¿Qué es el mercado de futuros?

¿Qué es el mercado de futuros?

Las negociaciones de futuros resultan fundamentales para inversores que buscan estrategias de cobertura, especulación y arbitraje. Pero, ¿qué es el mercado de futuros?

¿Qué son los futuros en bolsa?

Los Futuros en bolsa son un producto financiero cuyo valor se basa en otro activo. A este activo se le denomina activo subyacente. Tienen su origen en los ya conocidos “contratos a plazo”.

Es decir, estos productos derivados (como los CFD) dependen del activo en cuestión, ya sea plata, otras materias primas, acciones o índices, por ejemplo.

Si decido especular sobre plata en futuros, el valor de mis futuros variará en función del precio de la plata, es decir, del activo subyacente.

¿Qué es el mercado de futuros?

Es el lugar donde podemos adquirir o vender estos productos financieros. Estas dos acciones (venta y compra) se formalizan a través de contratos.

En el mundo existen varias bolsas de valores donde se negocian futuros. Entre ellas se destacan la Bolsa de Comercio de Chicago (Cbot) y la Bolsa Mercantil de Chicago (CME), fusionadas en 2007. A nivel local, también se pueden realizar operaciones con futuros, y el mercado de referencia es Matba-Rofex.

¿Cómo funcionan los contratos de futuros?

Los futuros tratan de operaciones de compraventa. Estos consisten en un contrato o acuerdo entre dos partes con el apoyo de una tercera.

A diferencia de, por ejemplo, las apuestas deportivas en las que tratamos de hacer suposiciones sobre algo que pasará, pero que no sabemos con certeza qué resultado tendrá, los contratos de futuros se pagan al precio de HOY, no al precio de vencimiento del contrato.

Esto sucede independientemente de que cuando este contrato venza, el precio del activo haya incrementado o disminuido.

En este sentido, lo que hacemos realmente es aplazar el pago. Es decir, asegurar un determinado precio en el futuro.

Algunos ejemplos

Supongamos que un agricultor busca asegurarse contra caídas en el precio de su producto (las manzanas) incluso antes de la cosecha. Imaginemos que busca asegurar que dentro de 6 meses podrá vender 15.000 manzanas al precio de HOY. Entonces, compra un derivado (contrato de futuros) que le asegura el precio de hoy en el futuro.

Del otro lado, está la empresa Doña Simona, que para producir sus jugos necesita manzanas, y también busca asegurarse contra la suba del precio de estas, por lo que ambas partes firman un contrato de futuros que vence dentro de 6 meses.

Una gran cantidad de empresas se dedican a esto, tanto para materias primas como divisas. La contraparte también podrían ser los especuladores. Muchas de las personas que compran o venden futuros lo hacen con fines especulativos.

Las condiciones del contrato

Las condiciones de este contrato se determinan en el presente, cuando uno se decide a realizarlo. Pero no se materializarán hasta la fecha estipulada en este.

Lo que se hace realmente en un contrato de futuros es aplazar el pago, ya que ambas partes (tanto comprador como vendedor) aceptan una fecha de vencimiento. Esta tendrá lugar, normalmente, 3 meses más tarde (aunque depende del contrato).

Partes del contrato

  • Comprador: Es aquel que, una vez firmado el contrato, DEBE comprar el activo cuando dicho contrato llegue a la fecha de vencimiento (en nuestro ejemplo, Doña Simona). En el mercado de valores, a una compra se le llama “posición larga”.
  • Vendedor: Por el contrario, este debe vender el activo una vez alcanzado el plazo (agricultor). A una venta, se le denomina posición corta”.
  • Cámara de compensación o contrapartida: Esta será la que ofrezca servicios de liquidación y compensación de pagos. Es decir, se trata de una sociedad que garantiza el final feliz (para algunos) de los contratos realizados en los mercados de futuros. O sea, eliminación del riesgo de contrapartida.

Procedimientos de actuación con los futuros

  • Las operaciones de cobertura: Consisten en vender o comprar contratos de futuros con la finalidad de proteger un activo o un valor que tenemos en cartera. Por ejemplo, podremos compensar una caída en las acciones de Amazon vendiendo contratos de futuros de esta, para cubrirnos.
  • Operaciones especulativas: Son aquellas que no requieren un compromiso con los bienes o activos. Es decir, no buscan el disfrute de los activos, si no las ganancias de inversión, el movimiento de capitales con la finalidad de salir ganando. Aquí están los traders y, normalmente, se especula a corto o medio plazo.
  • Las operaciones de arbitraje: Compraventa simultánea en mercados distintos, se compra donde el valor está más barato y se vende donde el valor está más caro.

Vemos entonces que el mercado de futuros no es tan difícil de comprender. No obstante, siempre es recomendable ser prudente y asesorarse antes de tomar una decisión.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *