia la estabilidad económica”.

Respecto al proceso de dolarización, sostiene que se debe llevar adelante canjeando la base monetaria por dólares, es decir, M0. La misma resulta ser la cantidad de billetes y monedas en manos de los argentinos. A ello también se le suma el dinero de los bancos depositados con el Banco Central.

De acuerdo a su cálculo, los dólares que necesita la economía doméstica para llevar adelante el proceso “son mínimos” respecto a la capacidad de producirlos que tiene Argentina.

En cifras concretas, habla del 3% del Producto Bruto Interno (PBI) en reservas para comenzar el proceso de dolarización.

El fracaso económico sistemático

Romano es lapidario sobre por qué se debería dolarizar en Argentina. “Nuestro país es un claro ejemplo del fracaso económico sistemático. Fuimos una economía desarrollada, con una fuente inigualable de recursos. Fue el primero de Latinoamérica en tener subtes, con desarrollo industrial y productivo, y con potencial de competir por el liderazgo económico a Estados Unidos y Alemania. Todo eso es historia“.

Y agrega:En la actualidad, Argentina convive con uno de los peores escenarios económicos de su historia. Lamentablemente, si no tomamos decisiones profundas y disruptivas, esto no va a cambiar”.

Un acuerdo con el FMI no solucionaría nada

En cuanto al panorama que se abre por el anuncio oficial de “entendimiento entre el Gobierno y el Fondo Monetario Internacional (FMI), Romano entiende que “no va a solucionar ninguno de los problemas profundos que tienen los argentinos”.

Entre ellos, cita la altísima inflación, inestabilidad, pérdida constante del poder adquisitivo y “nulo acceso a un vehículo 0km o a una vivienda”.

Además, sostiene que el Gobierno no cuenta con la confianza necesaria que se requiere para generar un cambio de paradigma económico.

Beneficios de dolarizar

Entre los mayores beneficios de dolarizar que cita el experto se encuentra una drástica caída de la inflación y recuperación sostenida del salario real, “algo que no vemos en Argentina hace, por lo menos, 12 años”, subraya.

El segundo aspecto que destaca Romano es la estabilidad económica y tierra fértil para desarrollar negocios a largo plazo.

Otro punto que resalta es que “se acaba la maquinita del Banco Central y se limitan los canales para financiar el gasto público”.

En cuarto lugar, nombra un aumento rotundo del crédito, “ya sea para la primera vivienda, para comprarse un auto o para desarrollar un nuevo negocio”.

Finalmente, el analista menciona como beneficio de dolarizar la “caída drástica del costo financiero, para que los USD 400 mil millones que los argentinos tienen guardados puedan invertirse en la economía real”.

Desventajas de dolarizar

Sin embargo, según Romano uno de los puntos que puede resultar problemático es la eventual falta de liquidez. Esta constituye un punto importante que podría verse como una desventaja al proceso de dolarización, ya que este programa cristaliza los recursos disponibles que tiene la economía”.

Es decir, se sobrentiende que si no hay liquidez en la economía, no se crece.

“No se puede emitir para generar crecimiento ficticio, como le apetece a la política argentina”, sentencia este analista.

Otra de las contras de dolarizar es que se anula el recurso de recaudar por parte del Banco Central, llamado señoreaje. Además, se pierde la capacidad de “recaudación” del impuesto inflacionario.

Es necesario mencionar que, obviamente, se deja de tener independencia monetaria.

¿Dolarizar o no la economía?

Es claro que si se dolarizara la economía, el país perdería el poder de flexibilidad que le brinda tener una moneda propia y que no puede emitir según sus necesidades.

Asimismo, dolarizar tampoco posibilita utilizar la tasa de interés para hacer política monetaria. Esta herramienta tan valiosa, en Argentina ha tenido poco poder de fuego.

Por otra parte, más allá de que los argentinos piensan en dólares, el país pasaría a depender de un signo monetario de otro país y, de forma directa, del valor de dicha divisa. Esto supone un problema. Sobre todo en un contexto de alza en la inflación en Estados Unidos, que hoy ya es de casi 7,5% anual.

“Finalmente, otra desventaja es que, si la dolarización no se acompaña de cambios estructurales a nivel impositivo, comercial y laboral, Argentina podría perder competitividad en el mediano plazo”, advierte Romano.

Estas son algunos de los pros y contras de dolarizar la economía.

La economía regida por el dólar

Más allá de los pros y contras que tiene dolarizar, para algunos analistas es una alternativa a tener en cuenta.

“Se debe estudiar la dolarización porque es un mecanismo monetario que permite bajar dramáticamente la inflación argentina en poco tiempo. También limita los canales de gastos de los gobiernos de turno”, señala Romano.

A la vez, agrega que dolarizar es una política monetaria que “permite definitivamente independizarla de los intereses de los gobiernos de turno, evitando la emisión monetaria descontrolada”.

Para finalizar, considera que “sin moneda no hay economía. El régimen de bimonetarismo fracasó. De hecho, el peso ya murió en la sociedad argentina”.

Consideramos, de este modo, cuáles son los pros y contras de dolarizar la economía. Tal vez haya llegado el momento de sincerarse y debatir honestamente la posibilidad de que Argentina salga del pozo de una vez por todas.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *