¿Qué es el carry trade en inversiones?

¿Qué es el carry trade en inversiones?

El carry trade o también bicicleta financiera es una estrategia utilizada en los mercados de compra y venta de dólares por la que un inversor vende determinada moneda con una tasa de interés relativamente baja y compra otra diferente con una tasa de interés más alta. En definitiva, se trata de obtener una ganancia de una diferencia a través de un comportamiento especulativo.

Es un modo de arbitraje financiero que está diseñado para explotar el resultado de diferencias entre las tasas de interés de los bancos centrales. Se trata de una estrategia supeditada a una inversión que supone comprar una divisa para vender simultáneamente otra. Entonces, la apuesta es que una de las divisas se va a apreciar respecto a la de financiación.

Si al indagar sobre el carry trade o bicicleta financiera escuchaste hablar de mercado Forex (mercado de divisas), se debe a que es el espacio donde los grandes inversores actúan desde sus inicios.

¿Cuáles son las fases del carry trade?

La estrategia del carry trade supone tres fases:

  1. En principio se «sale» de una moneda fuerte, como es la moneda de Estados Unidos, y se apuesta por una moneda más débil, como es considerado el peso.
  2. Luego, en esta segunda etapa, se invierten los pesos que resultaron de esa venta y se los coloca en un negocio con buena rentabilidad, por ejemplo, un plazo fijo con altas tasas de interés o las Leliq mencionadas arriba.
  3. Como tercer paso, se remarca el de recolectar las ganancias y con esos pesos, que son más que antes, volver a comprar la moneda de origen, los dólares.

¿Cuáles son las consecuencias del carry trade?

El carry trade tiene un retorno total proveniente de dos fuentes de riesgo o beneficio: el riesgo propio del instrumento en pesos que pueden ser bonos, acciones o, como se ejemplifica habitualmente, las Leliq, y el riesgo cambiario.

Mientras que el primero se refiere a la expectativa de lograr ganancias de capital y devengamiento de intereses en moneda local, el segundo riesgo alude a variaciones en el tipo de cambio durante el período de maduración de la inversión.

A fin de cuentas, cada uno de los pilares impacta de forma diferente en el carry trade. Por un lado, a mayor beneficio en pesos, mayor es la ganancia en dólares. Por el otro, a mayor devaluación, menor es el retorno en la moneda dura, en nuestro caso el dólar.

El carry trade o trading es una estrategia que se ha utilizado en determinados períodos de la historia argentina. La práctica se ha potenciado por las características o herramientas que habilitan determinados modelos económicos. Por ejemplo, en nuestro país durante el período 2015-2019 (bajo el mandato de Mauricio Macri) el carry trade ha sido una estrategia ampliamente utilizada. Los bonos y las letras durante esos cuatro años fueron un buen ejemplo para entender la mecánica del proceso.

Supongamos el siguiente caso. Primero, un dólar cuyo valor a 20 pesos. Una tasa de interés sin cambios en donde el inversor vende una suma de dólares por la moneda cuya tasa es más baja, en este caso el peso argentino. Con ese capital hace una inversión para mantener activos los pesos – el año pasado se recomendaba las Leliq, que son los bonos que están rindiendo en la tasa.

Durante un período se levanta la inversión realizada con esos pesos y se recupera eso más el monto invertido, generando una ganancia producto de las tasas de interés sobre la inversión. Es decir, con la totalidad de los montos utilizados para adquirir dólares con lo que no sólo se gana el diferencial de la divisa extranjera, sino además el porcentaje de tasas que nos dejó el movimiento en moneda local y bonos.

Según una columna del Cronista, al hacer un balance de los últimos cuatro años, “hacer estrategia de carry trade dio pérdidas significativas. Aquel que apostó al peso, comprando títulos en moneda local para aprovechar la tasa, terminó perdiendo en dólares.

¿Cómo emplear el carry trade en Argentina 2020?

Dado al escenario de incertidumbre económica y financiera, potenciado por la inactividad global y local que supone el virus Covid-19, los inversores llevaron a cabo un proceso de dolarización de portafolios en forma masiva y actualmente pocos inversores ven atractivo en llevar a cabo estrategias en moneda local. Además, la experiencia del reperfilamiento de Lecap significó un duro golpe para los ahorristas en pesos.

Los retornos obtenidos por hacer carry trade desde 2016 a la fecha, la atención están en determinadas si las pérdidas permanecerán en 2020 o si por el contrario, se podrán obtener retornos positivos. De cualquier manera, y dada la experiencia de corrida cambiaria de 2018 a 2019, los operadores no ven espacio para llevar a cabo una estrategia pasiva de carry trade (comprar y mantener).

Analistas consideran que va a haber oportunidades de corto plazo en pesos, aunque no como estrategias de carry trade.

“veo difícil que 2020 sea un año de carry trade. No vemos que vayamos a tener tasas atractivas en pesos. Además al tener el cepo, probablemente sino aflija, la puerta de salida va a terminar siendo el dólar bolsa (o dólar MEP) y eso, sino hay ninguna variación, debería tener más presión alcista”, señalaron analistas en el Cronista.

 

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *