Qué es y para qué sirve un fideicomiso

Qué es y para qué sirve un fideicomiso

¿Qué es y para qué sirve un fideicomiso?  En esta nota veremos de qué se trata este acto jurídico que se utiliza con frecuencia en el mercado inmobiliario argentino.

Muchas veces se escucha hablar del fideicomiso, pero no siempre sabemos de qué se trata.

El fideicomiso es una herramienta de administración de bienes o dinero. Esta se confiere a una persona física o una jurídica con la confianza de que cumplirá con el objetivo de uso que tienen dichos activos entregados, y que se utilizará para diversos espacios de negocios.

Precisamente, el fideicomiso se trata de un acto jurídico. Mediante el mismo, una persona transfiere la titularidad de determinado activo a otra persona. Esto se realiza para que el fiduciario administre los activos con el objetivo de que una tercera persona reciba beneficios.

De esa manera, se brinda un marco jurídico que asegura que los bienes en cuestión serán empleados para un fin determinado. Los beneficiarios establecidos son los que recibirán los beneficios económicos en el contrato, no aquella persona que los recibió para invertirlos y administrarlos.

Los fideicomisos permiten transformar activos no líquidos en activos líquidos. Asimismo, los bienes fideicomitidos queden exentos de la acción de los acreedores de la empresa.

¿Quiénes intervienen?

El fideicomitente o fiduciante es la persona física o jurídica que decide iniciar el fideicomiso. Esta persona es la propietaria de los bienes o derechos que serán transferidos.

El fiduciario es quien recibe los activos para administrarlos, invertirlos o para controlar que se cumpla la finalidad encomendada por el fiduciante, siempre en beneficio de un tercero. Puede ser de una persona física o jurídica.

Por último, el beneficiario o fideicomisario es la persona física o jurídica que recibe los beneficios netos del fideicomiso.

Tipos de fideicomisos

Al mismo tiempo, se puede elegir diferentes tipos de fideicomisos

1. Fideicomiso de garantía

En primer lugar, se encuentra el fideicomiso de garantía. Su fin es garantizar el cumplimiento de las obligaciones que establezca el fiduciante al momento de transferir determinados bienes al fiduciario.

2. Fideicomiso de administración

Por otro lado, también existe el fideicomiso de administración. En este caso, se le otorgan al fiduciario determinados bienes y derechos para que los administre, custodie, conserve o transfiera a favor de un tercero.

3. Fideicomiso financiero

Entre los fideicomisos más comunes está el financiero. Se trata de una herramienta mediante la cual las empresas (ya sea de manera individual o conjunta) ceden algunos activos de su patrimonio para que sean administrados. 

Los fideicomisos en Argentina

Gran parte de las obras de construcción que se realizaron en Argentina durante las últimas décadas fueron financiadas mediante fideicomisos. Principalmente, se utiliza este instrumento para desarrollar emprendimientos inmobiliarios con fondos de terceros y de manera conjunta.

Boom en el mercado inmobiliario

En el mercado inmobiliario se generó un boom como herramienta de administración.

Consiste en un contrato a través del cual el fiduciante —que tiene como objetivo construir una propiedad— transfiere al fiduciario una serie de activos (un terreno, por ejemplo). El fiduciario los administra con el fin de cumplir con el objetivo pactado. Es decir, la construcción del inmueble, que será adjudicado a quienes hayan sido establecidos como beneficiarios.

De esa manera, quien dispone de un terreno, pero no tiene el dinero suficiente para edificar, puede ceder su administración para que un grupo de inversores haga frente a los costos de la obra.

Ventajas de los fideicomisos

Una de sus principales ventajas es que el patrimonio entregado en garantía es inembargable, es decir, está aislado y protegido. Esto se debe a que estos bienes fideicomitidos no pertenecen ni al patrimonio personal del fiduciante, que los cedió, ni al del fiduciario, que los administra.

Por lo tanto, el patrimonio afectado queda en una suerte de limbo jurídico que lo hace inasequible a los acreedores de los sujetos que conforman el contrato.

Cuándo termina un fideicomiso

Un fideicomiso puede extinguirse por diferentes motivos:

• Cumplimiento de la finalidad.

• Vencimiento del plazo establecido.

• Rescisión del contrato.

• Imposibilidad de continuar con el proyecto.

• Falta de cumplimiento de las obligaciones acordadas, y otras causas impuesta en el contrato.

Esperamos que esta miniguía haya ayudado a entender qué es y para qué sirve un fideicomiso.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *